Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

Eliminar los síntomas de la Esclerosis Múltiple con EFT—y un buen vistazo a la causa

Hola a todos,

Este articulo exhaustivo de Cacina Spaeth de Alemania nos muestra varias cosas: (1) el poder de las autoridades (en este caso, doctores) sobre nuestras emociones y nuestro sistema de creencias, (2) el uso del trabajo emocional en la reducción de síntomas, (3) el contraste entre el punto de vista medico de la esclerosis múltiple y la consideración de las causas emocionales. Léelo con cuidado. Hay mucho que aprender aquí. Por favor consulta a los especialistas en todos los asuntos médicos.
Por Cacina Spaeth

Querido Gary,

Hoy quiero compartir un éxito fenomenal de EFT que tuve la oportunidad de experimentar con una mujer que tiene Esclerosis Múltiple. Y aunque esta “enfermedad incurable” parece ser el tópico de la historia... animo a todos los que dudan del potencial y poderes de EFT a leer lo que estoy a punto de escribir.

Hace unas pocas semanas un amigo mío llamó para pedirme si estaría dispuesta a probar EFT con un amigo suyo. Los expertos médicos diagnosticaron Esclerosis Múltiple a esta amiga (Sabine). Dado que vive muy lejos de mí, acordé probar EFT por teléfono si Sabine estuviera dispuesta para eso. Lo siguiente es una descripción de lo que pasó en las 2 sesiones de EFT que tuvimos.

1ª sesión de EFT:

Aproximadamente dos semanas antes de esta conversación telefónica ella había estado en el hospital. La examinaron e hicieron pruebas de los pies a la cabeza, y finalmente la anunciaron que 1) tenía EM, 2) que tenía que aceptar el hecho inevitable de estar pronto en una silla de ruedas, 3) que no hay cura, y 4) que no tendría ningún sentido tener alguna esperanza ya que sería inevitable pasar el resto de sus días en una silla de ruedas. Al tener que digerir tal diagnostico de los expertos médicos estaba asombrada de que esta mujer, al principio de los cuarenta años, estuviera dispuesta a hablarme en absoluto.

Sabine no tenía ni idea acerca de EFT. Y le hice una breve introducción por teléfono, y entonces comenzamos.

Le pregunté por sus síntomas actuales:
Entumecimiento total en sus manos y pies, hormigueo, sensación dolorosa en sus brazos, debilidad en sus piernas, dolor de cabeza, rigidez de cuello, Asma (además es fumadora), estrés y ansiedad tremendos (debido al diagnóstico médico, pero también por motivos económicos). Me dijo también que el entumecimiento en sus dedos y manos era tan grave que tenía que usar sus uñas largas como garras, ya que era la única forma de coger algo. ¡Qué difícil!

A mi pregunta “¿Cuál de tus síntomas es el que más te molesta ahora mismo?, me respondió “El dolor en mis brazos” (intensidad de 4 sobre 10). E hicimos tapping en el punto de karate: “A pesar de que tengo este hormigueo en mis axilas, me amo y me acepto intensa y profundamente”, seguido de una ronda de atajo.

Le pedí a Sabine que comprobara el dolor otra vez, y observé que lloraba. Después de algún tiempo comenzó a atrancarse: “Esto me sienta de maravilla. El hormigueo esta todavía allí, pero hay menos dolor y ahora parece que el hormigueo es energía más que dolor. Me hace sentir más viva. Y estoy llorando porque simplemente estoy tan feliz de sentir ALGO bueno en mis brazos. Es tan maravilloso...”

Cuando se calmo más, su dolor era de 2 a 3. Continuamos, comenzamos de nuevo en el golpe de karate, seguido de una ronda de atajo:

“Aunque tengo este restante dolor de hormigueo en mis axilas, me amo y me acepto intensa y profundamente. Este hormigueo restante, este dolor restante...”. Después de esa ronda me dijo que quizá estaba en un 2 (lo que no parece un progreso), pero su estado emocional había mejorado considerablemente y era toda felicidad y alegría. Hicimos una tercera ronda: “Aunque TODAVÍA me queda algo de este dolor del hormigueo, me amo y me acepto tal como soy, y me permito liberar lo que queda, no necesito más dolor. Quiero acabar completamente con este dolor...”. Boof. Bajó hasta cero. Deberías haberla oído, Gary. Estaba llorando, emocionándose, riéndose tontamente, riéndose... todo al mismo tiempo.

