¡Ay Dios! Rosey Green se tragó una avispa

¡Saludos a todo el mundo!

Lean cómo Rosey Green del Reino Unido usó EFT para aliviarse después de haber sido picada por una avispa dentro de su garganta. ¿Qué más puede pedirse de los primeros auxilios? Luego, en otra ocasión, usó EFT para recuperarse de una suerte de desvanecimiento. Por favor, consulten a su médico sobre cuestiones de salud.


Por Rosey Green

Estoy muy comprometida con EFT después de haberla encontrado por casualidad hace algunos años. El año pasado pensaba sobre el hecho de que tenía poca experiencia en trabajo sobre dolor físico o trauma físico cuando casi por suerte, tuve las siguientes ‘curaciones milagrosas’ en rápida sucesión. Siempre me inspiro en las historias de otras personas en tu boletín, Gary, y pensé en agregar la mía a la mezcla.

Un verano estaba pintando fuera de mi casa. La puerta trasera y la ventana estaban abiertas, y había dejado un poco de té negro a un lado, en un tarro negro. Así que no vi la avispa hasta que me picó mientras bebía unos sorbos del líquido frío. Por un instante pensé que era una semillita de limón pero de repente surgió la realidad y por un momento no pude seguir tragando, ¡por el miedo a ser picada una segunda o tercera vez! Inmediatamente, empecé a hacer tapping:

Aunque me tragué una avispa, y me acaba de picar la garganta, ¡ay Dios! Pero aunque me picó, elijo permanecer en calma e invocar mi muy fuerte sistema inmune.Resultado de imagen para avispa

Aunque me he tragado una avispa (pausa para un poco de humor mientras reía por el hecho de que el universo me había mandado justamente lo que estaba pidiendo –una oportunidad para mostrarme que EFT podía revertir el dolor físico y la inflamación en muy poco tiempo) y estoy muy adolorida, sé que voy a estar bien…

Seguido de “he sido picada, pero elijo permanecer en calma.”

Había sentido una rápida constricción mientras la inflamación trataba de imponerse, así que atravesé rápidamente la sala de estar para pedirle a mi esposo que me llevara a emergencias. ¡No hubiera necesitado ir! El miedo intenso de sufrir deficiencias respiratorias y todo lo demás, se disipó rápidamente en el coche mientras hacía las rondas de tapping en los puntos usuales con las frases:

Aunque mi respiración está restringida, elijo permanecer en calma y sé que voy a estar completamente bien.
Aunque mi garganta se siente rígida y yo me siento asustada, sé que mi sistema inmunológico es fantásticamente fuerte…

Aunque es como tener un torniquete alrededor de mi cuello, elijo estar calmada y respirar apropiadamente, y acepto total y completamente cómo me estoy sintiendo.
¡Aunque estoy entrando en pánico! He sido picada por una avispa en la garganta, y no puedo ver ni sentir la lesión… No puedo ver el daño ni lo que está ocurriendo, pero confío en que mi sistema lo arreglará.

Duele y mi garganta se siente como engrapada, cada vez más rígida, pero asustada no voy a ser capaz de tragar o respirar adecuadamente. Una maldita avispa me picó. ¡Qué impresión! Y me tragué al dichoso bicho. ¿Qué es lo que va a pasar ahora? ¿Qué tal si no puedo respirar? Estoy asustada, no puedo ver ni hacer nada, pero sé que mi sistema inmunológico está trabajando todo el tiempo y está al 100 por ciento de su capacidad. ¡Mi respuesta inmune es fuerte, un 10 de 10!

Cuando llegamos al hospital, me condujeron a la sala de Accidentes y Emergencias, y me tomaron el pulso y la presión sanguínea. Entonces, me dejaron 30 minutos –¡¡¡no me clasificaron como ‘urgente’, porque mis signos vitales estaban normales!!! Me recosté en un carrito en la sala de espera y recibí miradas curiosos por el tapping y ¡porque iba vestida con ropa vieja y llena de pintura de la cabeza a los pies! Dándome cuenta de que ya estaba en el ‘sistema’ y que podía seguir sanándome a mí misma de la mejor manera en que pudiera, me enfoqué en el dolor remanente.

Lo que pasó desde el tapping en el coche es que todo el dolor en la parte posterior de la garganta había desaparecido, al igual que la ansiedad y la sensación de restricción. Sin embargo, mis omóplatos se sentían como si alguien estuviera tamborileándolos fuerte y dolorosamente. ¡Era casi bizarro!

Un médico llegó en ese momento, revisó dentro de mi garganta con una linterna y dijo que no podía ver nada, que quizá estaba muy abajo. Dije que me sentía bien y que quería ir a casa, pero insistió en que permaneciera en una sala contigua por una hora o dos, por la posibilidad de que hubiera una reacción retardada, es decir, ¡o estaba mintiendo acerca de que el asunto realmente hubiera sucedido, o la respuesta del cuerpo estaba por venir! Esperé, leí una revista, comí algo en el hospital y regresé a casa sintiéndome bastante bien. Hubo una ligera rigidez y aspereza en mi garganta al comer ciertos alimentos por un par de días, pero eso también pasó rápidamente. Cuando pienso en anteriores piquetes de avispa siendo niña, en el brazo, la pierna y la cara, no recuerdo que ninguno hubiera sanado tan rápidamente.

Si lo mismo sucediera ahora, no me tomaría la molestia de ir al hospital. ¡Sufrí menos molestias que con una rodilla raspada! Creo que la frase choque anafiláctico se ha alojado en algún lugar de mi mente, algo acerca de alguien que se muere.

Mi segundo milagro de EFT en mí misma, fue un invierno. Me sentí un poco mal al levantarme y, según bajé las escaleras, me sentí claramente mareada. Para cuando llegué a la cocina, sentí como que todo mi cuerpo fuera a colapsar, así que me preparé para una náusea profunda y posible vómito. Sólo me había desmayado/ colapsado una vez en mis 44 años, y eso a resultas de un exceso de alcohol, una insolación e intoxicación por alimentos como una irresponsable de 18 años.

Esta vez estaba consciente de una fuerte sensación de que todas mis funciones corporales se detenían, un desvanecimiento inminente; de hecho, pensé que iba a morir. Fue muy atemorizante. La casa estaba fría y yo, asustada. Me caí, golpeé mi cabeza contra el piso de mosaico y me quedé tirada por horas ya que estaba sola. En los pocos segundos que me tomó registrar: ¡Ay Dios, voy a desfallecer por completo, dejarme ir, colapsar, quizá hasta morir”, otra voz me dijo: “Haz tapping sobre eso, tonta, tal por cual”, así que lo hice:

Aunque todo está desapareciendo y estoy por desvanecerme…
Aunque estoy asustada de que voy a colapsar…
Aunque estoy perdiendo por completo el control…

Entonces, hice tapping alrededor de los puntos acostumbrados en:
Siento como que voy a colapsar. Estoy desvaneciéndome. Voy a enfermar violentamente y a colapsar, etc., y lo más increíble sucedió.

Las oleadas de parálisis/ desvanecimiento/ desmayo literalmente cedieron en segundos. Simplemente se movieron fuera de mí en vez de sobre mí. Sólo hice tapping por alrededor de 20 segundos máximo, y la sensación de colapso se fue POR COMPLETO. Me quedé ahí, fuerte, con las piernas ya no como gelatina, sintiéndome completamente repuesta. El único cambio físico fue que estaba cubierta de un sudor frío que sólo puedo atribuir a la respuesta fisiológica que repelió las toxinas físicas y emocionales. Tomé un vaso de agua y ya estaba absolutamente bien.

Describí el incidente después a una amiga, quien dijo que le parecía mucho al choque anafiláctico que sufrió con una intoxicación severa con alimentos. Todavía no tengo idea de qué fue lo que lo provocó, ya que había muchos factores estresantes en ese tiempo, con enfermedades serias en la familia y quizá mi mente estaba al límite. Cualquiera que haya sido la causa, me probé concluyentemente a mí misma el beneficio de usar EFT para primeros auxilios inmediatos.

Rosey

Traducido por Sandra Figueroa Sosa

InEnglish.gif