EFT ayuda a una clienta a superar rápidamente una fobia a los caballos

Estimados lectores:

En este artículo Sara Bern nos cuenta cómo trabajó con una cliente para superar un miedo a los caballos que tenía de toda la vida, cuyo origen era desconocido.

La consultante, Susanne, resolvió rápidamente el problema de modo que fue capaz de unirse a la actividad favorita de su hija, que tiene que ver con estar con caballos, algo en lo que ella nunca había participado.

- Stephanie M.

Por Sara Bern

Traducido por Irma Aguilera Polvin, con permiso de EFTUniverse

En ocasiones nos encontramos con personas en cuyas vidas podemos hacer una gran diferencia, aún en lugares y circunstancias inesperadas. Un adorable domingo por la tarde, mientras estaba en los establos observando a mi hija durante su clase de equitación, no sospechaba que tendría una sorprendente experiencia ayudando a alguien a superar una fobia a los caballos.Resultado de imagen para miedo a los caballos  ansiedad

Esperando en el café con vista a los jardines, inicié una conversación con otra madre, Susanne, quien se encontraba sentada a mi lado y casualmente dije que podríamos acercarnos a los caballos después de la lección de nuestras hijas. En ese momento me dijo que eso lo tenía que hacer su marido ya que ella les tenía terror a los caballos. Por alguna extraña razón, ella tenía esta fobia a los caballos desde hacía mucho tiempo. Era imposible para ella ir a las caballerizas, salvo que estuviera segura que los caballos estuvieran dentro de ellas y amarrados en forma segura.

Lo tomé como una oportunidad de poder ayudar y le ofrecí realizar EFT para su fobia. Afortunadamente ella estuvo abierta a la idea y el día jueves de esa misma semana tuvimos la sesión.

Tapeamos numerosos episodios del pasado y sentimientos relacionados con caballos y Susanne fue capaz de eliminar rápidamente todas las emociones en las que trabajamos. Como es importante chequear que no queden emociones sin resolver y que puedan aflorar nuevamente, le manifesté como por casualidad que mi hija había regresado a casa y había amarrado sus caballos en la escalera justo afuera de la sala de consulta. Sus ojos se abrieron con incredulidad y volvió a sentir miedo.

Nuevamente hicimos Tapping para bajar la ansiedad que había reaparecido y ella se dio cuenta que no había nada que temer ya que los caballos estaban amarrados, le dije que uno de los caballos se había soltado y estaba parado pastando por donde ella tenía que pasar para ir a buscar su auto. Ella manifestó que no había problema ya que el que se había soltado era el pequeño pony. Entonces le dije imagina que ambos caballos, incluyendo el más grande, se soltaron y están caminando por el parque. Ella nuevamente se puso mal y tapeamos nuevamente el exceso de emociones.

El domingo siguiente en los establos, la vi entrar mientras yo ayudaba a mi hija a asistir a un caballo que estaba asustado, por lo que no tenía tiempo de brindar ayuda a mi cliente.

Afortunadamente, ¡comprobé que no era necesario! Por el rabillo del ojo, pude ver que ella estaba tapeando un punto de Tapping mientras miraba toda la actividad de la que previamente ella estaba impedida de participar.

Fue capaz de pararse en el lugar donde estaban pasando los caballos que iban camino de la casa donde se hacen las clases de equitación. Esta era la primera vez que ella era capaz de estar en las caballerizas con los caballos caminando alrededor.

Luego me uní a Susanne en la puerta de la casa donde se realizan las clases de equitación. Ella me manifestó que todavía sentía un poco de ansiedad, pero sólo en un nivel razonable. De hecho, estaba mucho más motivada para acercarse a encontrar a su hija después de la lección y darle una manzana a su caballo.

Efectivamente, ella fue capaz de ir conmigo a felicitar a su hija después de la lección y dio al caballo, Barbie, una manzana. Barbie tuvo una gran dificultad para agarrar la mitad de la manzana y presionó fuerte sobre su mano, por lo que la manzana cayó al suelo. Rápidamente la recogí antes de que Susanne se arrepintiera, la trocé en trozos pequeños la puse en sus manos y la animé a que se las diera. Ella sostuvo su mano y la mirada firme, y pese a su ansiedad le dio a Barbie una rebanada tras otra hasta que el caballo consumió toda la manzana.

Después de eso Susanne me envió el siguiente mensaje de texto:” “Gracias, gracias, Sara. Absolutamente increíble, que sensación... nunca habría imaginado que podría dar una manzana a un caballo...”

¡Fue un notable y rápido cambio! Me siento muy honrada de haber tenido la oportunidad de participar en una increíble experiencia de ayudar a mejorar la vida de otra persona- una notable y rápida mejora en la calidad de vida.

Susanne ahora me dice: A pesar de que tengo un profundo respeto y aún me siento asustada cuando los caballos hacen movimientos imprevistos, ya no estoy dominada por el miedo. Ahora puedo participar de la pasión de mi hija, de una manera que nunca fui capaz anteriormente. ¡Estoy inmensamente agradecida! Ahora hasta puedo ir a la caballeriza de Barbie con mi hija.

El último reporte que me envió Susanne:

“Hola Sara, debo compartir algo contigo. Hoy fui en bicicleta a los establos. Tuve que tomar una vía elevada, lo que no me hizo sentir muy bien. Pero la pasé sin problemas visualizando que estaba tapeando mi punto favorito de EFT. Después, ayudé a mi hija a cepillar su caballo durante el día (era Verona, un caballo que tiene el horrible hábito de frotar sus dientes en su bozal, haciendo un sonido horrible). ¡Fue un gran desafío para mí! Eres maravillooooosa ayudando a personas :-) :-) :-) ¡La vida es fantástica! :-) :-)”


Leer otros artículos sobre Fobias y miedos