Construye una Consulta Próspera — Parte VII

Las corporaciones te buscan

Las corporaciones te buscan. La mayor parte de ellas no sabe que tú existes e, incluso si lo supieran, quizás no crean que tú puedas apoyar sus necesidades. Por lo menos no al principio. Sin embargo, te están buscando. Ellos necesitan lo que tú puedes proporcionarles, y mucho. Y no tienen problemas para pagarlo.

¿Por qué? Porque tú puedes incrementar sustancialmente la productividad de sus empleados. Tú puedes aliviar recuerdos traumáticos y síndromes de estrés postraumático, y así eliminar o reducir recuerdos invasivos que inhiben la productividad. Puedes eliminar dolores de cabeza (incluyendo migrañas) así como muchas otras molestias físicas que evitan que los empleados tengan un buen desempeño. Puedes dar alivio a la dislexia, asma, depresión, fobias y una larga lista de otras afecciones. Esto conduce a un uso reducido del plan de gastos médicos de la compañía. También puedes (y esto es enorme, de verdad enorme) aliviar el miedo al rechazo y la reticencia a las llamadas de ventas de la fuerza de ventas de la corporación, y esto se traduce en un mayor ingreso a la puerta, algo muy importante en todo negocio, incluyendo el tuyo.

Todo esto es crítico para la rentabilidad de la compañía. Todo negocio considerable del planeta está perfectamente consciente de que su balance final es directamente dependiente de la producción de sus empleados. Las corporaciones más grandes tienen departamentos completos dedicados al mejoramiento de la calidad de su mano de obra. Muchas tienen departamentos de recursos humanos, otras tienen asesores profesionales de empleados y otras tienen ambos.

Menos del 1% de los profesionales de la salud del mundo siquiera conocen EFT o cualquiera de las otras modalidades de sanación basadas en la energía. Tú te encuentras en ese 1%. Si asististe a nuestros seminarios avanzados, estás en la élite del 1/10 del 1% situados en la vanguardia de lo que realmente es posible aquí. Muchas corporaciones de por ahí pagan grandes cantidades de dinero al otro 99 % para obtener resultados de ninguna manera cercanos a lo que tú puedes proporcionar. Con el tiempo esto cambiará, por supuesto. Pero, por ahora, tienes una GRAN OPORTUNIDAD de tocar a su puerta.

Las posibilidades son ilimitadas. Por ejemplo, podrías ser consultor de varias corporaciones e ir de empresa en empresa como consultor independiente. O podrías ser un empleado de tiempo completo de una corporación y recibir beneficios de jubilación o retiro, plan médico, salario ajustable, etc. En cualquier caso, tus preocupaciones por tener nuevos clientes se desvanecerían ya que tendrías una audiencia cautiva. Otra posibilidad también es desempeñarte como entrenador de departamentos de asesores profesionales de empleados de diferentes compañías. Asimismo podrías establecer un boletín electrónico que llegara a cientos o miles de empresas.
Lo sé, lo sé. Todo esto suena bien pero, ¿cómo lo llevarlo a la práctica? ¿Cómo romper un paradigma existente y salir (¡huy!) al mundo de los negocios donde, tal vez, tienes poca experiencia y estás fuera de tu zona de confort? ¿Cómo hacer para que esa gente reconozca tus talentos? ¿Cuál es la fórmula mágica para hacer todo esto?

Lo siento, no existe tal fórmula mágica. Si la hubiera, en este punto otros ya la habrían usado excesivamente y no sería eficaz. Para ser exitoso en cualquier aventura empresarial debes tener el deseo de vencer obstáculos. Debes probar algo y mantenerte en ellos hasta que parezca funcionar mientras desechas el resto. Después añades nuevas ideas para lo que funciona hasta que mejoras y mejoras en lo que haces. El mundo empresarial ofrece grandes recompensas para aquellos que tienen un producto de primera clase y están deseosos de persistir. Tienes un producto de primera clase. ¿Estás deseoso de persistir?

Compartir las experiencias de aquellos que han tenido cierto éxito en los negocios es un buen lugar para empezar. Sucede que yo soy uno de esos “éxitos empresariales” de modo que voy a compartir contigo una idea que podría ayudarte a empezar. Se compone de varias partes:

• Haz una lista de por lo menos 30 de las mayores corporaciones de tu área.
• Llama a cada corporación y encuentra quién es la persona que toma las decisiones (por lo general es el director). No necesariamente requieres pedir una cita, pero sí necesitas tener el nombre de quien toma las decisiones. Yo sería amablemente persistente y perseguiría al director de la compañía incluso si él o ella trataran de encauzarte a un nivel más bajo, como recursos humanos. El director es quien tiene la última palabra. Por lo general, es a quien tienes que ver.
• Envía a todos los que toman las decisiones una carta a la semana en la que describes el éxito que has tenido en tu propia práctica, lo que suma 30 cartas a la semana, y equivale también a 30 llamadas de ventas. Esto debería ser fácil de hacer con las posibilidades de combinación de correspondencia que vienen incluidas en la mayoría de los procesadores de texto. Escribes una carta y automáticamente se personaliza para las 30 personas. Más adelante presento el ejemplo de una carta.
• Envía la primera carta por correo certificado, lo que le da un aire de importancia. Ellos deberán firmarla, de modo que así es más probable que recuerden tu nombre; esto es importante, así ellos reconocerán y aceptarán con mayor facilidad las cartas sucesivas.
• Haz un seguimiento telefónico como lo consideres adecuado. Sin embargo, incluso si no haces el seguimiento, es probable que tarde o temprano alguno de ellos te llame. Si tu carta en verdad refleja profesionalmente lo que estás haciendo, se interesarán. Informa, ayuda, actúa con hechos, sé sencillo. Asimismo, ten en cuenta que a quienes contactes es más probable que sea aquellos para quienes tu carta tuvo un significado personal. Si el destinatario de tu carta tiene algún problema que requiera alivio (o si un miembro de su familia tiene tal problema) es probable que éste haga la llamada, y será tu oportunidad de probar lo que ofreces. Espérala.
• No dejes de enviar tus cartas a menos que te lo pidan. Déjalos venir. Cada vez que envías una carta, ellos ven tu nombre nuevamente, lo que ayuda con la confianza y la familiaridad. Después de cierto tiempo te vuelves un amigo, como un amigo por correspondencia. Esto significa que cuando al fin lo llames, no serás un extraño; no será una llamada imprevista, será una llamada afectuosa, muy importante. No dejes de mandar las cartas. Cada una construye tu credibilidad y ayuda a establecer la confianza.

He aquí una muestra de la primera carta. Sin embargo, ajústala si lo estimas conveniente.

Buenos días, señor Jiménez:

Lo he estado buscando y, quizás, usted me ha estado buscando.
En la actualidad han ocurrido muchos cambios en el campo de la psicología del rendimiento y se han desarrollado muchas “terapias poderosas” que reducen drásticamente el tiempo necesario para un alivio emocional efectivo. En incontables ocasiones he atestiguado cambios duraderos en una sola sesión. Con el uso de estas nuevas técnicas con frecuencia doy alivio a los efectos debilitantes de recuerdos traumáticos, padecimientos por tensión postraumática, penas, fobias, miedos (incluyendo miedo al rechazo y miedo a hablar en público) así como algunos malestares físicos comunes como dolores de cabeza (incluyendo migrañas) y asma.

No espero que usted me crea (todavía) pero tengo esperanza de que permanezca abierto. Si puedo demostrar lo que digo (lo cual puedo hacer) entonces sospecho que usted me está buscando. Yo lo busco a usted porque sé que tiene muchos empleados cuyos diversos problemas reducen su productividad. Podemos ayudarnos mutuamente.

Como un hecho de interés, le presento un caso reciente que terminé con Cindy. [Ahora describe los detalles del caso usando las premisas ‘antes’ y ‘después’. Si Cindy está de acuerdo, (por lo común lo está), invita al destinatario de tu carta para que llame a Cindy y le describa cómo se siente respecto al resultado. Esta conexión entre Cindy y el destinatario es muy poderosa. El solo hecho de que la ofrezcas te distingue del común de la gente.]

Atentamente,
Adam Johnson, MSW
______________________________________________________
Espero que ayude, Gary Craig
P.S. ¡Que seas colmado de bendiciones!
______________________________________________________
Comentarios de Harry Corsover en cuanto a que el cliente esté disponible para las llamadas

Gary Craig escribe...

Como un hecho de interés, le presento un caso reciente que terminé con Cindy. [Ahora describa los detalles del caso usando las premisas antes y después. Si Cindy está de acuerdo, (por lo común lo está), invita al destinatario de tu carta a que llame a Cindy para que describa cómo se siente respecto al resultado. Esta conexión entre Cindy y el destinatario es muy poderosa. El solo hecho de que la ofrezcas te distingue del común de la gente.]

Hola Gary,

Gracias por la información, palabras de aliento y sugerencias. Personalmente las necesito, junto con una estructura específica. Quizás (todavía) tenga que hacer algún tapping para superar mi reticencia de entrar al mundo de los negocios.

Como resultado del párrafo anterior, siento la necesidad de especificar algunas directrices éticas y restricciones que aplican al pedir a un cliente de psicoterapia o incluso a un cliente anterior que esté disponible para esas llamadas. Por lo que sé, en todas las profesiones, hacer esto sería considerado como falto de ética. La diferencia de capacidades entre terapeuta y cliente, y así el potencial para ejercer una influencia indebida, incluso nos dificulta sugerir sutilmente que los clientes nos recomienden. Hacer cualquier cosa diseñada para el beneficio del terapeuta y no del cliente es jugar con un arma de doble filo.

Ahora, hacer lo anterior con un cliente de consultoría / empresa / entrenamiento es otra cosa. La distinción (de lo que he reunido en consultas con abogados, consejos de denuncias y oficina del personal del ministerio público) es que no debe haber expectativas o experiencias de una relación psicoterapéutica para hacer algunas de las cosas que hemos analizado aquí.
Así, podría parecer un círculo vicioso: tienes que tener algunos clientes que no sean de psicoterapia para que yo pueda ser capaz de dirigirme a personas/resultados específicos como forma de tener clientes no psicoterapéuticos. ¿Una forma de hacerlo consistiría en desarrollar cierto trabajo introductorio, y ofrecerlo en las cartas?

Cordialmente,
Harry Corsover, PhD
______________________________________________________
Gary Craig responde a Harry Corsover

Para Harry Corsover y la lista,

Harry, tus deliberaciones acerca de que haya algunas dificultades éticas posibles al recibir llamadas de clientes psicoterapéuticos, dar testimonios o referencias, etc., son bien recibidas. Todo lo escrito en este foro está dirigido estrictamente para el uso y análisis de los lectores, pero sólo en la medida que ellos elijan usar las ideas presentadas. Si las comisiones estatales, o de un país, o de licencias desaprueban alguna sugerencia proporcionada, entonces se debe de actuar de acuerdo con ellas.

Sin embargo, incluso si no es posible tener un testimonio en vivo (como sugiero), siempre podrías ofrecer cualquiera de las sesiones de EFT mostradas en los DVDs o en los audios (actualmente en inglés). Están cargados de testimonios o sesiones reales. Además, cada quién podría escribir un caso a la semana sin proporcionar información personal. Esto es irresistible, especialmente cuando se muestra en la bandeja de entrada de sus correos semana tras semana tras semana tras semana tras semana tras semana…

También podrías remitirlos a las secciones de historias de casos del sitio de Gary (http://www.eftuniverse.com/), en inglés, o del sitio de David (http://www.eftmx.com/), en español. Esto debería ayudarlos a abrir los ojos.

La conclusión aquí es que todo el que use EFT o cualquiera de las terapias energéticas puede hacer cosas que son, hasta la fecha, inauditas para el mundo corporativo. Las empresas necesitan estos servicios para sus empleados (y ejecutivos) y tarde o temprano los estarán utilizando; es inevitable. Si estás o no disponible cuando el tren acelere dependerá de lo que hagas ahora. Es una ENORME (y obvia) oportunidad empresarial. Estamos situados en la planta baja de un crecimiento en sanación considerable. Si deseas subirte al elevador, comienza a llamar a las corporaciones.

Abrazos a todos, Gary

Traducido por Ricardo Viesca Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



<Anterior< <Indice> >Siguiente>