Como derramarte encima agua hirviendo y salir de esa situación con el mínimo de dolor

Beverly Nadelman se recupera rápidamente de un “accidente con agua caliente”. Ella dice: “Cuando me duché al día siguiente no había ningún indicador de que algo había ocurrido. Esta cosa es increíble e infinitamente fascinante”.

Por Beverly Nadelman

Hola Gary

Me he entrenado con el manual y los videos y he estado usando EFT conmigo, con amigos y con familiares por unos años.

He trabajado con dolor con bastante frecuencia y he podido aliviar algunos asuntos crónicos y que han estado largo tiempo, tanto para mí como para otros. También usé EFT una vez con un amigo que tenía un ataque de extrema taquicardia.

Sé que el estribillo constante es “Pruébalo en todo” pero nunca había tenido la ocasión de ser testigo y experimentar su inmediatez hasta hace poco. Estaba trabajando en mi sótano, tres pisos debajo de mi departamento. Ahí no hay agua corriente, pero tengo varias jarras con agua y una pava eléctrica que uso para hervir agua para el té que bebo en mis recreos de trabajo. (Hago bombos y flautas con estilo Africano y Nativo)

Estaba absorta en mi trabajo cuando la pava hirvió. Generalmente me paro y pongo el termo en mi pequeña mesa de trabajo portátil antes de verter el agua, pero la mesa estaba ocupada con una flauta en un estado delicado, Entonces, sentada en un banquito y sosteniendo el termo en una mano, vertí con la otra el agua hirviendo –sobre mis muslos y rodillas. Mi pantalón buzo lo absorbió muy bien y los sostuvo contra mi piel. ¡Ay! ¡Dolor mayor! Después de un par de segundos de shock hice inmediatamente una ronda completa de EFT, incluyendo el procedimiento 9 gama, sobre el dolor.

Luego hice otra sobre la estupidez de verter en la forma en que lo había hecho, y otra con la falta de cuidado. Para entonces el dolor había bajado hasta un simple escozor. Subí hasta mi departamento, no me puse hielo pero apenas lavé la zona con agua fría, me cambié los pantalones, hice otra ronda con el escozor y volví al sótano. No sé cuándo desapareció el escozor mientras trabajaba, pero para el momento en que la pava volvía a hervir, se había ido.

Más tarde, cuando me duché casi me sobresalté al ver que la piel estaba bien roja, pero no había dolor por lo tanto me olvidé completamente. Tanto que esta mañana, mientras me vestía, cuando noté que la piel encima de mi rodilla derecha estaba rosada y apenas ampollada, por un momento no pude pensar por qué. La rodilla izquierda parecía sin marcas y ninguna de las dos parecía lastimada, aún con presión en la zona irritada. Luego recordé lo que había pasado. Hice una ronda de EFT por la recuperación rápida de mi piel y otra en ser amable conmigo y seguí con mis cosas. Cuando me duché al día siguiente no había ningún indicador de que algo había ocurrido.

Esta cosa es increíble e infinitamente fascinante.
Beverly

Traducido por Lic. Mariela Carvia

InEnglish.gif