Mareo y vértigo aliviado en 10 minutos

A la salida de una fiesta en Nueva York, Marilee Jones se encuentra con una mujer sentada en la acera. Se ofrecer para ayudar con esta "extraña técnica" y en cosa de minutos la mujer está tranquila y puede seguir su camino. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Hola, David,
He estado leyendo el boletín durante varios años y he querido agradecer a todos los involucrados en su continuación. Esa información importa realmente.

Tengo una historia de una “maravilla de un-minuto” para contarte.

Permíteme empezar aclarando que yo no soy una practicante de EFT y menos estoy certificada, aunque uso EFT todo el tiempo.

Hace unas semanas asistí a una fiesta elegante en un edificio de terrazas en una de aquellas imposibles calles laterales que sólo se encuentran en Nueva York dónde yo actualmente vivo. La fiesta la dio un diseñador de moda muy conocido y estaba llena con la élite de la moda.
En el momento en que mi compañero y yo dejábamos el edificio, oímos los sollozos y gemidos de una mujer sentada en la acera. Otra mujer estaba agachándose sobre ella mirando a su alrededor como buscando ayuda frenéticamente. Las personas salían y entraban de la fiesta, pasándole por al lado, y nosotros casi lo hicimos también ya que me imaginé que estaba bebida. Pero cuando yo caminé cerca noté que ella y su amiga eran más mayores (la fiesta era una muchedumbre joven) y parecían estar totalmente fuera de lugar. Yo solía ser paramédico, así que tomé una respiración profunda y me le acerqué a ver si podía ayudar.
Resulta ser que la mujer en la cera era la madre de una joven que fue de algún modo estaba ligada a las personas que daban la fiesta y ella había venido en tren con su amiga de Long Island a ver el estilo de vida de su hija. No había estado bebiendo, ni había tomado ningún líquido en el alguien podría haber dejado caer algo. Ella se sentía bien cuando entró en la fiesta, pero después de un rato en la locura y el ruido ella empezó a experimentar un vértigo que pronto se volvió incapacitante. Cuando dejó el edificio y alcanzó la calle, ya no podía caminar y tuvo que sentarse en la cera. Había estado allí durante por lo menos 40 minutos antes de que llegáramos, incapaz de alzar la cabeza, el vértigo y las náuseas sólo habían empeorado. Su amiga suplicaba por ayuda. No estaba familiarizada con la ciudad y no tenía idea de qué hacer. Revisé a la mujer rápidamente, su aliento no olía a alcohol y comprendí que yo no tenía ni idea de lo que le pasaba, sólo que la mujer estaba desesperada de dolor. Ella estaba gimiendo, sollozando y absolutamente incapaz de alzar la cabeza.
Sabía que había un hospital a unas manzanas de distancia y que podríamos conseguir así ayuda muy rápidamente, pero yo fui inspirada de repente a usar EFT, así que les pregunté a ambas si estarían dispuestas a confiar en mí durante unos minutos mientras yo usaba una técnica extraña que pensaba podría funcionar. Ambas ávidamente estuvieron de acuerdo. Así que mientras ponía mi mano en el hombro de la mujer, empecé a hacer tapping en mí para ella... justo allí en la calle, a la vez que multitudes de personas entraban y salían de la fiesta.
Me sentí avergonzada al principio ya que debo de haber parecido extraña, pero entendí que era Nueva York después de todo y que nadie se daría mucha cuenta. ; -) Entonces me pregunté cómo me sentiría si no funcionaba. Yo seguí mirando a mi compañero que me instó que continuara. Él ha practicado EFT y es creyente.
Después de aproximadamente 5 minutos de hablar y hacer tapping, yo le pregunté a la mujer en la cera cómo estaba. Su llanto se había detenido. Yo hice tapping por otro minuto o algo así y dijo que se sentía "diferente." Finalmente, después de aproximadamente 8 minutos, alzó la cabeza y echó una mirada alrededor, sencillamente asombrada que su vértigo se había ido. Su amiga estalló en llanto de alivio mientras mi compañero sonrió y me guiñó el ojo.
Aunque el vértigo había menguado, su náusea permanecía por lo que trabajamos por unos minutos más hasta que ella se sintió suficientemente bien para ponerse de pié y echar una mirada alrededor con un escepticismo absoluto. Las dos mujeres me miraron como si yo fuera el Mesías o algo parecido y preguntaron ¿qué demonios ACABA DE PASAR? CÓMO hiciste eso?” Yo me reí y les dije que se llama EFT o tapping, tomé una de mis tarjetas comerciales y escribí el término en la parte de atrás para que ellas lo investigasen después. Se rieron y me abrazaron y se dieron prisa para tomar el último tren a Long Island después de prometerme que verían a un doctor al día siguiente sólo para comprobar ya que nada así le había pasado antes. Mi compañero y yo cogimos un taxi y sin más regresamos a la vida normal. Nos sentamos en silencio durante un minuto en la parte de atrás del taxi, y entonces él se inclinó para besarme y susurrar, "Otro momento de Nueva York" y ambos nos reímos de alivio y asombro.
Fue increíble cómo esa mujer pudo ir de sentirse tan enferma a estar bien en cuestión de minutos. Fue tan dramático que incluso hasta un escéptico se habría sentido impactado. EFT es simplemente un milagro.
Yo espero que esta historia dé valor a otros para probarlo en situaciones de emergencia así como otras historias en boletines anteriores me han ayudado a mi. Gracias por proveer el escenario para compartir.
Lo mejor,
Marilee Jones

Traducido por José Goyo - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


InEnglish.gif