Le arreglé la espalda a mi dentista

En este breve caso, Peggy Lawson utiliza EFT para aliviar el considerable dolor de espalda de su dentista. En el proceso, utilizó los “beneficios compartidos” y redujo su propio dolor e incomodidad mientras estaba sentada en la silla de dentista.
Por Peggy Lawson

Querido Gary:

Tuve una cita con el dentista el otro día. Ya había cancelado una cita previa en esa semana debido a que se lastimó la espalda.

Cuando llegué a su oficina, la asistente del dentista me informó que aún estaba sufriendo de mucho dolor pero no quería defraudar a más clientes. Cuando entró el dentista, podía ver el dolor en sus ojos. Es más, se me ocurrió que no quería verdaderamente que una persona con tanto dolor me trabajara en la boca.

Le pregunté si podía pensar en alguna otra razón emocional causante de su dolor de espalda y me dijo, “No, pienso que no. Y el dolor no está exactamente en mi espalda, está más bien, eh, en la parte baja de mi nalga izquierda.” Entonces le pregunté si estaba dispuesto a dejar mostrarle algo que pudiera ayudarlo. El retrocedió y dijo, “¿Me va a doler?” Miré de reojo la enorme jeringuilla con la aguja de 4 pulgadas que estaba preparando para usar en mi quijada, y le contesté secamente, “¡No tanto como me va a doler eso a mí!”

No obstante, estaba desesperado y dispuesto a probar cualquier cosa. De modo que me senté en la silla e hice 4 rondas de EFT.

“Aunque la parte baja de mi espalda me duele…”
“Aunque tengo este dolor en mi nalga izquierda…”

Finalmente, dije:
“Aunque tengo un gran dolor en el trasero…”

Lo que, después de 2 rondas, lo dejó riendo, pero más importante aun, libre de dolor. ¡Libre para trabajar ahora en mí! Encuentro esta parte que sigue increíble.

No tengo fobias sobre ver a un dentista, pero tampoco es algo que espere con placer. Odio cuando me inyectan la aguja en la quijada, y me desagrada grandemente el adormecimiento en los labios que me hace sentir como si fueran 10 veces más grandes y no sé si me estoy babeando o no. El tiempo que se toma el adormecimiento para irse es muy desagradable y, a veces, me muerdo dentro de la boca hasta que se va.

¡No pasé por nada de eso!

Ni siquiera sentí la aguja penetrarme la encía y nunca sentí dolor, ni el desagradable adormecimiento. Fue como si no hubiera tenido o necesitado anestesia. Me parece asombroso. ¡Aparentemente, como hice tapping por varios minutos para él y con él, tomé prestados los beneficios de EFT del dentista! ¡No recuerdo que me haya sucedido eso anteriormente y yo le hago tapping a mucha gente!

GC COMENTA: Haga un click aquí para saber más sobre el tema fascinante de los Beneficios Compartidos.

PEGGY CONTINÚA: Recomiendo encarecidamente hacer tapping con su dentista la próxima vez que tenga que ir, si es que él o ella se lo permite, ¡y vean si no le es de ayuda!

Con mis mejores deseos,
Peggy Lawson

Traducido por Gladys Muñoz - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif