Usando EFT para el Herpes Zoster

La impresionante habilidad de EFT para encarar dolencias tanto desde un punto de vista emocional como energético se demuestra una vez más triunfando sobre culebrillas (herpes zoster). Nancy Gnecco nos proporciona una detallada explicación de su experiencia personal con esta dolorosa afección.


La afección conocida como culebrillas es muy dolorosa, una variedad lenta de curar del virus de la varicela que afecta a los adultos que han tenido la varicela. Una vez que la persona ha tenido la varicela, con frecuencia en la niñez, el virus se queda aletargado en el cuerpo hasta un momento dado de la edad adulta, el sistema inmunológico se ve comprometido, con frecuencia debido al estrés. En ese momento brota en una erupción de picor insoportable con vesículas llenas de líquido, el dolor del cual con frecuencia dura entre tres y cinco semanas, a veces más. Habitualmente se ofrece medicación para el dolor y el médico puede recetar medicinas antivirales.

Durante el fin de semana, había empezado a sentir un hormigueo en el cóccix que rápidamente empezó a picar. Se habían empezado a formar ampollas el domingo y el picor se había convertido en un dolor implacable. No podía sentarme o acostarme de espaldas. También me dio dolor de cabeza y una sensación general de malestar. No sabía qué era, pero estaba claro que iba a necesitar tratamiento médico.

Tenía una cita concertada de manera regular con el Psicoterapeuta de Energía con quien había estado trabajando en la reducción de peso y en mi relación con la comida. Tenía tanto dolor que ni siquiera podía sentarme en la silla que me ofreció. Le conté sobre mi estado y tomamos la decisión de abandonar temporalmente los problemas con la comida y tratar de curar el sarpullido de mi rabadilla. Todavía no sabíamos que se trataba de herpes zoster.

Miramos los síntomas e intentamos trabajar con ellos como si fueran metáforas. Se me preguntó…

• “¿hay algún lugar de su vida en lo que podría estar actuando o sintiendo “sarpullido”? “Si hubiera alguna causa emocional para este sarpullido ¿cuál podría ser?” “¿qué es lo que está causando en su vida este dolor implacable?”

Casi no nos costó nada de tiempo descubrir que tenía un montón de dolor emocional respecto a la relación con mi hijo mayor que se había graduado de la Duke Law School en mayo. Necesitaba conseguir un empleo (yo necesitaba por él conseguir un empleo). Habíamos estado apoyándole durante meses mientras estudiaba para pasar el examen de abogacía el cual le haría apto para una posición como asociado en un bufete. Había habido conflicto entre nosotros acerca de si él debería aceptar un trabajo a tiempo parcial o no para ayudar a su padre y a mí con una parte de los gastos. Yo también me estaba sintiendo resentida ya que había cosas que no podía hacer o comprar mientras le estábamos ayudando.

Su padre y yo estábamos trabajando duro y bajo mi punto de vista, él no. Más tarde, encontré que estudiar para su examen era la cosa más dura que él había hecho nunca y que él estaba estudiando literalmente dieciocho horas diarias. En mi frustración, actué de una forma que era un “sarpullido”. Yo, esencialmente, le dije que nosotros cortaríamos todo el apoyo financiero el día 30 de mayo tanto si tenía un trabajo como si no.

Se examinó de abogacía en febrero y ahora estábamos en abril, en mi opinión, tiempo de sobras para que él hubiera encontrado algún empleo, incluso si no era el trabajo perfecto en un bufete. Mientras más se acercaba mayo y teníamos muy poca comunicación sobre sus esfuerzos para encontrar un trabajo, mi ansiedad iba de escalada. Estaba imaginando la peor salida posible y fue cuando me salieron las culebrillas.

Aquí hay algunas de las frases que limpiamos durante la sesión de terapia el lunes:

• Aunque tenga este picor en mi rabadilla…
• Aunque tenga este dolor implacable sobre mi relación con mi hijo…
• Aunque decirle que íbamos a cortarle todo apoyo financiero en mayo era tal vez un sarpullido, especialmente ya que no lo había hablado con su padre…
• Aunque lo que realmente deseo es darle a J. una patada en el trasero, pero no lo haré y en su lugar me ha salido un sarpullido en el mío…
• Aunque estoy avergonzada de tener un picor en mi trasero…
• Aunque este picor es extremadamente doloroso…
• Aunque no sé de qué va este sarpullido…
• Aunque no pueda sentarme en las máquinas de ejercicios en el gimnasio…

El día siguiente era martes y yo tenía una cita temprano en la mañana para ver a mi doctora. Me preguntaba si aún debía mantener la cita ya que me estaba sintiendo visiblemente mejor esa mañana. Sin embargo, decidí que, ya que no sabía con qué estaba tratando, sería mejor seguir con la visita a la doctora. Cuando ella vio el sarpullido, las pústulas tenían costras y el enrojecimiento que las rodeaba prácticamente se había ido. Incluso podía sentarme en la silla en la sala de exploraciones, algo que habría sido imposible el día anterior.

Mi doctora me preguntó cuánto tiempo había tenido el sarpullido y se sorprendió de que solo lo hubiera tenido cuatro días. Ella comentó que la curación estaba en la fase que ella esperaría que estuvieran en al menos tres semanas. Ya que fue una curación tan rápida, no me dio ninguna medicación, aunque la opción de medicación para el dolor estaba disponible si la quería. No había necesidad. El miércoles las costras se habían curado y por el viernes (una semana después de la erupción) yo estaba totalmente bien.

Esto demuestra una vez más, cómo el estrés puede comprometer al sistema inmunológico haciéndonos vulnerables a muchas enfermedades. Creo que es un legado del poder de la conexión mente-cuerpo tanto para crear enfermedad como para curarla. Habiendo investigado ahora las culebrillas, y teniendo idea sobre el curso de la enfermedad, estoy segura de que EFT fue la causa directa de mi curación física.

Nancy Gnecco

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif