Uso de EFT para ayuda en fisioterapia

La Terapia física luego de un accidente o enfermedad es a menudo un proceso para aliviar el dolor que se extiende a semanas o meses. Sin embargo, ello no es necesario cuando EFT se aplica en forma apropiada. CJ Poutinen de Nueva Cork, una escritora por cuenta propia (no una terapeuta) ha aplicado su habilidad con EFT a Irene, una mujer de 55 años de edad, con grandes secuelas luego de un accidente automovilístico y describe los sorprendentes detalles mas abajo. Los resultados han sido tan dramáticos que la Fisioterapeuta de Irene adujo que el proceso ha… “resumido semanas de terapia física en dos días.”
Por CJ Puotinen EFT-ADV

Querido Gary,

Hace cinco meses, Irene de 55 años de edad fue atropellada por un camión. Que la dejo con moretones en la costilla, contusiones, le hizo añicos la cadera izquierda, y le rompió el fémur. Perdió la mitad del volumen de su sangre y no se esperaba que sobreviviera. La cadera le fue reparada a través de cirugía con un mango de acero inoxidable, tres pinzas y tornillos. Una semana luego del accidente ella fue enviada a un centro de rehabilitación, y tres semanas después fue trasladada al Centro de Rehabilitación y hogar de reposo Manor en Suffern, Nueva York.

Mi esposo y yo somos voluntarios en el Hogar de reposo, que fue la forma en que conocimos a Irene. Cuatro meses luego del accidente mencioné que enseño en seminarios de EFT. Ella se sintió curiosa e interesada. Como ella no podría asistir me ofrecí a darle un curso rápido.

El lunes siguiente a la noche, me encontré a Irene y otra mujer en un recinto privado en el Hogar de reposo. Primero les enseñe el protocolo básico (incluyendo hacer tapping en la cabeza) como parte de un ejercicio de respiración. La amiga de Irene quedó sorprendida en como su respiración mejoró y se hizo mas profunda. Pero Irene, una mediadora con experiencia y acostumbrada a la respiración profunda, no noto la diferencia. Les sugerí que intentáramos un ejercicio de estiramientos. Irene eligió experimentar con su pierna izquierda, explicando que cuando estaba acostada de espalda no la podía alzar en absoluto. Su fisioterapeuta quería que ella ejercitara esa pierna, pero no se movía. Le pregunté si le gustaría acostarse en la cama para hacerlo y ella dijo que reclinando la silla de ruedas produciría los mismos resultados. Ella se deslizo a una posición diagonal de 45 grados y pudo levantar su pierna izquierda unas cinco pulgadas.

Las tres hicimos tapping juntas en el punto karate diciendo…
• Aunque mi pierna esta atascada y no se mueve…
• Aunque me sienta aterrorizada de quedarme varada aquí por el resto de mi vida porque mi pierna no pueda moverse…
• Aunque mi inmovilizada pierna me mantiene a mi inmovilizada en esta silla de ruedas, yo me amo y perdono. Aunque mi pierna inmovilizada me mantiene en esta silla de ruedas, me amo y me perdono, le perdono a todo aquel que tenga que ver con esta situación en la que me encuentro, y elijo dejar ir esta restricción y disfrutar de mi fuerte pierna izquierda.

Luego de tres rondas de tapping en los puntos de la cabeza y el torso, primero utilizando la frase “pierna inmovilizada”, luego en la segunda ronda “pierna fuerte”, luego alternando entre “pierna inmovilizada” y “pierna fuerte”, ella se volvió a acostar para tratar nuevamente. Esta vez su pierna izquierda subió dos a tres pulgadas más alto.

Esto era un progreso, pero su descontento era evidente. Le pregunté, “¿Qué es lo que restringe tu movimiento?” Y ella me contesto, “El dolor.”

Así que hicimos tapping en el dolor, esta vez moviéndonos con más rapidez entre las frases construidas y los puntos de tapping. Luego de unos minutos de tapping ella se volvió a acostar para intentarlo nuevamente. Su pierna izquierda se levantó despacio hasta la altura que había alcanzado la primera vez, luego hasta donde quedo luego de la primera sesión, luego arriba de su cintura, luego pasando el nivel de su hombro, finalmente mas allá del nivel de su cabeza, hasta que finalmente apuntó en forma derecha hacia el techo.

Asustada ella bajo su pierna, se sentó y pregunto, “¿pasó eso realmente? Le aseguramos que sí. Ella se reclinó nuevamente y subió su pierna hasta el techo unas seis u ocho veces. Luego ella se sentó y se deshizo en lágrimas. “Fue un momento asustador” ella dijo. “Yo realmente me asusté, fue tan inesperado. Sencillamente es algo que no se puede hacer si tiene una lesión tan seria y reciente como ésta”
Les di a Irene y su amiga el seminario como una dadiva, incluso una carta de los puntos de tapping que les ayudara a recordar la secuencia.

Dos semanas después, Irene reportó, “ ¡EFT hizo la gran diferencia! Cuando hice tapping, sentí mi pierna liviana como una pluma. No tengo ya ese horrible sentimiento de pesadez, y ya no hay dolor. Todavía no puedo creerlo. Las veces que escuche sobre los milagros siempre fui escéptica, pero me sucedió a mí, así que no puedo ignorarlo. Todavía intento comprenderlo.”

Luego de hacer tapping, Irene puede movilizar su pierna hacia arriba, tanto acostada como sentada. “La habilidad para alzarla alta”, ella dice, “dura aproximadamente media hora. E inclusive después el dolor no es mucho. Toma otra hora para que el dolor vuelva, y tan pronto como sucede empiezo a hacer tapping de nuevo.”

Irene progresó de estar gran parte del día sentada en una silla de ruedas, a caminar varias veces al día con un caminador. “lo he estado haciendo tan bien”, dice ella, “que mi fisioterapeuta decidió que era tiempo de que empezara a caminar con ayuda de un bastón de cuatro patas.

Este es un bastón con cuatro patas firmes para mantener el balance. Lo intenté pero fue muy doloroso. Terminé tan sudada que mi ropa estaba hecha sopa y todo mi cuerpo temblaba. Hasta ese punto no había compartido mi experiencia de EFT con mi fisioterapeuta.

Este es mi problema y quiero mi privacidad. Pero en mi segundo día con el bastón de cuatro patas, que fue ayer, el dolor era tan intenso que interrumpí la sesión y le dije a Ivan que quería hacer un experimento. Le dije que me ignorara por un minuto porque iba a parecer tonta y sonar tonta, pero que me dejara hacer lo mío. El dijo Ok y espero en forma cortes mientras yo hacia tapping sobre como odiaba el dolor, el dolor es terrible, el dolor limita mi habilidad de caminar, quiero que el dolor desaparezca. Luego hice una frase totalmente positiva acerca de cómo estoy libre del dolor y voy a caminar con el bastón.

Luego en la tercera ronda lo alterné de ida y de venida. La última cosa que dije fue que aunque tuve este dolor, lo puse en tiempo pasado, me amo verdadera y profundamente, y aunque el dolor vuelva, me acepto, me perdono, y perdono a todo aquel que tenga que ver con este dolor. Dije que quiero liberarme de este dolor y que me voy a liberar de este dolor, me estoy liberando, se ha ido. Luego me levante”

– En este punto Irene empezó a llorar y explicó que su progreso es todavía un problema emocional – “me levanté, y empecé a caminar con el bastón, grandes pasos. Le pregunté a Ivan si él me podía ver dando esos gigantescos pasos, y sus ojos se abrieron enormemente. El tenía una sonrisa enorme en el rostro, y preguntaba, “¿Que hiciste?” ¿Que hiciste?”. Yo dije: “¡estoy caminando con un bastón!”

Cuando empiezas a hacer esto, ella explica, tienes que poner el bastón de cuatro patas en el suelo, seis pulgadas adelante tuyo. Luego mueves la pierna que duele mientras te sostienes en el bastón, y luego mueves la pierna que está sana. Es como aprender a caminar de nuevo. Hoy, antes de caminar con el bastón, hice tapping, y no sólo di pasos normales, sino que fui mucho mas allá en el curso de la terapia. No tuve que poner abajo el bastón primero, luego la pierna mala, luego la pierna sana. Pude alzar el bastón y la pierna enferma a la vez, dar un paso, y luego continuar con la pierna sana. Camine 200 pies, por lo cual Ivan dijo que se resumió semanas de fisioterapia en dos días.

Irene dijo que ella no terminaba de sorprenderse de lo bien que funciona EFT. Es tan fácil de hacer que ella le enseñó a otras personas. Una de sus amigas en el Centro de Recuperación, que también está en silla de ruedas, no podía alzar su brazo a la altura del hombro. “Hicimos la serie completa y ella levantó su brazo por encima del hombro,” dijo Irene. “El incremento del estiramiento la sorprendió, pero lo que la asombro fue el hacerlo sin dolor. Luego le dije que alzara su pie, lo cual ella apenas podía hacer, alzándolo unas tres pulgadas del piso. Hicimos otra secuencia de tapping y ella alzó su pie más arriba de tres pies. Ella quedó pasmada. No lo podía creer”.

El terapeuta de Irene le había advertido de que ella nunca volvería a tener toda la fuerza o movilidad de su cuerpo. “¡hah!” dijo ella. “¿Que saben ellos? Estoy decidida a dejar este lugar sin un bastón, un caminador, o silla de ruedas y gracias a EFT, lo voy a hacer mucho más rápido de lo que cualquiera pueda esperar.

EFT le dio a Irene otros beneficios inesperados. “En 1995, yo quedé discapacitada, explica ella, “y no pude volver a trabajar. Tuve varias cirugías abdominales y me crecieron adhesiones como fuego salvaje. Muchas de las cirugías fueron para remover las adhesiones pero las mismas volvían siempre. Ellos movieron de lugar mis órganos a lugares donde no pertenecían, ellos se envolvieron a si mismos alrededor de mi intestino y mi estomago. Y como resultado yo estaba con constantes dolores. La morfina era lo único que ayudaba así que por años estuve con constante dosis de morfina para aliviar el dolor. Mi vida era muy estresada, pero luego de un tiempo el estrés cesó y pude dejar la morfina. Todavía tenía dolores pero podía relajarme más y aprendí a soportar el dolor. Lo continúo aun pero ahora hago tapping sobre el dolor en mi pierna y mi cadera, los otros dolores desaparecen también. No había pensado acerca de ello así que ni siquiera pensé hacer tapping sobre ese otro dolor, pero ese otro dolor ha desparecido.

El seguimiento—1 mes después.

La historia de Irene ha intrigado a un productor de un programa de cable con acceso público y él mismo está agendando una entrevista con Irene para un programa acerca de EFT. Mejor que él lo haga rápido. Gracias a EFT la estadía de Irene en el Centro de Rehabilitación ha sido acortada considerablemente. Ella ya no utiliza el caminador o el bastón de cuatro patas, paso a un bastón normal y espera caminar sin él muy pronto. Es más, la administradora del Centro de Rehabilitación, Ramapo Manor, Marsha Squires, me solicitó que condujera algunos talleres de EFT para los residentes del lugar y sus familiares, así como para el personal del lugar. Probablemente haya cientos de problemas sobre los cuales hacer tapping pero los temas comunes para los residentes incluyen, dolor físico, movimiento limitado, depresión, frustración, rabia, ansiedad y estrés. Nosotros denominamos a EFT una actividad (eso es, un evento especial), lo cual puede ayudar a tener una mayor audiencia.

Una semana mas tarde…

Su progreso dejó atónito a su fisioterapeuta así como a todos los demás. Ella ahora camina muchos metros de una sola vez sin ningún tipo de apoyo (no apoyándose en nada, sea bastón o caminador). Como resultado de la lesión, su pierna izquierda es más corta que la derecha, así que ella usa sandalias con diferente grosor en la plata para igualar ambas piernas. Ella ahora está haciendo tapping para que su pierna izquierda crezca de nuevo hasta alcanzar la misma altura que su pierna derecha. ¿Por qué no?

CJ Puotinen, EFT-ADV

P.D. Querido Gary,

Como sabes, mi marido y yo somos bailarines de salón, y todos los jueves a la noche bailamos en el Centro de Rehabilitación Ramapo Manor. Irene nunca pierde una sesión, y desde la primera vez que la vimos, ella ha estado soñando con bailar con Joel. ¡Bien, esta noche ella lo ha hecho!

Ella nos contó luego que tuvo un día bastante agitado. Su hija la llevó a almorzar a un restaurante, lo cual fue ya una gran tarea. Luego tuvo un entrenamiento físico intenso. Al tiempo que llegamos ella estaba cansada y con dolor. Pero la música le llegó, y cuando Joel puso una rumba suave y le ofreció la mano, ella empezó a hacer tapping, tapping con EFT que no es tan solo hacer tap con los pies. Luego de un minuto ella ya no tenía dolor y podía caminar con una pequeña ayuda de su bastón en sus brazos. Lo próximo que supimos es que ella estaba bailando. Esto fue muy excitante y muchas enfermeras corrieron a verlo. Irene ama bailar y lo demostró. Ella prácticamente no utilizo el bastón, solo un poco para obtener equilibrio, y pasó un momento maravilloso. Sólo me queda agregar esta feliz acotación. “No pasará mucho tiempo antes de que ella baile fuera del Centro de Rehabilitación”.

Los mejores deseos.
CJ

Traducido por Sonnia Arzamendia

InEnglish.gif