Persistencia, Hemorroides y el Tío Bugs


Por Gary Craig

“Henry” me llamó hace dos noches sufriendo un severo dolor. Temblando. Lágrimas. Él me informó que tenía lo que parecían ser hemorroides durante las dos últimas semanas y que cada vez empeoraban más. Ahora parecía haber una fisura y estaba sangrando. Esto era atemorizante. Tener una evacuación era tan doloroso que temía perder el sentido. Estaba usando varios tipos de medicina y nada parecía ayudarle. Tenía una cita con el doctor al día siguiente pero temía el examen ineludible así como una posible operación quirúrgica. Su dolor era de 10 mientras él hablaba conmigo. Ahí había estado todo el día. Se estaba constipando y el problema se agravaría si él no se sometía al insoportable dolor de una evacuación. Estaba en una situación horrible. Estaba condenado si la tenía (una evacuación) y condenado si no la tenía.

Dos rondas de EFT en su forma corta bajaron el dolor de 10 a 8. Pero se estacionó ahí por un rato. El tapping subsiguiente lo bajó a 6 un par de veces pero luego volvió a subir a 8 inmediatamente. Hicimos tapping acerca de las lágrimas y el temblor también. Hubo un poco de avance. El alivio era notorio pero no tan grande como lo obtenemos con frecuencia.

Los principiantes en EFT con frecuencia se dan por vencidos en este punto. Tratan unas cuantas veces, piensan que “no está funcionando” y cierran la sesión pensando que es lo mejor que pueden hacer. Esto generalmente resulta erróneo porque el alivio con frecuencia es obtenible mediante EFT aún cuando la lógica nos diga lo contrario. En el caso de Henry, la causa parecía de índole definitivamente física. Después de todo, él tenía hemorroides y una fisura. Estaba sangrando. Tenía nervios sensibles a una ineludible evacuación. No había salida. Cuando menos así lo parecía.

La persistencia resultó ser de importancia en esto. El Curso de EFT persistentemente persiste en que seamos persistentes. Eso no es sólo palabrería ya que la persistencia con frecuencia es recompensada. Es una lección mayor que todos los que practican EFT deben aprender. Sólo continúen haciéndolo. Entren por diversos ángulos. Eventualmente, aún lo que parece imposible con frecuencia sucede. Una vez que hayan obtenido progresos siendo persistentes, considerarán la persistencia una amiga confiable.

Así que continué. Hice algunas pesquisas para encontrar posibles causas emocionales. Resultó que Henry había pasado las últimas semanas cuidando a su “tío Bugs”, quien se encontraba mal de salud y se mostraba bastante crítico y desagradecido hacia Henry.
Se sentía atrapado. Era como si estuviera en una prisión. No había nadie más que hiciera lo que tenía que hacerse. Su conversación interna incluía el pensamiento de que deseaba que su tío Bugs muriese. Él no quería admitirlo, pero era verdad. Así que hicimos tapping con esto y con los otros asuntos relacionados con el tío Bugs. Usamos frases tales como:

Aunque tengo a mi tío Bugs metido en mi trasero… (una metáfora de que el tío Bugs era una causa emocional del problema)

Aunque el tío Bugs es un dolor en el ano…
Aunque estoy molesto por estar atado a la correa del tío Bugs…

Aunque me odio a mí mismo por mis pensamientos…

Aunque siento como si estuviera en prisión y el tío Bugs tiene la llave…

Aunque mis pensamientos envenenados se están manifestando como veneno en mi cuerpo…

No recuerdo todas las frases porque muchas de ellas se dieron de manera intuitiva. Sin embargo, sí recuerdo la siguiente frase recordatoria:

Ahí va el tío Bugs (refiriéndose a una evacuación.)

También hubo algunas discusiones sustanciales acerca del perdón hacia él mismo así como hacia el tío Bugs. Esto es importante porque la ausencia del perdón (por ejemplo, al guardar un agravio o rencor) es con frecuencia la causa verdadera de lo que aparentan ser nuestras enfermedades físicas.

Hicimos esto durante 15 a 20 minutos y, mientras permanecimos enfocados en la severidad del dolor, las lágrimas y el temblor desaparecieron. El dolor entonces bajó de 8 a 5 y luego a 2 y finalmente, algunos minutos después, bajó a cero.

Quiero decir cero. Nada.

Había una cierta conciencia del problema pero eso era todo. Él se fue a dormir y al despertar a la mañana siguiente me llamó con un nivel de dolor de 5 nuevamente. Resulta interesante, sin embargo, que cuando fue a evacuar, el dolor cayó a cero. Era de 5 fuera del inodoro y de cero en el inodoro. Quién sabe. Un poco de tapping y el dolor fuera del inodoro cayó a cero nuevamente. Entonces él fue con el médico quien lo examinó y descubrió que no eran realmente hemorroides. Era un absceso. El examen fue doloroso pero ni remotamente tanto como podría haberlo sido. El doctor dijo que era muy improbable que el absceso drenara por sí solo. Por lo tanto, era muy factible una operación quirúrgica. Henry y yo analizamos esto e hicimos tapping para permitir que el absceso drenara.

Esta mañana me despertó una llamada de Henry diciéndome que el problema se había ido. Alrededor de media hora después de que hicimos tapping para que drenara, él notó un “tapón mucoso” en el inodoro. Ocurrieron más “tapones mucosos” durante evacuaciones posteriores y para esta mañana, había drenado por completo.

Algunas moralejas de esta historia. Primero, si nos hubiéramos dado por vencidos cuando parecíamos habernos estancado no habríamos logrado el progreso completo que ocurrió. Segundo, accedimos a las emociones que contribuyeron a un problema físico. Esto por lo general hace el trabajo. Tercero, Henry y yo vivimos a mil millas de distancia uno del otro así que TODO EL TRABAJO SE REALIZÓ VÍA TELEFÓNICA. El tiempo telefónico acumulado fue de alrededor de hora y media de duración. Para aquellos que cuestionan el valor de hacer este trabajo vía telefónica, piénsenlo nuevamente.

Persistencia, persistencia, persistencia. Con ella pueden tener muchas experiencias que los “muevan” (perdonen el chiste).*

Con Amor, Gary

P.D. Yo no quisiera que nadie pensara que sólo porque tenemos sanaciones dramáticas con abscesos (y con otras incontables enfermedades físicas –ver artículos acerca de dolor y síntomas físicos para acceder a historias de casos reales), que es posible aliviar cáncer, fibromyalgia, diabetes, esclerosis múltiple, SIDA, etcétera. Seguramente la persistencia y el apuntar hacia las causas emocionales no funcionarán en ESOS CASOS.

Sin embargo, tal vez puedo estar equivocado. Tal vez valga la pena intentarlo (sonrisa).

*Nota del traductor: En Inglés hay un juego de palabras que no aplica en el idioma castellano.

________________________________________

Sentados sobre un Puercoespín

Hola a Todos:

Hace casi dos semanas se publicó “Persistencia, Hemorroides y el Tío Bugs”. En ese caso, como ustedes recordarán, yo empleé el uso persistente de EFT en favor de las hemorroides intensamente dolorosas de “Henry” (que luego resultaron ser un absceso.)

El dolor fue de un constante 10 a cero y, después de una sesión subsiguiente, el absceso empezó a drenar.

¡¡Éxito!! Sin embargo, no resultó ser como la historia de la Cenicienta que nos hubiera gustado. Si hubiera funcionado idealmente, el absceso habría continuado drenando, y todo el asunto se habría secado en 2 ó 3 días y Henry habría recuperado la normalidad. Mientras que este tipo de resultados mágicos SÍ SUCEDEN, no sucedieron para Henry. El dolor continúa sustancialmente aliviado pero tiene algunos sangrados y el absceso no continuó drenando. Henry tiene una “protuberancia en su trasero” como del tamaño de una pelota de ping-pong que resulta muy incómoda e irritante. Inhibe sus movimientos y su habilidad para sentarse. Las evacuaciones, sin embargo, continúan “razonables” y sin el dolor extremo que atendimos inicialmente. Sin embargo, el absceso sigue estando allí.

Los escépticos hacia estos procedimientos ignorarían el beneficio obvio que se obtuvo y rápidamente señalarían este aparente “fracaso”. Eso denotaría una gran miopía indudablemente ya que cerraría la puerta hacia una oportunidad de aprendizaje de primera clase. No tenemos perfección aquí. No obtenemos el 100% de éxitos. Nada lo obtiene. Sin embargo, dado que nuestro rango de éxito es tan alto, nos conviene explorar “por qué no” sucede cuando no alcanzamos la perfección. ¿Qué bloqueó el progreso en este caso? ¿Qué podemos aprender de esto que nos ayudará la próxima vez? Aún cuando yo ciertamente no tengo la última palabra en nada de esto, deseo compartir mis pensamientos al respecto.

Primero, uno de los aspectos obvios de los procedimientos de EFT es el vínculo que se manifiesta entre nuestras emociones y sus contrapartes físicas. Los clientes continuamente informan que el hacer tapping en asuntos emocionales alivia su malestar estomacal, sus dolores de cabeza, asma, dolor de espalda, así como una lista interminable de otras enfermedades físicas. A la inversa, hacer tapping en asuntos físicos también provee alivio para problemas emocionales. Este vínculo con frecuencia es mostrado en los videos y en las audiocintas contenidos tanto en el Curso de EFT y nuestras cintas avanzadas, “Pasos para Convertirse en Terapeuta Extraordinario.”

He tenido tanta experiencia en este tipo de cosas que cuando se me presenta un problema físico severo yo generalmente me enfoco hacia la causa emocional subyacente. Con frecuencia esto requiere de algo de trabajo detectivesco pero el resultado vale la pena. He obtenido grandes recompensas viajando por este camino. En el caso de Henry, tratamos con muchas de las emociones destructivas que él sentía al tener que cuidar a su siempre crítico tío Bugs (quien está en un delicado estado de salud). Estas emociones incluyeron la ira, la frustración y un deseo de que el tío Bugs muriese. Hacer tapping en estos asuntos contribuyó al dramático alivio parcial discutido previamente.

Desde entonces, sin embargo, Henry ha estado “sentado sobre un puercoespín”. Esta es una metáfora, claro, y lo que significa es que Henry tiene una lista imponente de preocupaciones emocionales que lo están picando todas al mismo tiempo. El tío Bugs es sólo parte del problema. También hay dificultades económicas. También hay un problema de conducta mayúsculo con su hija. Hay otras preocupaciones también. Es como si Henry se encontrara sentado sobre un puercoespín. Es un intruso constante en su vida. Él constantemente se percata de su presencia y, hasta que el puercoespín desaparezca, Henry va a tener una preocupación constante con estos pinchazos emocionales. Esto es natural. Todos hacemos esto. Las preocupaciones diarias de la vida pueden a veces convertirse en puercoespines emocionales que requieren de nuestra atención siempre presente. Dado que requieren que nos enfoquemos en lo negativo, con frecuencia se manifiestan como enfermedades en nuestros cuerpos físicos. El veneno en nuestro pensamiento así se manifiesta como veneno (¿un absceso?) dentro de nuestros cuerpos.

Podemos hacer tapping sobre ellos, claro está, y yo recomiendo ampliamente que lo hagamos. No siempre tenemos que ser específicos con respecto a lo que hacemos tapping. Hacer tapping en el transcurso del día en asuntos tan generales como, “Aunque yo tengo todos estos problemas…” puede generar recompensas impresionantes. En mi experiencia, tal tapping puede quitarle el filo a algunos de los síntomas, puede aliviar la situación para que el cliente pueda fortalecerse emocionalmente y así tomar mejores decisiones. Sin embargo, no cambiará los hechos. Si el esposo de alguien es un alcohólico abusivo, por ejemplo, el tapping puede ayudar a la esposa a manejar mejor tales hechos. Pero NO cambiará los hechos en sí mismos. El esposo continuará bebiendo y lanzando puñetazos, Y su esposa todavía sentirá el miedo normal, así como el enojo y otras preocupaciones. Hacer tapping puede servir para eliminar la parte innecesariamente intensa de estas emociones y ayudar a su habilidad para manejar la situación y tomar decisiones constructivas.

En contraste, EFT rutinariamente maneja problemas emocionales que se encuentran encapsulados en el pasado (tales como un recuerdo de la guerra o de un accidente). Estos asuntos no son cotidianos. Son recuerdos. Los hechos no se repiten diariamente. Podemos hacer que este tipo de puercoespín desaparezca, generalmente con rapidez, para que no continúe interfiriendo con nuestra paz emocional. Pero cuando los hechos son actuales y siempre presentes, es como estar sentados en un puercoespín real que no es una ficción de nuestro pasado. Es un evento diario que persistentemente nos pica con sus espinas. Creo que esta distinción entre trauma pasado y trauma actual es digna de prestarle nuestra atención. Apunta hacia la necesidad para diversas perspectivas si es que hemos de darles alivio.

Yo voy a pasar más tiempo con Henry. Soy un gran creyente en la persistencia. Los asuntos que parecen ser tan obstinados tales como éste abren la puerta a muchas oportunidades. Tal vez tendremos éxito en deshacernos de dicho absceso. Tal vez no. Tal vez es una manifestación física de una multitud de asuntos emocionales que apenas estamos empezando a atender. Si así fuera…

…. ¡qué oportunidad!

Provee una vara de medir conveniente para permitirnos conocer qué tal vamos. Tal vez podamos encontrar otros ángulos en esto. ¿Quién sabe? Podemos, de seguro, usarlo como una oportunidad de buscar asuntos de raíz. Podemos usarlo como una oportunidad para aprender. Podemos usarlo como una oportunidad para permitir que entre más amor por la puerta. Oportunidad, oportunidad, oportunidad.

No podemos saber lo que puede pasar si buscamos las oportunidades.

Estar sentados sobre un puercoespín puede ser una experiencia de “¡ay de mí!”. También puede ser la puerta hacia El Palacio de las Posibilidades. Creo que depende de la actitud de cada uno.

Con amor, Gary

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif