Enfado y rabia es lo que estaba en la raíz de este dolor de espalda


Una paciente inglesa de Kaye Bewley no conseguía ningún alivio de dolor de espalda, ni por parte de médicos profesionales ni a través de terapias alternativas. No obstante, después de que Kaye llegara a un cero en el tema de su enfado a través del EFT, finalmente, consiguió el alivio. Observad como Kaye trató un tema que su paciente no quería expresar.
Por Kaye Bewley, EFT-ADV

Cuando Alison llegó a mi puerta, su rostro presentaba una expresión que le llegaba al suelo - era la imagen de alguien que había estado sufriendo dolor durante mucho tiempo, llegando a aceptarlo irremediablemente. Alison dijo que era como si sufriera una plaga de dolor que le había estado afectando la parte superior de espalda durante casi 4 años y la parte inferior durante los últimos 25.

Recientemente, había tomado medicación para poner remedio a este problema pero desgraciadamente tuvo reacciones adversas. Tuvo que ser ingresada en la sección de afecciones coronarias debido a que se pensaron que padeció un ataque cardíaco - sintió como si le hubiese apretado un cinturón alrededor de su pecho. Así mismo, el fin de semana anterior a su visita, hizo un poco de ejercicio haciéndose un esguince en el hombro de tal manera que apenas podía levantar el brazo.

Se preguntaba si el EFT podría hacer algo por ella ya que se había gastado más de £2,000 en terapias alternativas sin obtener ninguna mejoría, así que otros £25 (mi precio especial por aquel entonces) no sería demasiado en caso de que no funcionara. ¡Le aseguré que si no sentía ninguna mejoría no me tendría que pagar nada!

Nos sentamos y nos concentramos en su dolor de espalda, el cual posicionó en un 8 de 10. Después de una ronda, bajamos un poco hasta llegar al 7, así que completamos un par de rondas más, una con afirmaciones negativas (diciendo _"No quiero soltar mi dolor de espalda" _etc.) y una segunda con afirmaciones positivas (diciendo _"A lo mejor considere soltar mi dolor de espalda", y "Puedo escoger estar sin mi dolor de espalda" _etc.) Después de completar estas rondas, posicionó el dolor en un 5 de 10, y después de muchísimo tiempo, sonrió.

Otro par de rondas concentradas en su dolor de espalda, después de las cuales empezamos a explorar tentativamente los problemas emocionales que se escondían detrás de su dolor.

Alison mencionó que su vida social iba bien, pero admitió que tenía algunos problemas en el trabajo, teniendo que cubrir a todo el personal que cogía la baja, y sentía como si no pudiera decepcionar a su empresa. Además, recientemente, recibió abuso verbal de un cliente no siendo defendida por su jefe, quien fue testigo de la situación. También se le encomendaron unas tareas extras - fuera de su capacidad laboral. Hicimos otra ronda de tapping sobre casos específicos relacionados con estos temas, llegando al centro del problema - el enfado.

Empezó a explorar algunos problemas que había experimentado con un primo manipulador suyo quien le hizo enfadar mucho por sus acciones inconsideradas. Hirió a su amiga engañándola con sus mentiras, haciéndole mucho daño con ello.

Dijo que había muchas escenas que le producían un sentimiento de enfado, pero cuando le pedí que escogiera una en concreto, fácilmente recordó una en particular que le provocaba emociones muy apasionadas, pero no quiso expresarlas. Esto está bien, ya que el terapeuta de EFT no necesita saber todos los detalles de las experiencias a nivel emocional, así que simplemente escogimos una palabra relacionada con la escena en cuestión y nos centramos en eso.

Así que, una nota de 8 de 10 fue la que decidimos e hicimos tapping en los puntos del EFT. Tres rondas de tapping bajaron los niveles de enfado a 7½… luego a 5… y después a 2.

Entonces Alison mencionó un par de temas importantes en relación a su pareja. Explicó que había estado muy enfadada respecto a la falta de apoyo que él le mostró cuando sus padres enfermaron. De los temas que le hirieron, encontramos uno en especial y nos centramos en él. Su ira respecto a su pareja sobre esa situación en particular era superior a 10 de 10, pero después de hacer varias rondas de tapping, conseguimos bajarla a un maravilloso 3 de 10.

En ese punto, descansamos un poco y aproveché la ocasión para explicarle cuanto escuchamos a las personas… y como sus palabras condicionan sus pensamientos. Le di varios ejemplos, pero ninguno de ellos era aplicable a su situación hasta que le pregunté si alguna vez sus padres le habían pedido que no se levantara de la mesa hasta que se hubiera acabado la comida.

¡Ajá! Recordó que su madre siempre le hacía sentarse a la mesa y acabar de comer primero la verdura, amenazándola con que no se comería el budín hasta que no se acabara toda la comida.

Lo encontró divertido y mientras hicimos tapping, lo utilizamos como metáfora para las cosas que estaban ahora sucediendo en su vida. Encontramos una tendencia sobre cómo debía trabajar duro - antes de que pudiera disfrutar de la vida. Así que terminaba sin obtener ningún placer de la vida en absoluto porque sentía que siempre había algo que hacer antes de que se pudiera relajar.

En el trabajo se encontró en la situación de que siempre tenía que trabajar duro - bajo la dirección de un jefe que no la apoyaba, y de un supervisor que le hacía trabajar de forma que físicamente no podía - y además el trabajo que tenía que hacer para sus padres cuando estos estaban enfermos - y la falta de ayuda y carácter manipulador de su hermanastro.

Todas estas situaciones parecían restringir todo su esfuerzo y sentía como si nunca hubiera tenido el permiso para disfrutar de la vida. La metáfora del EFT para Alison fue:

Aunque cuido de las personas y soy capaz de ayudarlas en momentos difíciles, quizás también considere pasármelo bien un poco.
Aunque no me siento apoyada por nadie, y esto se demuestra en mi dolor de espalda, puedo aceptarme y amarme y merezco un poco de placer en mi vida.
Aunque me siento como si tuviera que trabajar todo el tiempo sin disfrutar de ningún placer, se? que no tiene que ser así, puedo tener mi pastel y comérmelo.

Brevemente chequeamos el progreso de su dolor de hombro, y dijo que no le dolía tanto - bajó de un 7 a un 3 en una escala de 10, pero tenía algo de dificultad a la hora de levantar el brazo. Cuando le pregunté acerca de su dolor de espalda me dijo que había bajado a un 2.

Decidimos dejar la sesión en este punto. Después de 60 minutos de tapping, Alison dijo que su respuesta a su enfado bajó mucho - y que su dolor inferior de espalda y de hombro se habían reducido. También dijo que de todo el dinero que se había gastado en terapias alternativas en los dos últimos años no había experimentado tanto alivio como con el EFT- y en tan poco tiempo!

Al ponerse su abrigo para irse, pude observar como su hombro todavía iba un poco duro y como le provocaba molestias. No obstante, le pedí que siguiera con el tapping de forma regular.

Alison era una persona bastante callada y reservada y, aún dudosa acerca de la experiencia del EFT, dijo que le había ayudado mucho. Me reconforté con el hecho de que se marchó sonriendo y con que su rostro mostraba un aspecto suavizado.

Unas semanas después, Alison reportó que se sentía bastante feliz con la forma en como había ido la sesión y que su espalda le dolía mucho menos - mientras sentía un efecto añadido al sentirse calmada, hecho que no había pasado nunca en su vida.

Kaye Bewley

Traducido por Ester Muro Rodríguez Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif