Cirugía y regreso a la normalidad en 3 días

Baerbel Froehlin se sometió a cirugía recientemente y nos da sus métodos para acelerar de manera espectacular su proceso de recuperación. Este rasgo de EFT relacionado con la rápida recuperación no se limita a la cirugía, por cierto. Con frecuencia, es útil para heridas y para resfriados, dolor de garganta, etcétera.
Por Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

¡Hola Gary!

Hasta ahora EFT me ha demostrado ser una adición enormemente eficiente en la terapia de sanación física. Está acelerando otras modalidades de sanación y yo ya no prescindiría de ella. Los beneficios se notan de inmediato.

Me sometí a una cirugía gineco-obstétrica el viernes pasado y permanecí en el hospital hasta la noche del sábado. Me administraron morfina a las 7.00 a.m. el viernes, justo antes de la cirugía; se suponía que duraría hasta las 7.00 p.m. del mismo día, encargándose así del dolor posterior a la cirugía.

Antes de la cirugía, mi doctora me dijo lo que ella esperaba:

1. Tendría que tomar medicamento para el dolor durante una semana, por lo menos.
2. No podría moverme mucho durante una semana más o menos.
3. Sólo podría tomar líquidos durante el día posterior a la cirugía.
4. Tendría un poco de sangrado, algo que ella consideraba “normal”.

Resulta gracioso que tú publicaste mi artículo “Desaparece una protuberancia en el seno” en tu boletín, mientras yo estaba en el hospital. En dicho artículo, había descrito la forma en que uso una cinta de audio para predisponerme para sanar y hago tapping posteriormente, mientras conduzco.

Esta vez me predispuse con una cinta hipnótica previa a la cirugía. En esta cinta, hice sugestiones para un sangrado muy limitado y una recuperación acelerada sin complicaciones. Adicionalmente, todavía escuchaba la cinta con las afirmaciones sanadoras mientras conducía y hacía tapping con la misma a diario.

Primero que nada, no sentía ansiedad alguna en relación con la cirugía. Hacer tapping constantemente mientras conducía me mantuvo en un estado de ánimo positivo. Cuando desperté después de la cirugía, simplemente agarré mi cinta con las canciones sanadoras, sin poder casi sostenerla debido a que estaba muy afectada por la morfina. Recuerdo haber hecho tapping sobre mi esternón hasta que me dolió, después cambié al punto de la clavícula, y de hecho hice tapping en ese punto mientras permanecí en el hospital.

Esos dos puntos fueron los únicos accesibles para mí mientras tuve que permanecer casi sin movimiento por un día y una noche. Podía sentir los suaves efectos y los cambios positivos en mi estado de ánimo, debidos al tapping, aún cuando me era difícil hacerlo físicamente.

Los resultados más profundos fueron:

1. Tuve mi primer almuerzo de comida sólida 3 horas después de la cirugía, y comida regular desde entonces.
2. Hoy – lunes después de la cirugía – salí a un almuerzo de celebración y caminé hasta allí. Desde el domingo me he estado sentando frente a mi computadora, escribiendo correos electrónicos y haciendo llamadas telefónicas como si nunca me hubiera ausentado.
3. No he tomado medicamento para el dolor alguno desde la cirugía; no tengo dolor.
4. No he sangrado.

Una gran manera nueva de hacer la cirugía menos temible y de acortar el tiempo de recuperación.

¡Amor a todos!
Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif