Usando EFT para evitar una amputación

La doctora Patricia Carrington nos presenta esta intrigante historia de “Hans” y su fisioterapeuta holandés, Jan Scholtes. Como podrás ver, Hans había sido advertido por su médico de que le iban a tener que amputar una pierna. Sin embargo, después del uso persistente de EFT por parte de Jan Scholtes, gran parte del dolor que conllevaba desapareció y recuperó sustancialmente la movilidad de su pierna. El artículo finaliza con la siguiente afirmación: “Las pruebas sobre su circulación sanguínea demuestran una mejoría definitiva, y su cirujano que le ve varias veces al año, está tan asombrado que ha dejado de recomendarle la amputación”.
Por Patricia Carrington, Doctora en Filosofía

Jan Scholtes trabaja en el departamento de Fisioterapia de un hospital en Holanda donde Hans (que no es su nombre real) era un paciente externo que llevaba tiempo sufriendo de un severo problema de circulación de la sangre que afectaba a sus piernas. Cuando él fue remitido a este departamento por su cirujano, tenía ya realizadas cinco operaciones de bypass en un inútil intento de corregir su situación y experimentaba un continuo e insoportable dolor en su pierna izquierda. A falta de cualquier otra solución, su cirujano le había advertido de que su pierna izquierda debía ser amputada.

Hans no estaba preparado para aceptar una amputación y por ello fue enviado al departamento de Fisioterapia para un tratamiento que intentase estimular la revascularización. Sin embargo el tratamiento no había tenido éxito. Después de varios meses no habían conseguido que mejorase. Todavía tenía que levantarse hasta en cuatro ocasiones de la cama durante la noche por los dolores insoportables que tenía, por aquel entonces su pierna estaba “fría y rígida como un tronco”. Caminaba con dos muletas y difícilmente podía cargar con algún peso o ejercer presión sobre su pie.

Trabajando con Hans, Jan pensó que lo más provechoso que podía hacer por él es permitirle hablar de su problema. En teoría, si le dejaba hablar durante el tiempo suficiente de lo que le ocurría, tarde o temprano su mente comprendería que la amputación era necesaria.
Entonces, seis meses después, su situación cambió repentinamente porque Jan escuchó hablar de EFT por primera vez. Curiosamente, uno de los primeros boletines de Gary Craig que él recibió fue uno que contenía información de Rebecca Marina y el uso de EFT para aglomeración de las células sanguíneas.

Cuando Jan leyó la descripción de Rebecca sobre cómo EFT podía influir en la sangre, él inmediatamente pensó en Hans y decidió probar EFT con él. No esperaba que fuera una tarea fácil, ya que Hans, en sus propias palabras, era “un auténtico y directo mecánico de coche” y de hecho él ciertamente reaccionó con alguna resistencia inicial cuando le propuso hacer aquella cosa extraña de la que no sabía nada ni de la que nunca había oído hablar anteriormente. Sin embargo, el hecho de que Jan había hecho un buen trabajo con él, la decisión de Hans cuando le propusieron hacer EFT fue: “Cualquier cosa que tú quieras está bien, cualquier cosa que me libre de este dolor, así que ¿qué quieres que haga?”

Después de una breve explicación de EFT, la cual él sinceramente no podía comprender, ellos comenzaron a hacer “tapping”. A pesar de la falta de entendimiento de Hans sobre lo que estaban haciendo, él obviamente confiaba en Jan, así que su comentario fue “empecemos y veamos lo que ocurre”.

Comenzaron usando palabras como las siguientes:

“Aunque mi pierna me duele y está fría como el hielo…”
“Aunque mis vasos sanguíneos no transportan suficiente oxígeno a mi pie izquierdo, yo pido al resto de mi sangre que intente hacer todo lo posible para llevar oxígeno a mi pie izquierdo”.
“Aunque el resto de mis vasos sanguíneos están en malas condiciones, deseo que ellos se reparen y le lleven vida a mi pie izquierdo…”. Etc.

Haciendo un seguimiento directo después de su primer tratamiento Hans sintió menos rigidez en su pide izquierdo y eso fue suficiente para darle confianza en la técnica. Entonces Jan le explicó qué debía hacer como deberes para casa. Él quiso simplificárselo y buscó una frase de inicio sencilla que más o menos decía así:

“Aunque mi circulación sanguínea está en muy malas condiciones, me acepto completa y profundamente y le pido a mi sangre ayuda para que envíe a mi pierna izquierda tanta sangre como le sea posible”.

Dos días después él regresó. Había estado haciendo sus deberes en casa de forma regular y le contó que sentía cambios en su pie izquierdo; tenía menos calambres, y la rigidez no era la misma. Le contó que había estado haciendo EFT en secreto en su dormitorio porque, según dijo, no quería que su esposa pensase ¡que también tenía problemas de circulación en el cerebro!

Después de varias semanas de EFT, Hans podía cargar con más peso y permanecer de pie durante más tiempo así como dormir toda la noche de un tirón. Cuando terminaba su entrenamiento físico era cuando normalmente solían comenzar los calambres en las piernas, entonces él solía usar EFT y en uno o dos minutos los calambres desaparecían y podía continuar con el ejercicio. Esto a su vez hizo posible que él pudiese realizar el ejercicio físico con mayor intensidad que antes, lo cual permitió reconstruir su tono muscular que por entonces era muy pobre. Su pierna izquierda estaba tan delgada como un palo porque apenas había sido usada durante años.

Con el uso de EFT y la intensificación del ejercicio como resultado de los cambios en sus piernas, su condición comenzó a mejorar, lentamente pero sin pausa.

En estos momentos, Hans usa la medicación para el dolor en ocasiones contadas, y sólo toma una cuarta parte de la cantidad que él necesitaba para prevenir la coagulación sanguínea. Es capaz de trabajar en su jardín si se sienta y descansa de vez en cuando de la tarea. Sólo usa las muletas cuando tiene que caminar largas distancias. Le cuenta a Jan que incluso puede jugar un poco al fútbol “pasándonos el balón de unos a otros” (sus amigos le dejan participar en una mitad del partido). Él también duerme toda la noche de tirón sin ningún tipo de dolor y sus pies están “a gusto y calentitos” todo el día. Las pruebas sobre su circulación sanguínea demuestran una mejoría definitiva, y su cirujano que le ve varias veces al año, está tan asombrado que ha dejado de recomendarle la amputación. Jan no le ha contado al cirujano que él ha usado EFT con Hans porque “él es un ‘auténtico hombre de ciencia’” y se teme que lo pueda desaprobar.
Como Jan continuó trabajando con Hans, de vez en cuando le cambiaba la frase de inicio para sus tareas de EFT. Las frases más recientes que ellos usaron son:

“Aunque mi circulación sanguínea todavía no es tan buena como yo quisiera, me perdono a mi mismo por todo aquello que pueda haber hecho para contribuir a estar así”.

O

“Aunque la discapacidad de mi circulación sanguínea no está todavía al 100% le pido a mis células sanguíneas que transporten todo el oxígeno que puedan transportar”.

Los resultados, en términos de rehabilitación completa, en unos tejidos tan dañados son obviamente inciertos; la pierna izquierda de Hans es lo que Jan llama “un bosque de cicatrices” después de todas las operaciones. Él cuenta que pese a ellos, sus músculos siguen fortaleciéndose y ni él ni Jan desisten en dejar de pensar que habrá una mejoría en un futuro remoto ¡Persistencia es la palabra y claramente ambos la tienen!

Aparte de mi admiración por la manera en que Jan ha manejado este tratamiento, me gustaría destacar el interesante uso, como muchas veces se relata en este texto, de la palabra “pedir” en las afirmaciones de EFT (la última parte de la frase de inicio en EFT) la palabra “pedir” expresa un inusual respeto hacia los procesos del cuerpo, para su propio orden del día. Creo que es una adorable variación de las afirmaciones positivas que se suelen usar en el Método de las Elecciones y yo misma estoy experimentando con su utilidad para los síntomas físicos. Intuitivamente, creo que es una expresión que contiene mucha sabiduría.

También encuentro significativo que Jan dirigió a Hans para ser exacto y super-claro cuando se referían a las condiciones físicas que él quería corregir, así como el nuevo estado que él quería conseguir. Eso es algo para lo que Jan indudablemente estaba preparado por su profesión de fisioterapeuta pero también es el camino que siguió Rebecca Marina cuando con tanto éxito dirigió su sangre y esto es claramente la manera en la que Gary Craig usa EFT para los problemas físicos. Concreción es aparentemente “el quid de la cuestión” aquí, y este caso da testimonio de su gran eficacia.

Patricia Carrington, Doctora en Filosofía

Traducido por Patricia Rómer, journalist and EFT-ADV - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif