Georgina no creía que EFT podría servir para su dolor físico hasta que su esguince de tobillo se deshinchó y paró de dolerle


Aquí tenéis un caso motivador para usar EFT para tratar todo tipo de dolor. Georgina Walker obtuvo alivio inmediato del dolor de su esguince de tobillo, de forma que todo su problema desapareció en tan sólo 12 horas. Contrariamente, y como ex jugador de fútbol, me he torcido los tobillos, muñecas y dedos muchas veces y normalmente siempre tardan entre 5 y 10 días en curarse. Observad como Georgina utilizó el método mental del tapping en el proceso.
Por Georgina Walker

Hola Gary,

He utilizado el EFT conmigo misma y con otros durante los 3 últimos años. En mi propio caso, lo utilizo principalmente como una herramienta para tratar temas emocionales ya que solía creer que en mi caso no me funcionaría a nivel físico (he estado crónicamente enferma durante mucho tiempo y todavía me está costando superar algunos puntos importantes). Pero la experiencia que voy a explicar a continuación me ha ayudado sin duda alguna a revisar mi forma de pensar.

Recientemente sufrí una caída, torciéndome como consecuencia el tobillo. En pocos segundos, me di cuenta de que me había lesionado seriamente y, mientras pensamientos de miedo, pánico y ansiedad empezaron a inundar mi mente, el dolor de tobillo empezó a escalar rápidamente hasta lograr una intensidad del 8-9 de 10.

En este punto, una especie de voz cínica y escéptica surgió en mi cabeza que me decía: "Bueno, supongo que podría probar el tapping". Para mi sorpresa, tan pronto mi voz interna mencionó la palabra tapping, el dolor paró de crecer y de hecho empezó a bajar (Atribuyo esta rápida asociación mental al hecho de que a menudo hago tapping mentalmente cuando voy con prisas o estoy en público.)

Ya en el coche, empecé a hacer tapping "de verdad" hasta llegar a casa. Principalmente hice tapping encima de la zona del dolor y de la inflamación, ya que no existía demasiado auto-diálogo negativo acerca de cómo llegué a lesionarme, por raro que parezca. Veinte minutos después, ya casi no tenía dolor o inflamación y podía caminar casi sin cojear. Cuatro horas después, un poco de dolor e hinchazón volvieron a aparecer así que volví a hacer tapping y disminuyó. Durante la noche, el dolor y la inflamación regresaron, así que volví a hacer tapping un par de rondas más. A la mañana siguiente, ya no había ni dolor ni inflamación, aunque la zona estaba de un color negro y azulado y andaba con precaución. Doce horas más tarde, estaba perfectamente. ¡Impresionante recuperación de lo que claramente fue un esguince serio de tobillo!

Georgina Walker

Traducido por Ester Muro Rodríguez - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif