Del dolor crónico a la Felicidad en Minutos con EFT

La Reverenda Jeanne “J.R” Ranger relata cómo en un tiempo muy limitado durante una charla a un grupo de personas que desconocían EFT, decidió confiar y mantener su fe en EFT y pudo liberar a una mujer de un dolor llevado en su cuerpo desde hacía 20 años. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y visita y sitio web de JR.

Por Rev. Jeanne “J.R” Ranger, Practicante EFT, CH, RM

No hace mucho tiempo, debía dar una charla corta en una reunión de networking. Debido a cuestiones de tiempo (la reunión era de una hora), estas charlas se limitan a 8 minutos, un tiempo definitivamente insuficiente para dar una demostración de EFT (Técnicas de Liberación Emocional), así que pedí un poco más de tiempo y amablemente me dieron 9 minutos – aún insuficiente para una demostración, pero no importa. Siendo una EFTera entusiasta, empecé a hablar acerca de EFT, que “gente alrededor del mundo usa EFT para deshacerse del dolor físico y de los conflictos emocionales.”

Realmente quería dar una demostración, pero mi tiempo, “nueve minutos,” ya estaba pasando. “Una imagen vale más que mil palabras”, pensé, y también una demostración – si puedes lograr hacerla. Racionalicé que mis clientes y yo habíamos llegado a lograr sanaciones muchas veces en un período muy corto, así que decidí hacerlo.

El dolor tiene una forma de jalar toda la felicidad fuera de nuestras vidas, así que serviría perfectamente para una demostración. Pregunté a mi público si alguien tenía un dolor de cabeza o un dolor de algún tipo, que por favor levantara la mano. Una persona lo hizo. Le pregunté cual era su dolor y cuánto tiempo hacía que lo había experimentado. Reneé dijo que era un dolor en el cuello y hombros y que lo había tenido por los últimos veinte años como resultado de un accidente automovilístico. Con eso, yo pensé “estoy muerta.”

Rápidamente repetí la pregunta al público pensando que sería imposible neutralizar un dolor crónico de tal duración con los escasos cuatro minutos que me quedaban (pensamiento erróneo de mi parte), pero nadie más levantó su mano, así que le dije a Reneé que pasara al frente. Recordé lo rápidamente que EFT PUEDE sanar. Lo había experimentado yo misma muchas veces. Las cosas pasan por una razón, así que decidí tener fe y confiar en EFT.

Ya que tuvimos que trabajar muy rápidamente, le pedí a Reneé que solo se relajara y que se “fuera” con el proceso de EFT lo mejor que pudiera. Ni ella ni el público habían experimentado EFT antes. Le pedí que cerrara los ojos, fuera a su interior, observara el dolor y lo describiera en vívidos detalles tanto como le fuera posible. Empecé a hacerle algunas preguntas, como ¿Cómo de intenso es el dolor? No lógicamente, expliqué, porque no hay lógica en el dolor o las emociones, pero para ver si ella podía obtener un sentido de cómo se veía y se sentía dentro de su cuerpo. ¿Tiene algún color? ¿Tiene alguna textura? etc.

Ella explicó que vio “… este dolor moviéndose como una nube oval, café oscuro o negra en mi cuerpo, rodeándome desde encima de mi cadera hasta mi oreja izquierda, incluyendo mi cuello y hombro, donde he sentido este dolor crónico desde el accidente hace 20 años.” Le pregunté acerca de la intensidad del dolor de 0=ningún dolor a 10=dolor insoportable. Dijo tener un siete que nunca dejaba su cuerpo, estaba ahí constantemente.

“Si este dolor tuviera una emoción añadida, ¿cuál sería? Le pregunté. Sin pestañear Reneé contestó “impotencia, estas cosas simplemente me ocurren sin más. Es como si no tuviera ningún control.” Ella respondió rápidamente, obviamente dispuesta a hacer el trabajo, y expresé cuánto apreciaba su disposición.

Le pedí al publico que se limitara a observar y dejaran sus preguntas para el final. Entonces empezamos a hacer el tapping de EFT. No expliqué lo que estaba haciendo. No había tiempo.

Ceja: Este dolor en el cuello y hombros de un accidente automovilístico de hace mucho tiempo.
Lado del ojo: Esta nube oscura a la que me aferro. Ha estado conmigo desde entonces.
Bajo el ojo: Tengo miedo de que siempre esté conmigo. No puedo dejarlo ir. Es parte de mí.
Bajo la nariz: No tengo control. Me siento impotente y con dolor constante.
Barbilla: Esta nube oscura de impotencia está en cada parte de mi cuerpo, cada parte de mi vida.
Clavícula: Me duele constantemente. Es parte de quien soy. No tengo control.
Bajo el brazo: Este oscuro dolor de siete en mi cuello y hombros.
Bajo el pecho: es un recuerdo constante de mi impotencia y no tengo control.
Coronilla: Estoy cansada de sentirme impotente, cansada de no tener el control, cansada de estar adolorida.
Ceja: Este dolor constante no tiene final, necesito liberarlo.
Lado del ojo: ¿Por qué me aferro a todas esas memorias y emociones del accidente automovilístico?
Bajo el ojo: Recuerdo el impacto. Golpe desde atrás, me sentí tan impotente.
Bajo la nariz: Totalmente fuera de control e impotente, mientras esa nube oscura venía hacia mi.
Bajo los labios: Todas esas cosas que vi, el metal retorcido, el cadáver. Todo es parte de mi dolor.
Clavícula: Quiero eliminar todas esas imágenes de mi sistema para poder liberar este dolor. Ella murió instantáneamente. No fue mi culpa.
Bajo el brazo: Y los olores todos mezclados juntos. Nunca lo olvidaré. Todavía puedo olerlo hoy.
Bajo el pecho: Casi podía saborearlo. Era apestoso y he sentido la nube oscura constante del dolor desde entonces.
Coronilla: Me he sentido impotente, fuera de control y adolorida desde entonces.

Sonó la advertencia de que quedaban dos minutos, lo reconocí ante el líder de la reunión y seguí.

Le pedí a Reneé ir hacia adentro, buscar el dolor y nos contara acerca de ello. Dijo que la intensidad era un tres ahora, de un siete. Dijo que había experimentado un cambio en su percepción del dolor. Continuamos:

Ceja: No tiene por qué ser así, pero ¿cómo puedo cambiarlo? lo he tenido por tanto tiempo.
Lado del ojo: Tal vez pueda liberar las emociones de las imágenes y sonidos del accidente.
Bajo el ojo: Tal vez pueda liberar las emociones conectadas a los olores y gustos del accidente. Ya no tienen que ser parte de mi.
Bajo la nariz: Tal vez pueda liberarlo todo. No lo necesito más. Ya no tiene que ser una parte de mi.
Bajo los labios: Ya no necesito mantener esa nube de dolor. No me sirve.
Clavícula: No es para mi bien superior. Lo libero ahora. Lo dejo ir.
Bajo el brazo: Me doy permiso a mi misma para liberar todo acerca de ello, dolor y todo.
Bajo el pecho: No necesito aferrarme a este dolor ya. Quiero volver a recuperar mi poder.
Coronilla: Retomo mi poder. Yo estoy en control ahora, y me siento libre y feliz.

Sonó el aviso del final de los nueve minutos. Me detuve y le pedí a Reneé ir adentro y observar y decirnos lo que estaba experimentando. Dijo que su dolor había pasado del siete al uno. ¡Viva! Explicó que había experimentado un cambio completo en la percepción de su dolor. Ya no tenía que mantenerlo en su cuerpo. No era parte de ella ya. El dolor se había ido.

Alguien del público levantó su mano y dijo, “Me di cuenta de que ella tenía una mirada muy estoica y dura antes, pero vi cómo cambió. Su cara ha cambiado completamente ahora. Su cara está más liviana, más feliz de alguna manera.” Yo también me había dado cuenta de eso. La mirada de impotencia que era tan aparente antes, ahora se había ido. Ella ahora estaba en control, libre, feliz y en paz. Esa es la “magia” de EFT.

Todos estaban sorprendidos, no sólo por la rapidez con la que el dolor se fue de su cuerpo después de dos décadas, sino por el cambio total en su apariencia. En las palabras de Reneé “Experimenté un cambio de paradigma durante tu demostración. Es como si me hubieras dado permiso para permitir que el dolor dejara mi cuerpo.” Inmediatamente la corregí “no fui yo Reneé, este proceso de EFT funciona a través de mi, no por mi.” Ella fue de dolor crónico a la libertad y felicidad en sólo un par de minutos. Todo su cuerpo estaba feliz.

EFT puede llevarte del dolor crónico a la felicidad. ¿Siempre funciona así de rápido? Si y no, depende de la persona. Cuando ella se fue de la reunión, el nivel de dolor de Reneé era de cero. Estaba LIBRE de él y experimentando la FELICIDAD total!!!

Contacta a Jeanne “J.R” Ranger, Practicante de EFT, CH, RM para información acerca de EFT tapping; email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..; y su página web: www.rangereft.com

InEnglish.gif