Dolor de cuello de 15 años desaparece junto con la creencia de que “la vida es dura”- Seguimiento: Luego de un mes el dolor no ha vuelto.

La calidad de este artículo que nos remite Deborah Miller de México nos proporciona una brillante evidencia de que los síntomas físicos pueden tener una raíz emocional de larga data. Ella dice, “Puedo ver esa mirada de incredulidad en su rostro – como si él supiera que el dolor ha desaparecido, pero preguntándose donde se había ido, si se había ido realmente, si no reaparecería. En este punto terminamos la sesión. Más tarde esa noche él me contó que ha tenido ese dolor por 15 años. Ahora entiendo la expresión en su rostro. ¿Cómo podía el dolor desaparecer en unos 20 minutos si ha estado allí por años?”
Por Deborah Miller, PhD

Gary,

Luego de unos minutos de estar haciendo tapping de EFT con Jorge, el dolor en su cuello y su espalda desapareció junto con una creencia familiar de que “la vida es dura”.

Namaste,
Deborah

Una tarde estaba mostrándole a Jorge como funciona EFT pues el nunca antes lo había experimentado. El me dijo que tocara el músculo en ambos lados de su cuello. Ellos estaban duros. El dijo que había dolor en esa área detrás de su cuello y que se sentía dolorido y tenso. El nivel de intensidad del dolor era 9 o 10 en una escala de 0 a 10.

Jorge tiene una compañía que asesora y soluciona problemas en el área comercial. Por supuesto que ello incluye la responsabilidad de ser el dueño y hacerse cargo de los resultados. Aparentemente el estaba conteniendo su tensión y preocupación en el área del cuello y la espalda.

Empezamos con lo siguiente:

Aunque tengo este dolor y tensión en mi cuello…
Aunque tengo este dolor en mi cuello, soy un buen hombre.
Aunque cargo con toda la responsabilidad de mi compañía…

Ce: El dolor, todo el dolor en mi cuello.
LO: Este dolor que no me permite relajarme.
BO: El dolor y tensión en mi cuello y espalda. Cargo con la responsabilidad.
BN: La vida es dura.

En cuanto terminé esta frase, hice una pausa. No lo sentí correcto, así que le pregunté si él creía en esa frase. El dijo que no. El piensa que la vida es bella. Pero la frase “la vida es dura” permaneció en mi mente y sentí | que volvería a surgir mas adelante-

BL: Trabajo duro y tengo muchas responsabilidades.
Cl: Trabajo duro bajo mucha tensión y presión.
BB: Tengo mucha tensión y dolor en mi cuello.
Co: Toda esa tensión y presión de ser el Jefe. Es mucha responsabilidad.

Ce: No me permite descansar. Tengo mucho que hacer. Trabajo duro.
LO: Soy el responsable y eso hace que me sienta muy presionado (él dijo amo mi trabajo aunque me mantenga muy ocupado.)
BO: Dejo ir el dolor y tensión de mi cuello. Lo dejo desaparecer
BN: Dejo ir el dolor, lo he mantenido por demasiado tiempo.
BL: Tengo que trabajar duro y hay mucha presión en mi trabajo (el cambio la frase a tengo mucho trabajo y me encanta hacerlo).

Hice una pausa. Le pregunté como sentía su cuello. El dijo que el dolor bajó a 7 de 10. Me di cuenta que él conservó las frases negativas que yo construí y las cambió a positivas. Entendí que como un entrenador él sabe que las intenciones y palabras positivas son importantes. Le expliqué que he estado usando las frases negativas para encontrar el bloqueo energético o creencias que él tenía. Aun así capté su resistencia a repetir las frases negativas.

Sabía que había una creencia escondida en el cambio de las frases a otra cosa. El cambió las frases como 7 u 8 veces, por ello se hizo muy notorio. (Nota: No estoy diciendo que cuando trabajo con alguien, que ellos “tienen” que repetir exactamente lo que digo, en efecto, es común que las palabras o frases sean cambiadas y es eso lo que me permite comprender lo que realmente está pasando).

La frase “la vida es dura” vino a mi mente nuevamente así que continué:

Fuimos nuevamente al punto karate:

Aunque creo que la vida es bella, mis padres creían que la vida es dura y yo aprendí que uno tiene que trabajar duro.

Luego le pregunté si sus padres creían que la vida es dura. El dijo que sí, que ellos eran muy trabajadores y creían que uno tiene que trabajar duro para salir adelante. Continuamos:

Aunque aprendí que la vida es dura yo elijo creer que la vida es bella.
Aunque aprendí de mis padres que la vida es dura y uno tiene que trabajar duro para salir adelante, dejo ir esa creencia.
Aunque aprendí que uno tiene que trabajar duro para salir adelante, puedo relajarme que las cosas vengan juntas, tener resultados, ser exitoso.
No seré perezoso si me relajo. Todavía podré hacer mi trabajo. Está bien relajarse y aun así ser trabajador. La vida puede ser bella, no dura como creía desde niño.

Ce: No tengo que ser el único responsable aun cuando soy el Jefe.
LO: Puedo pedir ayuda, obtenerla y disfrutar de mi trabajo sin tensión en mi cuerpo.
BO: Dejo ir la tensión en mi cuello y espalda. No tengo por qué mantener la tensión.
BN: Puedo trabajar y estar relajado al mismo tiempo.
BL: Disfruto de mi trabajo y lo hago sin estar estresado ni tensionado.
Cl: Dejo ir el dolor y la tensión de mi cuello y espalda.
BB: Me relajo y disfruto de mi trabajo y la conclusión de los mismos. Trabajar es agradable y estoy relajado.
Co: Disfruto de mi trabajo y estar relajado. Se siente bien.

El chequeo y el dolor y tensión muscular en su cuello había desaparecido. El movió su cuello y espalda girando de lado a lado una y otra vez, pero no encontró dolor alguno.

El hizo un comentario de que esperaba que EFT no dejara a su cerebro como gelatina. Para mí, este era otro aspecto. Si el dejaba de estar tenso la vida es dura mentalmente) luego estaba la posibilidad de que su mente no seria aguda. Me alegré de que el comentario saliera a flote, así podíamos hacerlo desaparecer. Hice tapping con el:

Aunque estoy relajado y ha desaparecido el dolor de mi cuello, no significa que mi cerebro se convertirá en gelatina. Puedo relajarme y aun así ser brillante e inteligente. Mi cerebro no tiene que convertirse en gelatina porque me relajo. Puedo relajarme y usar mi cerebro a la vez.

Pude ver esa expresión de incredulidad en su rostro- él sabia que el dolor se había ido pero se preguntaba si de verdad había desaparecido, si no volvería. Finalizamos la sesión en este punto.

Mas tarde esa noche, él me contó que tuvo ese dolor por 15 años. Ahora entiendo la expresión en su rostro. ¿Como podía el dolor desaparecer en unos 20 minutos si ha estado allí por años? Jorge es ahora un creyente de EFT.

El día siguiente, hablamos y me contó que el dolor no había aparecido mas. El durmió como un bebé, cuando usualmente ha tenido problemas para dormir. Así, él ha tenido otro beneficio aparte de la desaparición del dolor de cuello. Ahora, a un mes de la sesión de EFT, su dolor de cuello sigue ausente. Estoy muy complacida que él pudo soltar sus creencias que le hacían conservar la tensión en su cuerpo con tal de hacer bien su trabajo.

Deborah Miller

Traducido por Sonnia Arzamendia

InEnglish.gif