EFT ayuda a Terrie a recuperarse de su trauma cerebral

Este artículo personal de Terrie Stieferman debe ser leído si quieres evidencia de la ayuda de EFT en casos que parecieran imposibles. Después de recibir muchos beneficios sanadores para el trauma cerebral, Terrie luego dice, “Sin embargo, mientras he estado escribiendo este artículo, me doy cuenta que he recibido unos beneficios adicionales sorprendentes que no me había dado cuenta eran resultados de EFT. Por primera vez en mi vida me encanta hablar a grupos de personas, mientras antes siempre me permanecía en el fondo. Amo cantar, pero en el pasado sentía tanta ansiedad que mi cuerpo se sentía congelado. Tengo un letrero en la casa que dice “Canta como si nadie escuchara” y ahora lo hago en público. EFT me ha permitido recibir aquella “trasplante de cerebro” que yo había pedido.”
Por Terrie Stieferman

Hola Gary,

Quisiera compartir con tus lectores cómo descubrí EFT en un momento crucial de mi vida.

En diciembre de 2002 mi esposo, Mike y yo salimos de Atlanta rumbo a St. Louis en coche para nuestra visita anual a su papá. Después de manejar una corta distancia, paramos en un restaurante para desayunar. Recuerdo bajarme del coche para empezar a caminar hacia el restaurante. Mi siguiente memoria consciente es de estar dentro de una ambulancia totalmente confundida, desubicada, y con dolor espantoso en el costado izquierdo de mi cabeza.

El paramédico de la ambulancia que estaba a mi lado me dijo que me llevaban con urgencia al hospital. Dijo que me había resbalado en el “hielo negro” y que tenía una herida en mi cabeza. Mike había estado caminando detrás de mí. Me vio resbalarme e intento agarrarme. Pasó demasiado rápido para que él pudiera impedir mi caída. Caí de espaldas, y luego mi cabeza golpeó el pavimento. ¡En un instante este accidente cambió mi vida!

Después de llegar al hospital más cercano, fue determinado que había hemorragia dentro de la cavidad cerebral y que me tendrían que desplazar a otro hospital para una cirugía. Durante mi corta estancia en ese hospital mi personalidad parecía estar cambiando de una manera muy desagradable. Me sentía muy agitada y empecé a usar lenguaje inapropiado con el personal del hospital que me atendía. Mike estaba evidentemente alarmado y tenía una mirada de preocupación en su cara. Un doctor le dijo suavemente que mi comportamiento extraño era debido al trauma cerebral. Después de ser trasladada a otro hospital y ser sometida a prueba adicionales, encontraron que la hemorragia había parado y que la cirugía no era necesaria. Sin embargo, esto fue tan solo el inicio de mi pesadilla personal.

El proceso arduo de mi terapia empezó. Fui paciente externo regular del Centro Shepherd de la Columna Vertebral aquí en Atlanta donde se maneja Rehabilitación de Heridas a la Médula Espinal y Trauma Cerebral. Me hicieron pruebas con más medicamentos que quisiera recordar. Empecé fisioterapia para mi equilibrio y manera de andar. Tuve sesiones regulares de terapia cognitiva para la concentración mental y atención, la memoria, y estallidos de enojo. Mi coordinación motriz no funcionaba correctamente. Me sentía inestable y con mareos cuando caminaba y a veces las cosas se caían de mis manos. También tenía dificultad para encontrar palabras sencillas e identificar imágenes, como por ejemplo no recordar el nombre de una ardilla que corría por mi jardín. Me volvía enojada y llorona cuando no podía recordar ciertas palabras, lo que hacía aún más difícil recordar la palabra. Estaba extremadamente deprimida y me sentía muy inadecuada en todas las áreas de mi vida.

Avanzar hasta 2006. Habiendo sido dueña de una tienda de alimentos naturales, buscando siempre maneras alternativas de sanar, “accidentalmente” encontré el sitio de EFT de Gary Craig una noche. De inmediato estuve intrigada y me quedé despierta hasta la madrugada, leyendo afanosamente las historias de cómo EFT había cambiado la vida de las personas. En un instante sentí intuitivamente un destello de la esperanza que hace mucho había desvanecido. Sabía que mi proceso de sanación estaba a punto de acelerarse.

Empecé a aprender y practicar EFT después de pedir los DVDs. Tomé unas clases locales de EFT, fui a un taller en Texas, y luego asistí a un entrenamiento con Carol Look. Las sesiones de fisioterapia y terapia cognitiva parecía que no iban a ningún lado, y entonces las paré y me enfoqué en EFT. Conforme aumentaban mis habilidades en EFT, la mejoría en mi bienestar aumentaba también. Aquí hay algunas de las frases preparatorias que utilicé cuando empezaba a usar EFT para trauma cerebral:

Aun cuando mi vida ahora se siente como que estoy viviendo en un infierno sobre la tierra –estoy dispuesta a creer que puedo aprender a amar y aceptarme –porque en este momento ¡no lo siento!
Aunque he contemplado cómo podría terminar con mi vida –me acepto justo como estoy.
Aun cuando estoy teniendo horribles jaquecas y dolor en todo mi cuerpo –he aprendido que puedo aliviar el dolor haciendo tapping.
Aunque me siento enojada con todo el mundo –y especialmente con mi cerebro –estoy dispuesta a creer que puedo tener sanación total.
Aunque siento como una persona diferente de cómo me recuerdo antes del accidente, profunda y completamente me amo, me honro y me acepto justo como estoy.
Aunque siento como si estoy en un estado de ensueño la mayor parte del tiempo…
Aunque siento que los doctores simplemente están haciendo experimentos conmigo con toda su variedad de medicamentos –puedo escoger ver esto de una manera más positiva.
Aunque siento que tengo los cables deshilachados en mi cerebro y está definitivamente dañado –sé que el cuerpo humano tiene un gran potencial para sanarse.
Aun cuando objetos que levanto se deslizan de mis manos y caen y se rompen en el suelo –elijo creer que esto sólo es una interrupción temporal y que mañana las cosas serán mejores en mi vida.
Aun cuando me esfuerzo tanto por recordar las cosas, y cuando no las recuerdo me siento verdaderamente estúpida –elijo relajar la auto-crítica y creer que cada día estoy mejor.
Aunque quiero poder escapar a través del sueño y mi cuerpo rehúsa ayudarme –elijo empezar a enviar amor a mi cuerpo para acelerar mi sanación.
Aun cuando quisiera deshacerme del cerebro que tengo y poder recibir un trasplante, me siento optimista acerca de mi sanación, porque me estoy haciendo reír cuando formulo esta declaración.

Me aventuré a enseñar una clase semanal grupal de EFT, lo que contribuyó aun más a mi sanación, además de la de muchas otras personas. He estado facilitando mi clase grupal ahora por casi dos años. Mirando hacia atrás en mi vida, es alentador ver los cambios positivos que han ocurrido desde mi introducción a EFT. Aquí hay algunas de las áreas donde he experimentado resultados excelentes por aplicar EFT:

Jaquecas: Después del accidente, tenía jaquecas que duraban días –con alivio de tan solo uno o dos días. Ahora si siento el apretón en mi cabeza, lo que delata el inicio de una jaqueca, empiezo a hacer tapping. A veces no se para por completo, pero el tapping la ralentiza. Hacer tapping diaria también ayuda a ahuyentarlas. Tengo confianza en que entre más descubro aquellos asuntos de raíz –más pronto experimentaré la ausencia total de jaquecas.

Pesadillas: Frecuentemente durante la noche, Mike me despertaba porque había estado gritando por una pesadilla. Me acuerdo una situación inquietante mientras estábamos de vacaciones con miembros de la familia un verano. Me desperté gritando durante la noche e inmediatamente me sentía avergonzada, porque el ruido evidentemente despertaba y preocupaba todos los que dormían. Me quedé despierta después con miedo a dormir por temor a molestar otra vez a alguien. Cuando aprendí EFT, esta técnica ayudó a desvanecer las pesadillas.

Aun cuando temo quedarme dormida en la noche porque molestaré a la casa con mis gritos durante la noche, elijo relajarme y enviar amor a la parte asustada de mí que despierta gritando. Me amo y me acepto completamente y sé que mi cuerpo está en un proceso de sanación. ¡Estoy bien justo como estoy ahora! Hoy, ya no me acechan las pesadillas.

Depresión: La depresión debilitante en la que había estado sumergida se cansó de pasar el tiempo conmigo. Decidió un buen día “empacar sus cosas” y marcharse –probablemente magullada por tanto tapping. ¡Que día tan jubiloso fue ése para mí!

Enojo: A veces mi cuerpo se cargaba de enojo. Tenía estallidos de rabia donde aporreaba la mesa con mis puños sintiendo rabia absoluta. Ahora cuando viene el enojo lo desaparezco con tapping. A veces es tapping “mental” si hay otros presentes. De cualquier manera, el tapping se enfoca en cómo me quiero sentir y toda esa hostilidad se evapora. El “perder los estribos” también decidió marcharse.

Memoria: A veces todavía hay momentos en el tiempo que no puedo recordar y tiendo a sentir ganar de llorar cuando eso ocurre. Sin embargo, estas situaciones ocurren cada vez menos en mi vida ahora. Cuando el enojo, depresión, pesadillas y jaquecas disminuyeron, mi memoria empezó a regresar junto con otras mejorías. Mi memoria ha mejorado al menos 90% -y por eso estoy muy agradecida.

Es aun más asombroso darme cuenta que de muchas maneras las cosas están incluso mejores que antes que me caí. Originalmente había anhelado “regresarme en el tiempo” a la persona que era antes del accidente. Sin embargo, al estar escribiendo este artículo, me doy cuenta que he recibido algunos premios sorprendentes que no me había dado cuenta eran resultado de EFT. Por primera vez en mi vida realmente amo hablar en público; antes siempre permanecía a salvo en el fondo. Me encanta cantar, pero en el pasado sentía tanta ansiedad que mi cuerpo se sentía congelado. Tengo un pequeño letrero en la casa que dice: “Canta como si Nadie Escuchara” y ahora lo hago en público. EFT me ha permitido recibir ese “trasplante de cerebro” que pedía.

Gary, “Mi copa está rebosando”. Gracias por todo lo que has hecho al permitir a tanta gente tener acceso a este modo poderoso de sanación. Digo con humilde aprecio que estoy tan agradecido que encontré tu sitio web aquella noche.

Con mucho agradecimiento,
Terrie Stieferman

Traducido por David MacKay

InEnglish.gif