Tapping en sustitución alivia las secuelas de un esguince en un niño de 4 años.

Aquí tenemos un artículo muy útil de Elaine Nitz donde ayuda a un pequeño niño que tenía un bloqueo mental para abrir su mano. Ella dice: “A la mañana siguiente, cuando se despertó, bajó las escaleras con la mano arriba y sus dedos muy abiertos. El estaba sonriendo. “¡Mira, Elaine! ¡Abrí mi mano sin ningún esfuerzo!” “¡Fantástico!” respondí! ¡Buen trabajo!” Mi hermana dijo que él no tuvo problemas para abrir su mano después de eso.”


Por Elaine Nitz

Un pequeño niño de 4 años llamado John (no es su nombre real) estaba pasando una temporada en casa de mi hermana. El adoraba jugar con todo tipo de pelota, y un día se hizo un esguince en la mano mientras jugaba a atraparla. Era un esguince algo severo, y era doloroso para él abrir la mano, especialmente luego que se despertaba en las mañanas.

Mi hermana y su familia vinieron a visitarme unas 6 semanas después del incidente, y él seguía teniendo dificultades para abrir su mano al iniciar el día al levantarse.

Hacía tiempo que la mano había sanado físicamente. Sin embargo, ahora él estaba con miedo a que le doliese al intentar abrirla. Por lo tanto, todas las mañanas, a mi hermana le tomaba varios minutos animarlo a poner las yemas de sus dedos sobre la mesa hasta que el pudiese abrirlo plenamente presionando con la otra mano.

La primera mañana de su visita, John y yo estábamos sentados en la mesa de la cocina. El tenía su mano recogida sobre una pelota, y la sostenía con la otra mano, como si la estuviese protegiendo. Decidí intentar EFT para ver si esto hacía alguna diferencia para él.

Le dije que iba a hacer tapping en mí misma, y le consulté si quería imitar lo que hacía. Me dijo que no, por lo que le pregunté si me permitiría hacerle tapping a él. Tampoco quiso esto. Sin hacerme mayores problemas, hice tapping sobre mí en sustitución por él. Mientras lo miraba, dije:

Soy John, y aún cuando tengo miedo que me duela MUCHO la mano cuando lo abra, sigo siendo un buen chico.

Soy John, y aun cuando realmente estoy atemorizado porque mi mano me va a doler cuando intente abrirla, soy un buen chico, y Nana y Poppa y Elaine me aman.

(Nana y Poppa son los nombres que el usaba para mi hermana y su esposo.)

Soy John, y aun cuando tengo mucho, mucho miedo que mi mano me duela TANTO como todas las veces cuando intento abrirla, está bien y soy un buen chico. (Su rostro se iluminaba cada vez que decía “Soy un buen chico”).

Co (Coronilla): Soy John, y realmente tengo miedo que mi mano me duela.
CE (Ceja): Soy John, y realmente me duele mucho cuando trato de abrir mi mano.
LO (Lado del Ojo): soy John, y tengo miedo que mi mano realmente me duela cuando la extienda, por eso no quiero abrirla.
BO (Bajo el Ojo); Soy John, y no quiero abrir mi mano.
BN (Bajo la Nariz): Soy John, y tengo miedo que me duela mucho.
BL(Bajo los Labios): soy John, y estoy atemorizado de extender mi mano.
Cl (Clavícula): Soy John, y no quiero abrir mi mano porque me va a doler MUCHO.
BB (Bajo el Brazo): Soy John, y tengo miedo de abrir mi mano.
BT (Bajo la Tetilla): Soy John, y tengo miedo que me duela.

Co: Soy John, y quizá pueda tratar de abrir mi mano, aunque sea un poquito.
Ce: Soy John, y quizá no me duela tanto.
LO: soy John, y quizá mi mano pueda estar bien.
BO: Soy John, y creo que mi mano va a estar bien.
BN: Soy John, y voy a tratar de abrir mi mano.
BL: Soy John, y realmente es fácil abrir mi mano.
Cl: Soy John, y mi mano no me duele ni un poquito.
BB: Soy John, y es tan fácil abrir mi mano.
BT: Soy John, ¡y mi mano se siente muy bien!

En este punto me detuve y le pregunté si quería tratar de abrir su mano. El dijo que todavía no, así que repetí la secuencia de arriba.

Cuando terminé en la segunda vez, al preguntarle nuevamente si quería intentar extender la mano, él puso la yema de los dedos sobre la mesa. Luego, suave y fácilmente presionó la palma contra la mesa con su otra mano. La sorpresa se reflejaba en su rostro. Le pregunté si dolía, y me dijo que no.

“A la mañana siguiente, cuando se despertó, bajó las escaleras con la mano arriba y sus dedos muy abiertos. El estaba sonriendo. “¡Mira, Elaine! ¡Abrí mi mano sin ningún esfuerzo!” “¡Fantástico!” respondí. “¡Buen trabajo!” Mi hermana dijo que él no tuvo problemas para abrir su mano después de eso.

Elaine Nitz

Traducido por Rocío Hoshi

InEnglish.gif