Aliviando dolores menstruales


Patricia Carrington, PhD ha estado en contacto con Wes Gietz, de Canadá, con referencia al uso de EFT para los dolores menstruales. Wes, ayudó a su clienta ("Virginia") con un severo caso de dolores menstruales. Los detalles se dan más abajo.

Varias cosas a subrayar acá…

1. Mientras que los dolores menstruales (aun los premenstruales más intensos) generalmente pueden ser aliviados aplicando EFT directamente por el malestar físico (ej. “Aun cuando tengo estos dolores…”), este caso en particular fue resuelto dirigiéndose a los temas emocionales subyacentes. Este es un enfoque muy importante, que los estudiantes activos de EFT querrán estudiar.

2. Wes propone el uso de una “sopa emocional” que puede ser muy útil en algunas situaciones. Sin embargo, no debe ser usada para todo. Yo hago algún comentario acerca de esto en el mensaje.

3. La clienta en este caso se refiere a su ciclo menstrual como su “tiempo lunar”. Esta terminología refleja su interacción con la población nativa de Canadá.
Por Wes Gietz

“Virginia” ha tenido dolores menstruales desde que tenía 12 años. A los 15 años, estos dolores se volvieron incapacitantes y han continuado así hasta este momento. Como ella me lo contó, los dolores eran tan severos y repentinos que “No quiero estar en público cuando me sucede.” El tiempo que media desde que el dolor se insinúa y la deja impotente, es específicamente de media hora. Ella tiene ahora 26 años. A los 21 años le diagnosticaron endometriosis a través de una laparoscopía.

Tylenol ha sido inútil para el dolor. Ella había estado usando hierbas Chinas y acupuntura, pero su reserva de hierbas se le había acabado justo antes de venir a verme. La práctica habitual era de tomar las hierbas dos semanas antes y durante la menstruación.

Cuando hicimos el tratamiento con EFT ella no tenía ningún síntoma, así que no tenía ningún sentido hacer tapping por eso. Le pregunté “Cuando piensas en tener los dolores menstruales, ¿qué emoción te provoca?”

“Miedo… Tengo miedo del dolor.”
“Eso es comprensible, pero no es lo que estoy buscando… ¿Qué emoción sientes cuando piensas en tu cuerpo traicionándote de esa manera?”

Inmediatamente identificó enojo (con una intensidad de 8 en la escala de 0-10) y vergüenza (6), comentando, ¿“Porqué tengo que sentir vergüenza?”, después tristeza (4) y miedo (7).

Le pedí a Virginia que cerrara sus ojos por un momento y experimentara esa mezcla de emociones tan completamente como fuera posible. La invité a que experimentara el color, la textura y la intensidad de cada emoción y que me dijera “OK” cuando estuviera totalmente dentro de esta “sopa” de emociones. Hicimos entonces dos rondas estándar de EFT, conmigo haciendo el tapping. El resultado fue una disminución del miedo, enojo y vergüenza, pero hubo un incremento de la tristeza durante la segunda ronda. Por lo que yo observaba, la intensidad general de su molestia emocional no había disminuido.

COMENTARIO DE GC: Yo hablé con ambos, con Wes y con la Dra. Carrington, acerca de este enfoque de una “sopa emocional” y todos estuvimos de acuerdo en que tiene que ser usado con discreción… y por un profesional experimentado. Sumergir al cliente en una mezcla tan amplia de emociones puede, por supuesto, tener efectos beneficiosos como en este caso. Sin embargo, para algunos clientes, puede ser causante de intenso dolor emocional.

En casos como este yo prefiero “acercarme disimuladamente” al tema, así puede difuminarse más gradualmente. Pueden consultar métodos para hacerlo de esta manera en nuestro sitio Web…

¿Cómo manejo el “Gran Caso”? (de la sección de Preguntas Frecuentes)
La Técnica de Trauma Sin Lágrimas (de la sección de Tutorial)
Yo también prefiero partir el tema en EVENTOS ESPECÍFICOS y manejar de a uno por vez. Para esto yo uso con frecuencia La Técnica de la Película (de nuestra sección de Tutorial)

CONTINÚA WES: A esta altura invité a Virginia a “sumergirse en la sopa nuevamente”, cerrando sus ojos y avisándome cuando estuviera empapada de las emociones. A los pocos segundos me dijo “OK”, y yo la dirigí hacia atrás en sus memorias a algún momento en que hubiera sentido esas mismas emociones.

Casi inmediatamente mencionó un recuerdo de sus 12 años y me dijo que el sentimiento de vergüenza se había hecho mucho más fuerte con este recuerdo. La dirigí más atrás en el tiempo todavía y después de unos segundos me dijo, “OK, aquí estoy.” Le pregunté qué edad tenía y me respondió, “Cinco”.

