Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

¿EFT curó el Lupus?

Malcolm Ruddock del Reino Unido llevó a cabo una investigación en el internet en relación con la causa del lupus (SLE) de su amiga de Taiwán. No logró encontrar la forma de curación, ni las causas. Así que trató exitosamente los problemas emocionales de su amiga mediante EFT y, un mes más tarde, ella le escribió una carta diciendo que “¡…su doctor había efectuado un análisis sanguíneo y no pudo encontrar ningún rastro de SLE!” Por favor consulten a su médico para cualquier problema de salud.
Por Malcolm Ruddock

He estado usando EFT desde 1997, como consejero de medio tiempo, y he trabajado por mi cuenta como hipnoterapeuta/ entrenador en PNL desde 2002.

Tengo una amiga de Taiwán que se llama L, quien ha estado en contacto conmigo y me ha visitado.

Aún cuando el inglés de L es limitado y el chino que yo hablo lo es aún más, hemos podido comunicarnos. Cuando L vino a visitarme en Julio ella estaba bastante cansada y dijo que le habían diagnosticado SLE –comúnmente llamado lupus. El doctor le había dicho que tal vez tendría lupus por el resto de su vida.

Sabía que la infancia de L había sido bastante traumática y que ella había sido adoptada cuando tenía tres años de edad. L estaba muy familiarizada con los meridianos de energía y usaba un masaje chino que emplea la acupresión. L también sabía que yo utilizaba EFT en mi trabajo.

Le expliqué que el lupus podría haber sido causado por el estrés sufrido en su infancia por lo que sugerí llevarla a través de un proceso de re-visitar los traumas infantiles y hacer tapping en sus puntos de EFT para que cada recuerdo pudiera ser limpiado, hasta que ella no se estresara al pensar en ellos.

Esta explicación requirió algo de trabajo de su parte para entender lo que yo quería decir, y por mi parte, para saber que lo había comprendido. Una vez que el entendimiento fue logrado, empezamos. Le sugerí la afirmación: “Amo a L aún cuando siento…” (la emoción) y entonces hicimos tapping mientras yo decía la emoción y ella repetía mis palabras. Le pedí a L que cerrara sus ojos y volviera a la edad de tres años, cuando se separó de su madre. Le pregunté que si sentía algo de estrés al ver a su madre y al dejarla. L dijo: “Siento tong”. (Yo sabía que “tong” significaba dolor.) Le pregunté: qué tan grande es tu tong, donde 10 es fayt hen hau tong (el dolor más grande) y 0 es mayo tong (sin dolor). L dijo: “10 tong”.

Usando la afirmación: “Amo a L aún cuando tengo fayt hen hau tong”. Mientras tanto ella masajeaba su punto de dolor, tres veces, y entonces hicimos tapping en la Ceja, LO, BO, Clavícula, BB, 8ª. Costilla, punto karate, dorso de la mano, y regresar a cuando tenía 3 años. Le pregunté qué tan grande era entonces el tong. L dijo: “¡Oh! Es etien”. (Eso quiere decir chico). Repetimos el protocolo con “Etien tong”. Cuando regresó a la edad de 3 años L dijo: “No Tong, ha desaparecido”.

Entonces le pedí que revisara su infancia con su madre adoptiva. L dijo que su madre adoptiva la llamaba estúpida y la pellizcaba a diario. Pregunté: “¿Qué tan grande es el tong cuando ves a tu mamá adoptiva pellizcarte y sientes los pellizcos?” L dijo: “Diez”. Repetimos el mismo protocolo. Nos tomó cuatro rondas de EFT para reducir el dolor a cero.

Entonces le pedí a L que volviera con su mamá adoptiva y escuchara las palabras “tú eres estúpida”. Le pregunté ¿qué tan grande es el tong? L dijo: “Ocho”. Repetimos el protocolo dos veces y el dolor bajó a cero. Entonces le pedí a L que volviera con su mamá adoptiva y le pregunté: “¿Hay alguna otra cosa que te cause tong?” L dijo: “Ella me golpeaba”. Yo dije: “¿Qué tan grande es el tong de cuando ella te golpeaba?” L dijo: “Diez”. Nos tomó cuatro rondas de EFT reducir el tong a cero.

En ese punto le pedí a L que regresara a su madre adoptiva y revisara si aún quedaba algo. L dijo: “¡Odio a mi madre!” L nunca me había expresado una emoción tan fuerte con anterioridad. Dije: “Este odio es muy grande. Sientes odio y esto implica tong para ti. ¿Está bien que ames a L y sueltes el odio y el tong y el SLE?” L dijo: “Está bien”.

Usando la afirmación: “Amo a L aún cuando odio a mi madre”. Hicimos tapping en los puntos antes citados. Al concluir le pregunté: “¿Qué tan grande es tu odio hacia tu mamá?” (L usaba mamá para nombrar a su mamá adoptiva) L dijo: “Diez”. (Usando el modelo de la “reversa psicológica”): Le pedí a L que masajeara su punto de dolor y dijera: “Amo a L aún cuando siempre odiaré a mi mamá”. Tres veces. Entonces: “Amo a L aún cuando quiero odiar a mamá”. Tres veces. Entonces: “Amo a L aún cuando todavía odio a mamá”. Tres veces. Después hicimos la secuencia de tapping. Al final pregunté: “¿Qué tan grande es el odio ahora?” L dijo: “Ocho”. Repetimos el protocolo estándar y el odio se redujo muy despacio. Reciclé con el modelo de la “reversa psicológica” varias veces hasta que el odio bajó a cero. Le pedí a L que volviera al tiempo que pasó con su madre adoptiva. L no pudo identificar más asuntos estresantes.

L todavía estaba cansada y regresó a Taiwan al finalizar julio.

A finales de agosto recibí un correo electrónico de L. Me dio varios detalles de novedades, incluyendo que se sentía bastante bien y sin cansancio, y también dijo que su doctor le había practicado un análisis sanguíneo y ¡no había encontrado rastro alguno de SLE!

Aunque no puedo decir que he encontrado una cura, ni siquiera un entendimiento del SLE, sí parece que los traumas pasados de L pueden haber sido relevantes en su caso. Si esto es cierto, en este ejemplo, y el tiempo lo dirá. Usando EFT, que equilibra los meridianos energéticos del cuerpo al liberar el estrés y en cualquier otra forma, ciertamente esto supera el esperar a lo que pueda suceder o a tomar medicamentos para detener o encubrir los síntomas.

Malcolm Ruddock

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif