Construir una Consulta Próspera - Parte IX

Publicidad: Construir un boletín

Hola a Todos/as,

Más sentido común. El negocio es en realidad bastante simple.

Recuerda la esencia de nuestra última entrega. Mientras más se escuche tu nombre bajo una luz favorable, más te conviertes en un “viejo y querido amigo.” Esto es realidad aún para aquellos que nunca te han conocido. Es la idea central detrás de la publicidad y es esencial para el éxito de las profesiones relacionadas con la salud (o cualquier profesión, en realidad). Hasta que tu nombre sea reconocido favorablemente, vas a estar preguntándote porqué es tan difícil tener una corriente estable de clientes. Después de que tu nombre se hace conocido favorablemente, te preguntarás como lidiar con tu lista de espera.

¡En serio!

La pregunta es, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo lograr que tu nombre sea reconocido sin gastar trillones en publicidad? Para empezar, probaremos con un boletín.

Un boletín pone tu nombre frente a mucha gente y lo hace tantas veces como lo envíes. Qué simple. Esta es la esencia de la publicidad en una sola frase. Lo diré otra vez…

“Un boletín pone tu nombre frente a mucha gente y lo hace tantas veces como lo envíes”

Mientras tu mensaje sea interesante, desarrollarás reconocimiento de nombre después de sólo 3 o 4 números. Para cuando llegues al número 20 o 50, tu nombre va a ser una palabra común para cada persona que lo reciba. Tu nombre y los artículos en el boletín se compartirán y discutirán con otros.

Ahora déjame pausar un momento para enfatizar que tu mensaje debe ser poderoso. Debe estar bien escrito, ser informativo y divertido. Si no, aburrirás a la gente. Los frustrarás y crearás un reconocimiento negativo relacionado con tu nombre que trabajará en tu contra. Cuenta historias (a la gente le encantan las historias) con un mensaje. Crea una columna de humor. Incluye refranes inspiradores. Usa tu tiempo escribiendo y reescribiendo tus mensajes (yo reescribo los míos 3 o 4 veces). Empieza con una pequeña lista de amigos y pide opinión. Escribe y reescribe. Mantente preguntando al mercado cómo lo estas haciendo. Recuerda una de nuestras lecciones previas – es decir, el Mercado es tu mejor amigo.

He aquí otra idea interesante. Mucha gente que usa boletines los estropea forzando demasiado sus bienes o servicios. Esto está bien hasta un punto, pero cuando se exagera, se convierte en un desmotivador GRANDE. Cuando esto sucede, los boletines pierden a sus suscriptores y se menguan hasta desaparecer. Por favor recuerda que el propósito principal de un boletín NO es vender tus productos y servicios. Es para reconocimiento favorable de tu nombre. Eso es todo.

Discute tus éxitos profesionales, por supuesto. Pero hazlo sin insistir en tus virtudes o tus servicios. Entrega tu mensaje como lo harías con un querido amigo en una cena. Discute tus desilusiones y limitaciones también. Lo que los lectores toman de esto es que eres genuino. Te haces alguien fácil para hablar. Creíble. Fácil de conocer. Esto es lo que quieres – reconocimiento favorable de tu nombre. Sé humano. Cuando sea apropiado, escribe desde tus conductos lacrimales y deja que caigan las lágrimas sobre tu teclado. Lo he hecho muchas veces – especialmente cuando escribo sobre nuestros veteranos y nuestros prisioneros. En otros tiempos, derrama tu alegría en el corazón y el alma de tus lectores. Irradia tus pensamientos y ellos vendrán por medio de tus palabras. Todos se benefician, particularmente tú.

A veces, simplemente relata una historia inspiradora o un evento humorístico que no tenga nada que ver con tu profesión. Tu propósito es reconocimiento favorable de tu nombre. La inspiración y el humor con buen gusto lo harán siempre. Tu propósito es también conectar en una forma que la profesión de los publicistas sólo puede desear. Las oportunidades que esto implica más allá de la abundancia financiera.

Seguramente te tropezarás al principio. Esto es común. Esto sucede con casi todo esfuerzo humano. Sucede con matrimonios, ser padres, nuevos empleos, sesiones de terapia, etc. Es así como aprendemos. Es así como mejoramos. Es así como nos acercamos a la perfección. Dios bendiga a los tropezones. Su propósito es guiarnos en la dirección correcta y, si estamos poniendo atención, hacen un trabajo estupendo.