Le pedí que buscara algún recuerdo anterior a ese. No pudo encontrar ninguno asociado a esa mezcla de emociones, incluyendo la vergüenza más fuerte.

No le pedí que midiera la intensidad de sus emociones en la escala de 0-10 porque era obvio por sus lágrimas que estaba en un nivel muy alto de intensidad, ni le pregunté tampoco cuál era el recuerdo de los cinco años. Hicimos una ronda estándar de EFT usando “esta experiencia” como frase recordatoria, y Virginia hacía el tapping ella misma. Después de la primera ronda hubo una mejoría apreciable, aunque ella indicó que todavía la emoción era intensa.

Hicimos 3 rondas más usando la misma frase recordatoria. La miré y le pregunté “¿OK?”
“¡OK!” (Era evidente que estaba bien. Toda su apariencia había cambiado)
Y así finalizó la sesión.

Vi a Virginia nuevamente 6 semanas después en un evento al aire libre. Me dijo “¡Estoy curada!”

Ella describe la experiencia comenzando con una referencia histórica:
“El mes anterior a nuestra sesión de EFT, había andado en bicicleta 20 minutos hasta la oficina de mi doctora, en el tercer o cuarto día de mi tiempo lunar. Generalmente los dolores intensos se daban en el primer día del ciclo, así que pensé que estaba a salvo, pero cuando llegué a su oficina, los dolores me atacaron. Casi no podía respirar y a duras penas pude acostarme para recibir el tratamiento de acupuntura. Ella estuvo conmigo cerca de 15 minutos hasta que mi respiración se normalizó.”

“Después de la sesión de EFT, mi tiempo lunar debía comenzar al día siguiente. No tuve ningún problema. Sólo un poco de incomodidad, como la que me sucedía siempre antes de que los dolores fuertes empezaran. Eso fue después de un viaje de una hora en bicicleta. Después fui a nadar sin ningún problema. Yo estaba esperando que la bomba cayera, pero nunca lo hizo."

Virginia había tenido una menstruación más desde esta experiencia anterior. Me dijo, ¡“Estaba conmocionada – No puedo recordar cuándo fue la ultima vez que me sorprendió mi ciclo lunar!”. Ella reportó que no había tenido ninguna molestia.

Para mí, la parte remarcable de esta historia es que el tratamiento exitoso con EFT esencialmente ignoro el dolor físico o el potencial dolor, tratando en su lugar con una experiencia de muchos años antes, que estaba ligada al dolor físico sólo por la emoción. La “sopa” emocional proveyó un conducto temporal a través del cuál Virginia viajó en su memoria hasta la experiencia que fue, yo creo, la causa inicial, aunque tal vez no única, de su dolencia.

Adviertan también que yo no supe, ni sé, cuál fue esa experiencia (aunque es fácil hacer una suposición acertada en tales circunstancias), más allá de la edad en la que ocurrió y las emociones asociadas a ella.

Yo no hice tapping directamente en Virginia, excepto al principio de la sesión. Yo había tenido dos sesiones previas exitosas con ella, donde también usamos la técnica de modelo y mensaje verbal. Es un placer trabajar con ella y un placer conocerla.

Seguimiento

Cuatro meses después de esta sesión, Virginia me llamó y me preguntó si podíamos hacer una sesión telefónica. El dolor había vuelto y aunque no era tan severo como antes, ella quería verse libre de él. Durante la sesión telefónica tratamos específicamente con cuatro recuerdos, uno de los cuales (el más reciente, cinco años atrás) era una invasión de domicilio durante la cual su vida se vio amenazada por un hombre. En todos los casos el impacto emocional se había ido en una o dos rondas. En la última ronda, a sugerencia mía, usamos como frase recordatoria “Yo he sentido miedo de los hombres toda mi vida.” Cuando terminamos con esta ronda me expresó su sorpresa sobre qué tan poderosa había sido esa frase para ella y su placer de sentirse libre de ese miedo.

Todavía es muy pronto para saber qué tan efectiva fue esta sesión en términos de sus dolores menstruales, pero me envió un email diciendo, “Tengo que decirte que después que corté la llamada telefónica contigo, bailé alrededor de la casa un rato, cantando… No tengo más miedo de los hombres… (¡mi pareja piensa que estoy loca!) y me sentí tan bien diciéndolo, realmente sintiéndolo. Ahora tengo un manejo bastante bueno de EFT y lo uso en la escuela cada vez que me siento caer en alguna negatividad.”

Wes Gietz

Traducido por María Inés Sención

InEnglish.gif