Intenso dolor de espalda y adormecimiento

Larry Stewart, D.C.H., un recién llegado a EFT (aproximadamente dos meses) reporta esta instructiva experiencia con el dolor de espalda de su esposa. Mis comentarios siguen al mensaje de Larry.
Por Larry Stewart, D.C.H.

Hola Gary,

Hace dos semanas, a las 8:00 en una mañana de sábado, me desperté al oír los gritos de dolor de mi esposa Shirley, cuando recogió un paquete de revistas, y en el proceso, se pinchó un nervio en su espalda (ya le había sucedido antes) y estaba tirada en el piso, llorando de dolor. Casi llamo a una ambulancia, pero decidí ver si podía ofrecerle algo de alivio inmediato para su dolor. Ella calificó su dolor en un sólido 10, y el adormecimiento en sus dedos de los pies en un 8 para el pulgar y 10 para los pequeños.

Hicimos tapping, y no hubo cambio. Hicimos tapping otra vez, tal vez un poco de alivio. Después de 15 rondas de tapping ya estaba ella en 1 de dolor, 0 de adormecimiento en su pulgar y 2-3 en los demás. Ella descansó y continuó haciendo tapping cada pocas horas durante el fin de semana. Finalmente la llevamos al médico y al quiropráctico el lunes.

Durante los siguientes días, cada vez que el dolor aumentaba, ella hacía tapping. Ella continuó haciendo tapping para el adormecimiento. Diez días después, ella esta comenzando a ser capaz de caminar normalmente otra vez. Cuando esto ha sucedido en otras ocasiones, ha significado días de cama seguidos por meses de dolor y adormecimiento. Estoy convencido que EFT ayudó, al menos para aliviar la tensión neuro-muscular que acompaña la herida.

Larry Stewart, D.C.H.
________________________________________
GC COMENTA: Cuando hablé con Larry al teléfono le comenté favorablemente respecto a su persistencia (el lo estuvo haciendo durante 15 rondas). Esto a veces hace la diferencia entre resultados impresionantes y ningún resultado. Mucha gente se rinde después de 2 o 3 rondas a pesar de mis repetidas solicitudes en el Curso de EFT respecto a la persistencia. Están buscando “maravillas de un minuto” y se decepcionan cuando no las tienen cada vez.

Fue la idea de Larry que EFT ayuda a “aliviar la tensión neuro-muscular que acompaña la herida”. Esa es mi observación también. No sé si verdaderamente reparamos el daño físico (aunque es posible que sí) pero he tenido numerosos casos donde el dolor que parece emanar de un daño obviamente físico se reduce substancialmente o se elimina mediante el tapping. Es como si una forma de tema emocional sin resolver crea la tensión muscular la cual, empuja y jala en las coyunturas, los ligamentos, etc. en el área dañada. Cuando la tensión emocional se alivia, ocurre frecuentemente una relajación física junto con el reporte del cliente respecto al alivio del dolor.

El Curso de EFT está cargado de ejemplos de esto, y sobre esta línea, los estudiantes pueden desear repasar la sesión de Cathy en el audiocassette 1B en el Curso de EFT. Como recordarán, ella sufrió de una lesión en la espalda durante 24 años antes de usar EFT. Ella probó con todas las intervenciones que pudo pensar y ninguna le alivió hasta que empezó a hacer tapping.

También, muchas veces vale la pena buscar temas emocionales específicos que pueden estar contribuyendo al dolor. Para terminar con éste, muchas veces pregunto…

"¿Si hubiese una contribución emocional a este dolor, que podría ser?"
Esto muchas veces me lleva directo a un tema que prové un alivio dramático al dolor. He aquí un ejemplo:

Hace 3 años Adrienne y yo estábamos dando un taller a terapeutas. Para probarnos, algunos terapeutas trajeron a sus “clientes difíciles” para que nosotros trabajáramos con ellos - una de ellas, una dama de mediana edad que había tenido un severo accidente automovilístico dos años antes. Recuerdo que me dijo que tenía una placa de metal en el cuello y que su brazo derecho tenía un dolor que SIEMPRE estaba en 9 o 10. Quiero decir SIEMPRE. Nunca cesaba.

Usamos dos rondas de EFT en el dolor del brazo. Ningún resultado. Entonces, le pregunté:

"¿Si hubiese una contribución emocional a este dolor, que podría ser?"
Ella no dudó un instante en salir con un recuento enojado respecto al conductor del auto que le pegó, la incompetencia (a vista de ella) de sus médicos, etc. No había nada sutil sobre su enojo. Su cara se tornó roja y había venas mostrándose en su cuello. Si hubiese sido un volcán, hubiese evacuado la habitación.

Hicimos dos o tres rondas (como dos minutos en total) en su enojo y ella rápidamente se calmó. Ella habló del incidente en una forma mucho más calmada Y EL DOLOR DE SU BRAZO SE FUE A CERO. Más aún, su terapeuta llamó a Adrienne dos meses más tarde y reportó que el dolor de su brazo se mantuvo en cero.

El intenso enojo se estaba manifestando aparentemente como dolor de brazo. Algunos pueden considerar que este lazo entre el dolor de brazo y el enojo es una mera coincidencia. Esto es, que “por casualidad” cuando se hizo algo con el enojo el dolor desapareció. Este argumento puede tener algo de lógica si este tipo de cosas sucediera en ocasiones raras. Sin embargo, esto sucede repetidamente con EFT. Nuestro sitio Web está lleno de ejemplos. No es una coincidencia.

Existe una conexión entre los dolores físicos y los temas emocionales que es obvia. En realidad, esta conexión es tan clara para un practicante experimentado que en muchos casos el cliente puede ser ayudado sea por medio de tratar el dolor físico O el tema emocional.

Es bueno tener opciones
Saludos, Gary

Traducido por María Elena Blanco Ir al Sitio WEB de Maria Elena

InEnglish.gif