Dolor de espalda intenso y adormecimiento

Larry Stewart, D.C.H., un principiante de EFT (cerca de dos meses), nos cuenta esta experiencia instructiva acontecida con el dolor de espalda de su esposa. Hice un comentario a continuación de la narración de Larry.
Por Larry Stewart, D.C.H.

Hola Gary,

Hace dos meses, a las 8 de la mañana de un sábado, me desperté al escuchar a mi esposa llorar del dolor. Shirley había alzado una pila de revistas, y en el proceso, apretó un nervio en su espalda (le ha sucedido anteriormente) y estaba tirada en el suelo, llorando del dolor. Casi llamo a la ambulancia, pero decidí ver si podía aliviar un poco del dolor. Ella dijo que el dolor estaba fuerte en 10, y sentía los dedos de sus pies entumecidos, en una escala de 8 el dedo gordo del pie y 10 en los dedos menores.

Hicimos tapping y nada cambió. Hicimos tapping nuevamente consiguiendo un poco de alivio. Luego de unas 15 rondas de tapping bajamos a 1 en la escala, 0 en cuanto al entumecimiento en el dedo gordo del pie, y 2-3 en los dedos más pequeños. Ella descansó y continuó haciendo tapping luego de unas horas durante el fin de semana. Finalmente la llevamos al doctor y al quiropráctico el lunes.

Durante los días siguientes, cada vez que el dolor reaparecía ella hacia tapping. Ella continuó haciendo tapping por el entumecimiento. Diez días más tarde, ella está empezando a caminar en forma normal de nuevo. Anteriormente cuando esto sucedía, ello significaba varios días en cama seguido de meses de dolor y entumecimiento. Estoy convencido de que EFT ayudó, al menos a aliviar la tensión neuromuscular que acompaña la lesión.

Larry Stewart, D.C.H.
________________________________________
COMENTARIO DE GC: Cuando estaba hablando con Larry por teléfono he resaltado su persistencia (él continuó haciendo tapping por 15 rondas). Esto a veces hace la diferencia entre resultados impresionantes o ningún resultado. Mucha gente se da por vencida luego de dos o tres rondas, aun cuando todo el tiempo estoy insistiendo en los cursos de EFT que es necesario mantener la persistencia. La mayoría solo espera obtener “una maravilla de un minuto” y se decepcionan cuando ello no sucede todo el tiempo.

Fue la creencia de Larry la que hizo que EFT ayudara a “aliviar la tensión neuro-muscular que acompaña la lesión”. Esa fue mi conclusión también. No sé si realmente podemos reparar daños físicos (es posible que sí) pero he visto muchos casos en los que el dolor que aparecía a consecuencia de un daño físico era sustancialmente aliviado, si no eliminado completamente a través del tapping. Es como si problemas emocionales no resueltos, a su vez empujan y estiran las junturas y ligamentos, etc. en el área dañada. Una vez que se alivia la tensión emocional, aparece la relajación física junto con el alivio del dolor del cliente.

El curso de EFT contiene ejemplos de esto y siguiendo esta línea, el estudiante puede desear revisar de vuelta la sesión con Cathy en el audiovideo 1B en el curso de EFT. Como se recordará, ella estuvo padeciendo de una lesión de espalda por 24 años antes de usar EFT. Ella intentó todos los tratamientos que pudiera imaginarse pero con ninguno de ellos conseguía alivio hasta que empezó a hacer tapping.

También, es siempre útil buscar problemas emocionales que podrían estar contribuyendo al dolor. Al final siempre pregunto: “Si hubiera un contribuyente emocional al dolor, ¿cuál podría ser?”

Esto usualmente me conduce directamente al problema y se produce un dramático alivio del dolor. He aquí un ejemplo:
Hace tres años, Adrienne y yo estábamos dando un taller para terapeutas. Para comprobar nuestra pericia, algunos de los terapeutas nos trajeron sus “clientes difíciles” para que trabajáramos con ellos —uno de ellos era una mujer de mediana edad quien había sufrido un severo accidente de tránsito unos años atrás. La recuerdo contándome que tenía en su cuello una placa de metal y que en su brazo derecho SIEMPRE aparecía un dolor a las 9 o 10. Digo SIEMPRE. Nunca dejó de aparecer.

Hicimos dos rondas de tapping para el dolor del brazo. No hubo resultado alguno, entonces le pregunté, “Si hubiera un contribuyente emocional al dolor, ¿cuál podría ser?”

Ella no dudó un instante. Se salió con una diatriba enojosa contra el conductor del auto que la chocó, la incompetencia de su médico (desde su punto de vista) y más y más. No había nada escondido debajo de su enojo. Su cara se volvió roja y le saltaron las venas del cuello. Ella estaba hecha un volcán, casi mando a evacuar la habitación.

Así que hicimos dos o tres rondas (cerca de dos minutos en total) por la rabia y ella rápidamente se calmó. Ella habló del incidente en forma mas calmada, Y… EL DOLOR EN SU BRAZO CAYÓ A CERO. Más adelante su terapeuta telefoneó a Adrienne dos meses más tarde, y le contó que el dolor de brazo continuaba en cero.

El intenso enojo aparentemente se ha manifestado como un dolor de brazo. Algunos consideraran esta conexión entre el enojo y el dolor de brazo una mera coincidencia. Eso es, nosotros “sólo al azar” decidimos tratar el enojo y el dolor de brazo “sólo al azar” desapareció, Ese argumento puede sostenerse en este tipo de cosas sólo si sucede en raras ocasiones. No obstante nosotros obtenemos estos resultados repetidamente con EFT. Nuestro sitio Web está repleto de ejemplos de esto. Es contrario a la coincidencia.

Esta conexión entre los padecimientos físicos y problemas emocionales es obvio. De hecho la conexión es tan clara al practicante experimentado que en muchos casos un cliente puede ser ayudado, sea atravesando la puerta física O la puerta emocional.

Es bueno tener opciones.
Cariños, Gary

Traducido por Sonnia Arzamendia

InEnglish.gif