Haz "tapping" mientras escuchas lo que tiene que decir tu cuerpo adolorido


Aquí tienen una idea útil de Angie Muccillo (de Australia) que tiene amplios usos. La idea básica es escuchar tu cuerpo en una forma única y permitirle que te diga acerca de los verdaderos problemas subyacentes a tu dolor. Entonces usa EFT (y los cambios de estilo de vida que tengan sentido común) para obtener alivio. Disfrutarás este bien escrito artículo.
Por Angie Muccillo, EFT-CC

Si tu hombro adolorido pudiera hablar, ¿Qué te diría?

Te quejas de las quejas de tu cuerpo - ese maldito hombro, esas rodillas apretadas, ese cuello chirriante - pero ¿que hay de darle a las dolencias de tu cuerpo una oportunidad de quejarse acerca de ti? Me pregunto qué es lo que dirían.

El propósito de este ejercicio es darle a las partes adoloridas de tu cuerpo una oportunidad de expresar su punto de vista, expresar su dolor, y de doler mientras te dan a ti la oportunidad de realmente escuchar y de tomar nota. En este ejercicio, le estarás prestando atención a las partes de tu cuerpo que se encuentran adoloridas. Es un ejercicio en intuición. Aprendiendo desde dentro. Esto involucra enfocarse en tu cuerpo y aprender qué es lo que necesita, escuchando como se siente.

Comunicándote con tu cuerpo en esta forma puedes reestablecer o fortalecer tu conexión con él. Algunas veces perdemos tanto tiempo quejándonos de nuestro dolor (ya sea en silencio o en voz alta) que nos olvidamos de parar y escuchar cuál es el mensaje que está en el dolor. Una vez que entendemos la causa por la que nuestro hombro está enojado, por ejemplo, podemos liberarlo utilizando EFT.

Veamos qué es lo que un típico dolor de hombro nos puede decir. Si tienes un dolor en el hombro de cualquier clase, entonces hazle a tu hombro un favor y hazle tapping. Simplemente haz tapping en los puntos de EFT continuamente mientras lees este texto. Puedes compartir los beneficios de esta queja de tu hombro. ¡Este es definitivamente un hombro tenso!

Unas palabras de la dolencia de tu hombro.

Hola soy yo, tu hombro, sí, correcto, ¿ME RECUERDAS?, ¡es muy bueno ser escuchado AL FIN! ¿Por dónde comienzo? He intentado e intentado obtener tu atención una y otra vez pero tú simplemente no me escuchas. Te he enviado repetidas señales de dolor y mensajes pero tú ignoras todas mis advertencias y sigues empujándote a ti mismo a pesar de ellas. ¿De qué se trata todo esto? No entiendo por qué tengo que ponerme tan rojo y enojado para ser escuchado. Es el único momento en que te das cuenta que existo - y cuando lo haces, lo único que recibo es censura. "¡Ese maldito hombro!" gritas. Me dan ganas de agacharme cada vez que me lanzas esos insultos. ¿Cómo crees que eso me hace sentir?

Te quejas de mí, bien, ¿sabes qué? Yo también tengo unas cuantas quejas. He estado cargando tu carga todos estos años y ¿qué tipo de agradecimiento recibo? ¡NINGUNO!, para ser honesto, estoy harto y molesto contigo por tratarme tan mal. Te he estado apoyando todo estos años, pero me estoy fragmentando y despedazando bajo esta presión. Todo lo que quiero es saber que estoy realizando un buen trabajo. Bastaría aunque fuera el menor reconocimiento. Algo de atención positiva para variar sería fabulosamente apreciada.

Pero sigues diciendo "sí" cuando realmente quieres decir "no". Estoy enfermo y cansado de esto. Desearía que tú fueras consecuente con tus "no's" para variar. Pero como no eres consecuente con tus "no's", siempre terminas comprometiéndote de más y trabajando demasiado tiempo y demasiado duro y ni siquiera lo disfrutas la mayoría de las veces. Entonces te descargas contra mí y te quejas sin cesar acerca de cómo te molesto y qué dolor significo para ti y cómo te impido hacer lo que tienes que hacer. Simplemente me aprieto más y más cada vez que te escucho decir sí a algo que no quieres hacer o ser o tener. ¡Estoy enfermo y cansado de estar atado en nudos todo el tiempo!

Si insistes en echarte encima toda esa carga y no aprendes a decir no, cuando quieres decir no, entonces lo tendré que decir por ti encendiéndome y disparando hacia ti unas cuantas más señales de dolor. Hasta podría paralizarme para que no te puedas mover y entonces te veas forzado a parar de hacer lo que estas haciendo enseguida. Sé que eso puede parecer algo severo pero tal vez de esa forma te llegue el mensaje de que estoy trabajando de más y estoy muy cansado y ¡merezco un descanso! Este es el trato. ¡Te enviaré montones de esos químicos que hacen sentir bien y que te gustan tanto, tan pronto como te relajes y me des un descanso! ¿trato hecho?

Guía paso a paso para escribir tu propio texto - Cómo tomar nota de tus dolencias.

Paso 1: Elige un dolor físico, y pídele a tu dolor que exprese sus propias quejas.

Paso 2: Invita a la parte adolorida de tu cuerpo a que hable. Pídele a la dolencia más ruidosa que se presente y trabaja en ella primero.

Paso 3: Enfócate en el área de tu cuerpo que te gustaría sanar - hombro, cuello, espalda, estómago - y pídele que te hable acerca de cómo se siente. Motiva a la parte de tu cuerpo elegida a expresar cualquier queja y molestia de forma abierta y honesta y sin guardarse nada. Escucha cuidadosamente y escribe todo lo que se te esté diciendo, toma nota de cada queja, cada petición no atendida, y cada enojo. En este momento estás al servicio de tu cuerpo. Tu trabajo es simplemente tomar nota. Permítete ser creativo en este proceso.

Paso 4: una vez que hayas terminado tu escrito, léelo en voz alta y haz tapping continuamente en los puntos de EFT o frota el punto de dolor hasta que llegues al final del escrito y entonces usa una frase recordatoria en cada punto como, "este dolor de (nombre de la parte del cuerpo)".

Paso 5: Escribe una contestación a tu dolencia en forma de un Plan de Auto Cuidado. Esta es tu oportunidad de enfocarte en las dolencias de tu cuerpo. Escríbele a tu dolencia o simplemente háblale acerca de tus intenciones de abordar sus preocupaciones. Podrías querer comenzar por reconocer sus quejas y mostrar empatía por lo que está experimentando. A continuación, le puedes explicar cuál es tu plan (qué acciones vas a tomar) para abordar esas quejas. Por ejemplo, un Plan de Auto Cuidado para la dolencia del hombro que viste antes podría sonar a algo como la carta que aparece abajo. Otra vez haz tapping para compartir los beneficios.

Querido Hombro,

Sí, te escucho fuerte y claro, ahora que he parado y he tomado tiempo de mí tan ajetreada agenda para tomar nota de cómo te sientes respecto a todo esto. Sé que ha sido un dolor total vivir conmigo últimamente, pero las cosas van a cambiar ahora. Aunque en el pasado he sido culpable de no escucharte, de ahora en adelante prometo sintonizarme con la manera como te sientes y haré lo que sea necesario para arreglarlo. Tan pronto como comience a recibir señales de dolor de tu parte, te prometo parar y fijarme en qué estoy haciendo que te esté sobrecargando. Te prometo cuidarte, respetarte, elogiarte y apreciarte por todo tu gran trabajo.

Sí, tú me has dado tu apoyo todo este tiempo y ahora tomo el tiempo para mostrarte mi agradecimiento. Qué te parece - me aseguraré de que recibas un masaje por lo menos una vez cada quince días (¡o semanalmente si te estás quejando muy fuerte!) tomaré tu consejo y comenzaré a decir no, cuando quiera decir no. Aunque he sido culpable de decir "sí" cuando he querido decir "no", elijo ser consecuente con mis "no's" de ahora en adelante. Voy a analizar cuidadosamente cualquier cosa que decida hacer y si me conviene o no me conviene. Te pongo en primer lugar y me enfocaré en devolver el balance nuevamente a mi vida para que no tengas que trabajar tan duro. ¡Hey y adivina qué! Acabo de ir a ver al jefe y he solicitado 6 semanas de vacaciones. Ahora esto sí que suena como un Plan de Auto Cuidado, ¿no?

¿Necesitas Ayuda Extra para Sintonizarte?

Si tienes dificultades sintonizándote con tu cuerpo y no puedes "oír" los mensajes, intenta lo siguiente:

Aunque no puedo sintonizarme con lo que mi cuerpo intenta decirme, elijo escuchar el mensaje en el dolor.

Aunque estoy tan fuera de contacto con las necesidades de mi cuerpo, elijo practicar escuchando y tomando nota de lo que mi cuerpo me intenta decir.

Aunque hasta ahora he desatendido e ignorado los mensajes de mi cuerpo, elijo poner más atención de ahora en adelante.

Usos recomendados.

Esta técnica puede ser usada para controlar el dolor, ya sea para una lesión o dolor crónico de largo plazo o una enfermedad o un dolor postoperatorio.

Entre más atención le prestes a las dolencias de tu cuerpo y hagas tapping para esas dolencias, menos se va a quejar tu cuerpo. Puedes aplicar este proceso a todas las dolencias físicas, comenzando con las dolencias más fuertes.

Usar esta técnica regularmente puede traerte reducción del dolor. Puede también ser usada de una forma preventiva ayudándote a estar sintonizado con tu cuerpo y dándote lo que necesitas para una salud óptima, ya sea si es una mejor nutrición, más descanso, más ejercicio, tiempo para recuperarte, dejar ir ciertas obligaciones, disminuir las horas de trabajo, incrementar el tiempo de recreación, aumentar los pasatiempos creativos, etc.

Angie Muccillo

Aquí hay una adición simpática por Nancy Porter-Steele, PhD

Hola Gary.

En relación con el excelente artículo de Angie Muccillo, con respecto a escuchar a tu cuerpo, ofrezco algo que he desarrollado, y que denomino "El Mantra de Cualquier Cuerpo y Todo Cuerpo".

Este mantra puede ser usado en voz alta o en silencio, en cualquier momento, y sobre todo cuando te sientes o te acuestes por primera vez, ya que el cuerpo comienza a dejar ir algunos de sus esfuerzos; ese es a menudo el momento en que se siente el dolor. El mantra es, "Gracias, cuerpo. Gracias, cuerpo. Gracias, cuerpo." Repítelo varias veces.

Si algún lugar del cuerpo en particular siente malestar, dirige el mantra a él. Por ejemplo, "Gracias, hombro, por todo lo que haces por mí. Gracias por todo lo que has soportado."

He estado hablando con mi propio cuerpo por años, expresando agradecimiento a veces, y a veces pesar por todas las partes del cuerpo que han sufrido. A este cuerpo eso le gusta, muchísimo.

Ojalá que esto le sirva a muchos más cuerpos.

Mis mejores deseos,
Nancy Porter-Steele

Traducido por Jesús Alfredo Cruz Pérez Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Ir a su Sitio WEB