Un dolor en los pies


Por Gary Craig

Hola a todas y todos,

Este es un caso de “semi- éxito” del cual podemos aprender todos.

“Dennis” reportó un nivel de dolor en sus pies que había estado en un contundente “5 o 6” por los últimos cuatro años. No parecía haber una causa obvia para este dolor, aunque sus doctores tenían varias teorías para él. Como no habían tenido éxito con técnicas convencionales, el vino a mi taller de EFT esperando obtener algún remedio.

Como de costumbre hice que cada miembro de la audiencia localizara asuntos físicos individuales y luego hicimos tapping para ellos en grupo. Dennis, por supuesto, hizo tapping por “este dolor de pie”. Varias rondas después, el reportó tener ningún éxito. Su dolor de pie no había cedido.

Como saben a estas alturas, mi siguiente paso es buscar el factor emocional a este problema. Por lo que hice una de mis preguntas favoritas, que sacó a relucir una conversación parecida a esta…

GC: Si hubiera un factor emocional para tu dolor de pie, ¿cuál podría ser?
Dennis: No lo hay.

GC: ¿Cómo lo sabes?
Dennis: Porque es un problema físico.

GC: Mmmm… OK… Permíteme preguntar esto… ¿Algunas personas tienen problemas físicos que son causados por asuntos emocionales no resueltos?
Dennis: No creo.

GC: Bueno… como ejemplo… ¿pueden las úlceras ser causadas por stress o miedo?
Dennis: Sí… supongo que sí… Esa podría ser una excepción.

GC: ¿Y que pasa acerca de la presión sanguínea alta? ¿Puede esto ser causado por stress emocional?
Dennis: Sí.

GC: ¿El corazón de algunas personas late más rápido, o sudan cuando se ponen nerviosas? ¿El nerviosismo causa que algunas personas sientan mariposas en el estómago?
Dennis: Sí.

GC: OK… ¿entonces sí es posible que un problema físico, como tu pie, pueda ser, por lo menos en parte, causado por algunos asuntos emocionales no resueltos?
Dennis: Supongo que si, pero no sé cuales podrían ser. No tengo problemas emocionales.

Nota: Aunque Dennis parecía muy calmado y aparentemente estaba convencido que él no tenía asuntos emocionales, también sabía que él tenía un problema con el alcohol (que típicamente va de la mano con asuntos emocionales). Esto, además de mi sentido de la intuición de que él estaba reprimiendo algunos temores, rabias, dolores, traumas, etc. sustanciales, me llevaron a buscar más allá…

GC: ¿Cuando fue la primera que notaste tu dolor de pie?
Dennis: Hace como 4 años.

GC: ¿Hubo un evento emocional significativo en tu vida por ese entonces?
Dennis: Sí. Tuve una gran discusión con “Jake” en el trabajo. El estaba haciendo críticas injustas hacia mí y me puse furioso. He estado furioso con él desde entonces.

GC: ¿Quién mas ha sido crítico contigo?
Dennis: Mi padre.

GC: ¿Me puedes dar un ejemplo?
Dennis: El era carpintero y cada vez que traté de ayudarlo a clavar clavos, él me gritaba y me decía: “¿No puedes hacer nada bien?”

Comentario de GC: Ahhh… más críticas. Puede que éste no sea el asunto central, pero ciertamente vale la pena tratarlo con EFT. Luego de más preguntas, Dennis dijo que no tenía mucho en cuanto a intensidad acerca de los comentarios de Jake y de su padre. Sin embargo, su postura y el tono de su voz indicaban lo contrario —solo que no lo estaba sintiendo.

Por lo que hicimos tapping…
“Aunque Jake me criticó…”
“Aunque Papá dijo tu puedes hacer nada bien…

…y su pie bajó a un 2. Luego discutimos otro asunto relacionado con Jake y su padre y su dolor de pie subió a 7. Hicimos tapping en ello y bajó a un 2. Seguimos haciéndolo como por 20 minutos y su dolor de pie se puso como un yoyo de 2 a 7 a 2 etc. a medida que tratábamos asuntos emocionales.

Luego —a los 15 minutos más o menos que terminamos de hacer tapping —el dolor de pie regresó a su nivel previo de 5 o 6.

Un principiante de EFT podría concluir de todo esto que EFT “no funciona”. Después de todo, hicimos mucho tapping y el resultado final fue que su pie permaneció igual. Por favor recuerden, sin embargo, que solo estuvimos con su pie por alrededor de 20 minutos y, que durante ese tiempo, EFT consistentemente bajó su dolor a un 2 —aunque temporalmente en cada instancia. Esto es evidencia fuerte que asuntos emocionales eran los factores de su dolor de pie. También es evidencia de que no encontramos el asunto(s) central(es) en nuestros 20 minutos asignados. Estábamos, aparentemente, dando pasos de puntillas por alrededor.

Por eso dije al principio de este artículo que tuvimos un “semi-éxito”. En el poco tiempo que tuvimos juntos (y en una circunstancia pública), no “arreglamos” el problema de Dennis. Pero SI indicamos el camino. Claramente establecimos que su dolor de pie tenía raíces emocionales. Hasta Dennis lo vio y lo dijo al terminar el taller. La persistencia futura probablemente dará dividendos.

Nuestros “fracasos” y “semi-éxitos” proveen valiosas oportunidades de aprendizaje. Aquellos que las buscan con persistencia merecen nuestro profundo respeto pues ellos son los que alcanzarán la maestría. Ellos son los que guiaran el camino a medida que estos procedimientos se rieguen por el mundo.

Abrazos, Gary

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif