El dolor de espalda de una señora de 78 años se elimina

Rómulo Ramos llegó para ayudar a la señora, y su hija y una amiga aprovecharon la visita con beneficios compartidos.
Por Rómulo Ramos

Mi paciente que la llamaremos Carlota, a través de su hija me concertaron una cita, por sus fuertes dolores de espalda que no le permitían pararse al estar sentada, y sentía gran dolor en el área lumbar.

Le di la terapia de EFT en su domicilio, y a llegar estaba su hija, mas 2 señoras mas.

La señora carlota me expuso su sufrimiento delante de sus visitas y su hija, y ellas con gran expectación, estaban presentes para ver el tratamiento, que se suponía que trataría con acupuntura. Me percaté de su interés en ver la terapia.

Les pregunté a ellas si padecían algún dolor. Y cada una me manifestó sus problemas, la hija de doña Carlota, indicó que ella le dolía un hombro desde hacía 3 meses. Las otras 2 manifestaron algunos dolores que en este momento se me escapan.

Les indique que al tratar a la Sra. Carlota, intentaría resolverles sus problemas a ellas, Y les dije que ellas repetirían tanto las palabras como los toques con las manos en el cuerpo; es decir que imitarían todo lo que yo haría.

Indiqué a la Sra. Carlota que tocando ligeramente su pecho con la mano derecha me dijera que sentía; es decir que en una frase manifestara su dolor, a lo cual, me dijo “este dolor de espalda que no me deja en paz”; y rectifiqué, ¿en qué parte de la espalda, espalda alta, media o baja? Indicó que en la espalda media y baja.

Les solicité que trajeran unos vasos con agua para tomar, para cada uno de nosotros, y que tomaran unos tragos.

Acto seguido hicimos tapping con el punto de karate: Por este dolor en la parte media y baja de mi espalda que no me permite parar, me acepto y me amo completa y profundamente.

Hicimos la ronda tocando los puntos de los ojos, nariz, boca, mentón, clavícula, abajo de las axilas y la coronilla de la cabeza. Previamente había valuado su dolor con 9. Le pregunté si había disminuido y mencionó que no. Le pregunté si durante la primera ronda, se le presentó algún sentimiento, mencionó que no. Le pregunté si alguna imagen de alguna persona o hecho se había revelado durante la ronda indicó que no.

Segunda ronda: Por este dolor en la parte media y baja de mi espalda que no me permite parar, me acepto y me amo completa y profundamente. Por los sentimientos relacionados con este dolor y que no se me presentan o no los quiero recordar, me acepto y me amo completa y profundamente.

Les indiqué que hicieran una respiración larga y profunda y que tomaran más agua. La señora Carlota manifestó que si se paraba podría saber si el dolor había disminuido, lo cual hizo. Con mucha más facilidad y con menos dolor que previo a la terapia.

Cuestioné a las restantes y, menos una, las demás habían mejorado.

Después de 8 rondas, de las 4 personas, sólo una no disminuyó su dolor ni un punto. Di por terminada la sesión cuando la Sra. Carlota de 78 años, se paraba con facilidad y caminando normalmente.

Gracias al Sr. Gary y David que me han instruido en esta maravillosa alternativa.
Veracruz, Ver. México. Marzo del año 2010.
Orientador naturista Rómulo Ramos Herrera