Hacer Tapping previene moretones e hinchazón de una caída

Estimada Comunidad de EFT.

La Facilitadora de EFT, Dra. Annette Vaillancourt, autora de “Cómo manifestar su alma gemela con EFT”, cuenta cómo hizo Tapping después de caer en dos ocasiones. En la primera, sin hematoma desarrollada, a pesar de que normalmente se hiere muy fácilmente. En el segundo caso, sin chichón en la cabeza después de que ella se golpeó con fuerza suficiente para ver estrellas.

Por Dra. Annette Vaillancourt, EFT-1 INT

Traducido por David Fernando Torres, con permiso de EFTUniverse

Siempre me han salido moretones con facilidad. Mi médico dice que esto es bueno porque significa que tengo la sangre delgada y no voy a tener un ataque al corazón. Sin embargo, mi sensei se horroriza al ver verdugones rojos y moretones aparecer instantáneamente cuando estamos haciendo entrenamiento en auto-defensa y karate.

La aparición de estos verdugones y moretones fue suficiente para alarmar a un amigo mío, un tercer grado de cinturón Negro, que una vez se ofreció a venir y "obligarlo a dejar de golpear a usted." Le aseguré que se ven peor de lo que sienten.

El año pasado, sin embargo, caí sobre mi trasero cuando patinaba por primera vez.

No pensé en hacer Tapping, y he desarrollado un gran moretón negro y púrpura oscuro que duró al menos 6 Resultado de imagen para golpe herida dibujosemanas. Además, mi dolor de cadera derecha se mantuvo ¡durante casi un año! No soy aficionado a caer y trato de no hacer un hábito de ella.

Cuando el moretón masivo estaba ya curándose, me caí de nuevo en la misma "mejilla", durante una tormenta de hielo. Tan pronto como me golpeó el suelo, empecé a hacer tapping, incluso antes de levantarme.

"A pesar de que acababa de caer y podría causar de nuevo un moretón, ¿Qué tal si no?"

Lo hice durante unos 5 minutos, luego me levanté y me fui a la lección de karate.

No me avergüenzo en absoluto.

Hace unas semanas, yo estaba aprendiendo un kata particularmente desafiante para mi Cinturón Negro en Karate. Tenía que levantarme de un salto y girar en el aire.

Ahora, tengo 60 años de edad y no tan ágil como solía ser. Empecé a demostrar a mi sensei que "las mujeres blancas no pueden saltar", cuando perdí mi equilibrio por completo y caí de espalda al suelo, golpeando la parte posterior de la cabeza contra él.

Podía sentir mi cerebro como un sonajero en mi cráneo.

Ante el temor de una conmoción cerebral, dolor de cabeza, o al menos una perilla desagradable en la parte posterior de la cabeza, empecé a hacer tapping inmediatamente, al tiempo que envié el sensei para encontrar un poco de hielo.

Hice Tapping:

"A pesar de que acabo de golpear la cabeza contra el suelo, me amo y me acepto."

Lo hice hasta que mi cabeza dejó de girar y el sentido de choque se disipó de mi cuerpo. Poco a poco, me senté. Hice tapping varias rondas más hasta que me sentí bien. Me levanté y continué mi lección de karate.

Más tarde esa noche, revisé la parte posterior de la cabeza buscando la perilla anticipada. ¡Nada! Ni siquiera un poco de sensibilidad.