De un dolor de cadera a temas con la madre

Presten atención mientras JoAnn SkyWatcher va por detrás de un “dolor de cadera” para descubrir un tema con la madre de décadas de antigüedad. Aquí hay un buen trabajo de detective.

Por JoAnn SkyWatcher

Una mujer llamó recientemente, su voz me sonaba vagamente familiar. “Martha” me explicó que yo la había ayudado a limpiar los “temas con su madre” en el tiempo que dura una sola sesión, unos 3 meses atrás (por teléfono). Me dijo que había pasado años trabajando con una cantidad de terapeutas tratando de liberar la carga con su madre, y que había sido yo la que finalmente la había ayudado. Esta es la historia de cómo ocurrió eso.

Martha, una mujer de mediana edad con diabetes, había llamado por un dolor que tenía mientras se adaptaba a un reemplazo de la cadera. Al ser una mujer muy empática, Martha se hacía cargo del dolor de las personas que la rodeaban. Le pregunté, “¿Quién era una espina en el trasero? Inmediatamente desembuchó un “¡Mi madre!”

Sabiendo que el lado izquierdo del cuerpo representa lo femenino, encontré interesante que Martha cargaba más dolor ahí. Martha creía que todos sus problemas provenían de su madre, una perfeccionista que quería que Martha fuera “petit”. Cuando era niña, Martha no se sentía contenida y aceptada emocionalmente por su madre. Martha se rebeló contra los planes de su madre para ella, convirtiéndose en una mujer de gran tamaño. Martha sentía que el mantra de su madre era, “¡Hagamos que Martha se sienta para la mier*!”

Mientras hablábamos de cómo la había tratado su madre, Martha sintió que su estómago se revolvía. La ansiedad y tensión que sentía era 9-10 de 10. Dijo que sentía ganas de vomitar.

Le pedí a Martha que recordara una evento traumático temprano con su madre y recordó algo que había ocurrido cuando ella tenía cuatro o cinco años. Hicimos tapping varias rondas con ese evento particular y cómo se sentía ella en ese momento acerca de lo que su madre había dicho.

Mi estilo es tratar de encontrarle humor a la situación. Una de las frases recordatorias fue, “Mamá es una espina en mi trasero”. Funcionó – ¡Martha se tentó! Cuando volvió a pensar en lo que su madre había hecho se había transformado en algo de lo que reírse y la intensidad cayó entre uno y dos. Después de otras dos rondas más de tapping la intensidad desapareció completamente. Cuando Martha pensaba acerca de lo que la madre había hecho 50 años atrás, ¡la carga se había ido! Su estómago ya no estaba revuelto, ansioso o tenso. Incluso el dolor en la parte izquierda de su cuerpo había desaparecido.

La llamada de Martha que mencioné al comienzo de este artículo fue para hacerme saber que el tema con su madre estaba realmente sanado. Continuaba asombrada porque el trabajo que habíamos hecho tres meses antes todavía se sostenía. Quería un turno por el siguiente gran tema en su vida –ahora quiere limpiar sus creencias, historias y cargas emocionales relacionadas con eventos traumáticos que tuvieron como resultado que empujara lejos de ella a los hombres. Para prepararse para la sesión, le pedí que hiciera una lista de eventos negativos que se relacionan con no tener un hombre en su vida y de asegurarse de ir tan atrás como pueda recordar.

¡Espero con ganas trabajar con Martha y limpiar lo que se interponga en el camino de permitir un hombre en su vida!

JoAnn SkyWatcher

Traducido por Lic. Mariela Carvia

InEnglish.gif