EFT y cólicos menstruales –cómo un paseo me inspiró a hacer tapping y cambiar mi vida

Os aconsejo que leáis este artículo dos veces. Está lleno de ideas útiles que son aplicables a muchos asuntos. Karin Witzig decide usar EFT (en lugar de medicamentos) para sus cólicos menstruales, pero lo hace durante el camino hacia el aeropuerto. Hace tapping con “lo que surge” y, en el proceso, se sintoniza con algunos asuntos centrales importantes que estaban ocultos en su conciencia. El resultado fue una dramática disminución en sus cólicos menstruales, así como la liberación en otras áreas.
Por Karen Witzig
Consejera certificada en salud holística

Este estudio de un caso muestra cómo usé EFT, no sólo para aliviar completamente mis cólicos menstruales, sino que también experimenté un avance sensacional en relación con la causa de esta manifestación física en mi vida. El resultado ha incrementado radicalmente mi confianza en EFT y ahora estoy usando las técnicas enseñadas por Gary con todos mis clientes.

Como consejera en salud y nutrición, soy muy consciente de cómo mi alimentación y mi estilo de vida afectan a mi bienestar. Sin embargo, seguía padeciendo de un día de cólicos menstruales una vez al mes, y empecé a depender de medicamentos para el dolor para manejar mis cólicos persistentes. Esto realmente me molestaba y confundía, ya que como bien, hago ejercicio y todas las cosas “correctas”. ¿Así que por qué seguía luchando con esto?

Hace tres meses, estaba terminando de empaquetar mis cosas en el auto para ir hacia el aeropuerto e irme de viaje con unos amigos. Casi salía por la puerta cuando recordé que necesitaría llevarme mi Aleve (sodio naproxeno), ya que me había venido el período la noche anterior. Sabía demasiado bien que si no tomaba una dosis al primer indicio de dolor abdominal, tendría que tomar el doble de esa dosis para calmar los cólicos. Ya tenía esto entendido a nivel de ciencia. Corrí nuevamente dentro de la casa para agarrar una botella de agua y mis pastillas.

Conforme manejaba alejándome, la recepción de mi radio era bastante mala, así que pensé que esta podría ser una gran oportunidad para probar EFT. Me sentía nerviosa de que no funcionara, ya que hasta entonces, no había experimentado un gran efecto “uau” de mi tapping (antes de esto, mis sesiones de tapping nunca habían durado más de cinco tímidos minutos). Pero me prometí que si hacía tapping durante los 40 minutos completos del viaje hacia el aeropuerto y aún así no sentía ningún alivio, entonces tomaría el medicamento antes de subirme al avión y me relajaría. Después de todo, sólo tarda unos 10 minutos en hacer efecto. No tenía nada que perder.

Usé la receta básica en cada ronda de tapping, siguiendo esta fórmula de manera intuitiva:

1) Continué haciendo tapping con “el primer pensamiento que pasara por mi cabeza” en relación con mis cólicos. Conforme continúen leyendo, verán cómo esto me llevó a una profunda revelación con respecto a la causa de mi dolor.

2) Me di permiso para decir lo que me viniera a la mente versus tratar de hacer EFT correctamente (¡ahora sé que uno no se puede equivocar con esto!).

Las primeras rondas fueron con los temas más obvios (usando el volante de mi auto para hacer tapping en el punto de kárate):

Ronda 1. Aún cuando tengo cólicos menstruales, me amo y acepto profunda y completamente.

Ronda 2. Aún cuando todavía tengo cólicos menstruales, me amo y acepto profunda y completamente DE TODAS MANERAS.

Ronda 3. Aún cuando tengo este dolor en mi pancita, y me hace sentir mal, aún así me amo y acepto profunda y completamente.

Ronda 4. Aún cuando siento que tengo cólicos en mi pancita y los aspectos restantes de los cólicos menstruales en mi pancita…

Continué cada una de las anteriores rondas con una serie de oraciones afirmativas en los puntos de la receta básica, omitiendo el punto de kárate.

Me estoy sintiendo mejor, los cólicos se están desvaneciendo, me encanta tener mi menstruación (esto resulta cierto para mi, ya que lo veo como un tiempo de limpieza), amo y aprecio mi cuerpo, amo esta limpieza natural.

Para la quinta ronda, me permití a mí misma explorar cualesquiera pensamientos que surgieran, motivándome a sentir plenamente lo que estuviera allí y siguiendo entonces con un tema más positivo de tapping.

Ronda 5.
Frase de preparación: Aún cuando pienso que mis cólicos menstruales son culpa mía, me amo y acepto profunda y completamente.

Cabeza: podría comer mejor
Ojos: ¿Por qué no como mejor?
Lado del ojo: Sé que podría evitar los lácteos y el azúcar.
Bajo la nariz: ¡Pero no puedo alejarme de los lácteos y el azúcar! ¡Los anhelo!
Bajo los labios: Sé lo que tengo que hacer, pero no lo hago.
Clavícula: Debería comer mejor.
Bajo el brazo: ¡Qué me pasa! No soy ningún ejemplo a seguir.

Cabeza: Hago lo suficiente.
Bajo los ojos: Como suficientemente bien.
Lado de los ojos: Soy suficiente.
Bajo la nariz: ¡Soy sana!
Bajo los labios: Estoy bien, como muy bien.
Bajo el brazo: Realmente estoy bien. De hecho estoy realmente sana.

Ronda 6.
Una nueva introspección surgió en mi mente y ésta realmente me sorprendió.

Frase de preparación: Aún cuando tengo la corazonada de que mis cólicos menstruales me dan una excusa para ser atendida y para tomarme un descanso y para atraer la atención de aquellos a quienes amo, me amo y acepto profunda y completamente (no podía creer que me sentía de esta manera, pero diciendo la palabra “corazonada” me ayudó a compartirlo gentilmente en voz alta).

Cabeza: Me preocupo si me siento fantásticamente bien todo el tiempo.
Bajo el ojo: Nunca me daré un descanso (tengo una historia de trabajar demasiado).
Lado del ojo: Ya me siento de maravilla la mayoría del tiempo.
Bajo la nariz: Y si me deslizo a través de mi período, ¡no pararé!
Bajo los labios: ¡Oh, eso sería fatal! ¡No quiero trabajar tan duro!
Bajo el brazo: ¡Quiero un descanso!

Cabeza: Merezco tomar descansos
Bajo el ojo: Tomo descansos aún cuando me siento de maravilla.
Lado del ojo: Tengo descansos “en reserva”.
Bajo la nariz: Merezco un tiempo fuera.
Bajo los labios: No tengo que estar exhausta o enferma para tomarme un descanso.
Bajo el brazo: Lo merezco, ¿por qué yo no?

Algunas veces repetía las afirmaciones positivas unas cuantas rondas más y simplemente sentía el placer de decir mis deseos en voz alta. En momentos me reía de mi propio “trabajo interno”, como lo llamaría Gary. Pero justo cuando pensé que ya había terminado y me sentía mejor, otro “sí, pero…” surgió en mi mente. Así que hice tapping…

Ronda 7:
Frase de preparación: Aún cuando tengo la corazonada de que mis cólicos menstruales me ayudan a relacionarme con otras mujeres, ya que de hecho me siento muy diferente (lo que hago, como vivo, lo que como, ¡y lo que se te ocurra!) y a veces simplemente quisiera ser como los demás, y quiero agradarles, aún así, me amo y acepto profunda y completamente.

Me permití hablar acerca de este asunto mientras hacía tapping en los puntos de la receta básica, repitiendo variaciones del párrafo anterior, contando la “historia” y entonces continuando con una ronda positiva.

Cabeza: Soy suficiente.
Bajo el ojo: Hago suficiente.
Lado del ojo: Me relaciono con las mujeres siendo mi propio ser expresado salvajemente.
Bajo la nariz: Soy suficientemente buena.
Bajo los labios: Sé suficiente.
Bajo el brazo: Soy suficiente, estoy bien.

El resultado fue sorprendente. No sólo alivié todos los signos de los cólicos menstruales sin medicamentos, me sentí llena de energía y feliz todo el día, en lugar de sentirme drenada, como es usual. Hacer tapping con los primeros pensamientos que surgieron en mi mente me permitió darme cuenta de lo que realmente pasaba. Esto es, creando desesperadamente, formas para darme permiso de calmarme y conectarme con otras mujeres.

Como resultado de esta sesión 15 a 20 minutos de tapping (no tuve que hacer tapping durante todo el camino al aeropuerto), he incorporado más tiempo de descanso a mi vida diaria sin sentirme culpable, y esto ha cambiado mi vida. Ya no lucho con mis cólicos mensuales, experimento menos anhelos por comer azúcar y encuentro que tengo más y más energía. Estoy 99% libre de cólicos menstruales (mi 1% aún está ahí inmerso como un recordatorio para disminuir el ritmo y practicar auto-cuidado si se me olvida). Ahora lo veo como un signo de que me estoy excediendo al dar y simplemente necesito tomar un descanso.

La revelación más sorprendente es mi nivel de confianza al usar EFT. Ahora la uso con todos mis clientes de nutrición y salud en mi práctica privada. Estoy obteniendo resultados fenomenales: los clientes experimentan mayor facilidad y fluidez y están, uno por uno, soltando sus apegos emocionales hacia la comida y sus luchas de salud mucho más rápidamente que aquellos con quienes trabajé sin EFT. Estoy encontrando que EFT garantiza la cooperación de mis clientes con las recomendaciones que comparto con ellos. Y no conozco a otra consejera en nutrición que pueda decir lo mismo.

Karin Witzig
Consejera certificada en salud holística

Expresa la mujer que eras, antes de ponerte en último lugar.

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif