Como usar EFT cuando el cliente no revela el problema

Hola a todos,

Amit Singh, de la India, muestra como ayudó con un problema que era tan privado, traumático y doloroso que el cliente no lo diría. Amit dice, Le pregunté a ella si quería resolver este problema y dijo que era tan doloroso y no quería pasar por eso otra vez. Le pregunté “¿Qué tal si pudieras arreglarlo sin pasar por el dolor?” “Oh, me encantaría, dijo...”.
Por Amit Singh

Querido Gary,

Esto se convirtió en una dulce sorpresa, por dos razones: 1) Mi cliente aprendió a ser empática sin tener que enseñarle; 2) Ella se deshizo de un trauma de violación sin que yo tuviera que saber de eso en la sesión. Trabajando a oscuras, sin específicos, fue una nueva experiencia para mí y me deleita el resultado.

“Anita” tiene una personalidad dirigida, fuerte y hasta agresiva, y estaba siendo asesorada por mí. Ella quería aprender a ser más empática y decía, “Mi equipo tiene miedo de interactuar conmigo y quiero que aprendan a estar tranquilos y contentos conmigo”.

Durante nuestra sesión le hice algunas observaciones y, después de escucharlas, ella se desarmó. Le pregunté si quería resolver algún problema y dijo que era muy doloroso y no quería pasar por eso otra vez. Le dije “¿Que tal si lo pudieras hacer sin tener que pasar por el dolor?” Oh... me encantaría, dijo, y se programó para venir a verme.

Cuando vino, vi que ella cubría el problema. “Mi problema es muy personal y no estoy preparada para compartirlo contigo”, dijo.

Le dije que si quería podíamos tratarlo sin que ella me dijera nada específico. Ella se sorprendió de que esto fuera a trabajar así. Le pregunté cómo se sentía respecto al problema, tan sólo de pensar en él. Se sentía culpable y enojada con una intensidad de 7 en la escala de 0 a 10.

Le pedí que frotara su punto sensible y al empezar a frotar, dijo que le dolía mucho. Usamos la frase de preparación: A pesar de que siento esta profunda culpa y enojo, todavía me acepto profunda y completamente.

Pareció reaccionar a la parte de aceptación de la frase. Pude ver que nunca lo había visto así y que se sintió aliviada al decirlo. Intuí que la aceptación era un reto importante para ella.

Lo dijimos tres veces, y ella hizo el tapping. Bajó a 0 de 10 muy rápido. Dijo que también había vergüenza asociada con el problema. En este momento, hicimos tapping sobre la vergüenza que parecía ser una emoción fuerte para ella.

Al detenernos después de algunas rondas de tapping aleatorio en la secuencia de puntos (ya que yo rara vez uso los 9 pasos) me dijo que una vez había abortado un niño. Le pregunté cómo se sentía cuando dijo esas palabras. Seguramente, su culpa y vergüenza subieron a 5. Se sentía responsable y no podía perdonarse por haber abortado un bebé.

Hicimos tapping en eso incorporándolo en las frases al pasar por los 9 puntos básicos. Me gusta mucho hacer tapping en la coronilla de la cabeza y el punto del bazo.

A los 30 minutos más o menos de la sesión, dijo que se sentía muy bien, y no podía sentir culpa, vergüenza o enojo. Cerramos la sesión. Me mandó después un mensaje de texto para decirme que se sentía muy ligera y feliz.

Dos días después, me llamó y me dijo “Quiero decirte algo que ni mi propia familia, incluyendo mi esposo y mis padres, saben todavía. Fui violada a los 13 años y he llevado este enojo y culpa conmigo por más de 35 años. Nunca se lo había dicho a nadie y tú eres la primera persona en saberlo. No puedo creer que esté diciéndolo en voz alta. Nunca tuve la fuerza para hacerlo.”

Le pregunté cómo se sentía por eso y dijo que algo de la vergüenza y la culpa están todavía allí y le pedí hacer tapping sobre eso, lo cual hizo.

Seguimiento: Muchos meses después, me dijo que iba a un evento donde podría encontrar al hombre que había cometido ese acto. El era ahora bien conocido en el mundo corporativo. ¿Cómo se sentía ella por enfrentarlo ahora? Dijo que estaba OK, que podía enfrentarlo.

Una vez más, le sugerí hacer tapping sobre eso aunque ella decía que lo había resuelto en casi un 90 porciento. Ahora usa EFT seguido y ha obtenido excelentes resultados con eso. Por ejemplo una vez al año ella siente unos dolores mortales de espalda que requieren tratamiento de emergencia, a veces a media noche.

Recientemente los tuvo dos veces. Y esta vez hizo tapping, y en ambas ocasiones, en pocos minutos se quedó dormida, sin la necesidad de ir al hospital.

Me llamó para decírmelo y estaba muy emocionada. “¿Te das cuenta de lo que significa?” preguntó. “He hecho los arreglos para que cuando esto ocurra, uno de los mejores doctores del país esté pendiente para mí. ¡No necesito volver a llamarlo otra vez!” Estaba sorprendida y a la vez deleitada.

Anita también abrió nuevas puertas de empatía. En un mensaje de texto me decía que ella vio a un antiguo amigo y tenía lágrimas en sus ojos. “Nunca he llorado como ahora. EFT continúa haciendo magia”, dijo con reverencia.

¡¡Tres hurras por EFT!!!
Amit Singh

Traducido por Sergio Lizarraga

InEnglish.gif