Metamos la mano también en nuestro saco de sentido común y no le llamemos boletín. Esto lo hace aburrido. Inventa un nombre sugestivo. Tal vez algo como Los Comentarios de Carol… El Reporte de Roberto… El Inicio de la Curación… El Siguiente Nivel… La Ecuación de Inspiración… El Sitio de Rendimiento Personal… Paz en Tu Tiempo… Acercándose los Unos a los Otros… Acercándose a los Demás… Formas Divertidas de Sentirse Libre… Haciendo una Obra de Arte de Nosotros Mismos…

Desarrolla tu propio nombre invitador para tu boletín y envíalo a tus amigos. Haz algunos ejercicios de prueba y error en él hasta que sea como a ti te gusta. No, esto es incorrecto. No tiene que ser de la forma que te gusta a TI. Debería ser de la forma que les guste a tus LECTORES. La mayor parte de los publicistas fallan en entender esta lección fundamental. Crean un comercial que les gusta a ellos y creen que es lo suficientemente bueno para el mercado. Cuando el mercado lo hace pedazos, el publicista culpa al tonto público allá afuera que no sabe distinguir un buen comercial cuando lo ve. Pensamiento absurdo. Caro. Inútil.

Existe un gran escritor de publicidad en Florida llamado Gary Halbert. Después de que Gary escribe un comercial lo lleva a su bar local y lo entrega a sus compañeros de copas para que hagan comentarios. En varias ocasiones ellos dirán…

“Gary, es un gran comercial. Muy inteligente. Me encanta el encabezado. Muy pegadizo. Gran humor. Buenos puntos. Vas a vender un millón”

Cuando escucha esto, Gary lo rompe y empieza de nuevo. ¿Por qué? Porque el mundo está lleno de comerciales inteligentes y pegadizos que no venden nada. Gary Halbert no está satisfecho con su comercial sino hasta que sus amigos del bar preguntan…

“¿Dónde puedo conseguir uno de esos?”

Pregunta totalmente distinta, ¿no? Y mucho más útil. Entonces, y sólo entonces, él considera que su anuncio es digno de imprimirse. Si no, es sólo un entretenimiento caro.

El mismo principio se aplica a los boletines. Cuando tus amigos y familia te hacen cumplidos sobre él, sólo dales las gracias y sigue revisando tu estilo, tus mensajes, etc. HASTA QUE TUS LECTORES TE PIDAN QUE ENVIES TU BOLETIN A SUS AMIGOS. Cuando has llegado allí, entonces estás listo para expandirte. Entonces, y sólo entonces tu “publicidad” es eficaz. Si tu boletín no tiene el poder de crecer sólo de boca en boca, entonces necesitas revisarlo hasta que lo tenga.

He aquí algunas formas de expandir tu boletín (suponiendo que es interesante)…

• Da charlas en las asociaciones de servicio locales (Rotarios, Optimistas, etc.) y regala copias gratis con una invitación a suscribirse.
• Encuentra a otras personas que hagan boletines y negocia con ellos el que incluyan su boletín junto con el tuyo (asumiendo que estás de acuerdo con su contenido). Entonces pídeles que incluyan una copia del tuyo en sus correos. Esta es una buena promoción para ambos.
• Incluye otros profesionales de la salud en tus boletines. Esto puede ser una fuente de referencias de primera clase para aquellos clientes “difíciles” que otros profesionales no parecen poder manejar.
• Si usas un boletín electrónico (por mucho el más costo-efectivo), verifica algunos de los grupos de noticias en tu campo (hay muchísimos) y entra en discusiones útiles con sus miembros. Normalmente hay muchos observadores. Después de algún tiempo, incluye una copia de tu boletín electrónico e invita a la gente a suscribirse. Si tus mensajes son atractivos, no tendrás problemas desarrollando el seguimiento.
• Únete a otras listas de discusión por correo electrónico y conviértete en un prominente interlocutor. Es muy fácil hacerlo. Escribe tus mensajes y aprieta el botón de enviar. De repente tu nombre se hace conocido, y, con tiempo, crearás respeto (asumiendo que tus mensajes sean de ayuda e interesantes). Más tarde, puedes anunciar tu boletín e invitar a la gente interesada a suscribirse.

Esto es sólo el principio. Si lo que quieres hacer es un boletín local, entonces obtendrás clientes de tu ciudad. Si lo que quieres es tener una lista estatal, nacional o internacional, entonces puedes tener clientes de áreas más amplias. Recuerda, EFT puede hacerse de manera muy efectiva por teléfono. No tienes por qué limitarte a tu propio patio.

Así, ¿hay alguna desventaja? Seguro, toma tiempo el escribir y reescribir tu boletín. Si ya tienes una larga lista de clientes en espera, seguramente no tienes tiempo para hacerlo. Así que no lo hagas. Si, por otro lado, tu sala de espera está un poco floja de clientes, entonces siéntate frente a tu teclado y comienza a escribir. Aparentemente tienes algún tiempo libre en tus manos y te puede venir bien algo de reconocimiento favorable de tu nombre.

Más a la próxima.
Abrazos, Gary

Traducido por María Elena Blanco Ir al Sitio WEB de Maria Elena



<Anterior< <Indice> >Siguiente>