EFT acelera la recuperación de una conmoción cerebral y fractura de cráneo

Hola a todos,

La Dra. Tania de Winne de Bélgica aplicó EFT a su pequeña hija (en sustitución, en su mayor parte) luego de que ésta sufriera una grave conmoción cerebral y fractura de cráneo. Como verán, tanto los síntomas como el periodo de recuperación mejoraron muchísimo con EFT.

Por la Dra. Tania de Winne

Onna, mi niña de un año y medio de edad, se cayó de su silla alta el 8 de septiembre a la hora de la cena. Se fue directamente de cabeza contra el piso de losa. Al principio lloró gritando a todo pulmón, luego se puso adormilada y somnolienta, negándose a comer y a beber nada (aunque todavía no había comido). No se notaba, de inmediato, hinchazón alguna en su cabeza, sus pupilas permanecieron simétricas y no sangraba por las orejas.

Se durmió sentada derechita sobre mi regazo unas 2 horas. Como yo la estaba deteniendo, sólo podía darle tapping, en sustitución, mentalmente, y así lo hice. Le apliqué tapping con ‘este tremendo dolor de cabeza’, ‘mi cerebro conmocionado’, ‘mareo’, quiero que mi cerebro sane rápidamente recuperándome al 100%’.

Ella se despertó y empezó a jugar como si nada hubiese ocurrido. Pero aún se negaba a comer y a beber. Normalmente ella es una niña muy activa, que necesita dormir muy poco, pero esta vez le dio sueño de nuevo a la hora y media. Como ya casi era su hora de irse a la cama, la arropé, y me dispuse a pasar la noche levantándome cada hora a checarle sus signos vitales. Como ella me despertaba a cada hora de la noche con su llanto, me aseguré de que ella ‘sólo’ estaba conmocionada y de que no presentaba hemorragia alguna en el cerebro. Le apliqué tapping en sustitución durante la noche, y a la mañana siguiente ella estaba alerta, activa y con más apetito que nunca. En lugar de bastarle una siesta vespertina de aproximadamente una hora, ella necesitaba una siesta por la mañana y otra por la tarde de unas dos horas cada una, en señal de que todavía no se recuperaba totalmente de su caída, pero ¡vamos!, yo podría vivir con eso. Para el 11 de septiembre ella aún necesitaba un descanso de 2 horas, en lugar de una, durante el día, pero yo podría dejar las cosas así con tranquilidad.

Al otro día, sin embargo, mi esposo me telefoneó para decirme que ella había sentido como si una esponja gigantesca creciera en el lado izquierdo de su cabeza y que él le había hecho estudios de Rayos X y Tomografía Axial Computarizada (escáner TAC, el 13 de septiembre), que mostraban una gran fractura en el hueso parietal del cráneo, que llegaba justo delante de la arteria temporal, así como un enorme hematoma debajo de la piel.

Normalmente una fractura como esa toma unas seis semanas para sanar y aún tiene la fama de que no sana en absoluto. Yo seguí aplicándole tapping en sustitución: ‘Les ordeno a mis tejidos que absorban fácilmente esta sangre y este fluido’, ‘Ordeno a las células de mis huesos que formen nuevo tejido óseo y cierren la abertura’, ‘Me acepto a mí misma completa e incondicionalmente con esta hinchazón y esta fractura’ y para el 20 de septiembre la inflamación había desaparecido durante la noche. De acuerdo con el neurocirujano esto indicaba que la fractura debía estar sanando también. Como no queríamos exponerla innecesariamente a Rayos X, el control de Rayos X se programó para la 4ª semana (en lugar de la 6ª) para ver si EFT había acelerado la curación de la fractura (como había ocurrido con mi dedo gordo del pie).

Conclusión: la conmoción se alivió en 5 días en lugar de dos semanas, sin que ella tuviese que permanecer hospitalizada y aburrida en un cuarto oscuro todo ese tiempo. ¡Gracias EFT!

La gran inflamación desapareció en 10 días (sin medicamentos ni ungüentos ni pinchazos con agujas).

¿Y qué pasó con la fractura?

Un control de Rayos X que se tomó exactamente 4 semanas después de la caída mostraba que la fractura no se había extendido (poniendo en peligro de cortadura a la gran arteria que antes se mencionó) y que estaba sanando en forma normal. Así pues, tal vez EFT no aceleró el cierre de la fractura (¿o sí?) Sí comenzó el proceso de curación en una fractura que tiene fama de no sanar en modo alguno y, definitivamente, produjo una mejoría en los síntomas de una conmoción grave en un periodo de tiempo sorprendentemente corto.

Dra. Tania de Winne

Traducido por Francisco Murillo Domínguez

InEnglish.gif