Dado que tenía una larga lista de síntomas físicos fui a preguntarla: “Ok, ¿en qué quieres trabajar ahora? Entonces Sabine escogió la debilidad en sus piernas (nivel de intensidad 6). Punto de karate, seguido de una ronda de atajo: “Aunque siento mis piernas débiles, me amo y acepto intensa y profundamente... Esta debilidad en mis piernas. Se sienten tan débiles. Siento como si no fueran mías. Esta debilidad en mis piernas...” Bajó hasta un 4 o 5. Pero ahora se daba cuenta que la debilidad estaba principalmente alrededor de sus rodillas. Así que continuamos haciendo tapping en la debilidad de sus rodillas. Bajó hasta 3, pero ahora se había dado cuenta de otra cosa más:

“¿Sabes de qué me di cuenta? Me preguntó. “Toda mi vida ha sido muy dura. Mi niñez fue terrible, soy una madre soltera, no tengo dinero, mi relación no funciona... —y de repente me doy cuenta de cómo pensaba a menudo sobre mí misma durante los últimos meses, como me machacaba con que tenía que ser fuerte. Nunca era capaz de dejarme ir y ser débil. Siempre teniendo que ser quien fuera fuerte a pesar de lo que la vida me trajese... Muchas veces durante estos pocos meses pasados estaba tan enfadada, tan triste, tan resignada con esta clase de vida que gritaba que ´¡también quiero ser débil!, también quiero ser capaz de dejarme ir, y de que me lleven. Quiero que me cuiden. Y no quiero tener que ser fuerte todo el tiempo. Echo de menos eso que también está bien para mí ser débil. Ahora no PUEDO estar fuerte siempre que quiero. Y si continúa de esta manera pronto me LLEVARAN. ¡Wow! ¿Puede ser esto cierto?

Sabine realmente captó la magnitud de su descubrimiento. Reconoció y al mismo tiempo se sobrecogió de cómo su cuerpo había tomado literalmente lo que había deseado. Todo lo que hice durante su toma de conciencia fue darle tiempo y espacio para que su creciente despertar se extendiera. Cuando este proceso se hubo calmado un poco la pedí que comprobara ahora la debilidad en sus rodillas. Había caído hasta 2.

No estaba segura si, o como proceder desde aquí (continuar con la debilidad restante en sus piernas, llevar la sesión a un cierre, o cualquier otra cosa) pero mi intuición me llevó a preguntarle a Sabine: “¿Qué necesitas ahora?” Me sorprendí cuando respondió: “Ahora mi tortícolis me está realmente molestando. Me he acostumbrado a que siempre duela y estoy siempre limitada por el grado que puedo mover mi cabeza. Pero ahora me está realmente molestando.” Sabine lo estimó en un nivel de 4 (yo había esperado un 8).

Entonces... punto de karate: ”Aunque mi cuello sigue rígido y me duele cuando trato de girar mi cabeza, me amo y me quiero intensa y profundamente... Esta rigidez de 4 en mi cuello. Duele cuando quiero mover mi cabeza. Esta rigidez de 4. Realmente no puedo mover mi cabeza...
Bajó a un 2.

Hicimos otra ronda sobre “Aunque todavía tengo algo de rigidez en mi cuello, me amo y me acepto intensa y profundamente... Esta rigidez restante en mi cuello. Esta rigidez restante de 2...” La pedí que comprobara de nuevo. Me respondió muy tranquila y dijo: “Se fue. Estoy en cero... Pero tengo que decirte algo mas... La insensibilidad en mis manos también desapareció...”

No estaba bastante segura de si realmente estaba diciendo lo que pensaba que estaba diciendo y así la pregunté otra vez: “¿Qué quieres decir?” Me respondió, ”Cacina, la insensibilidad de mis manos desapareció. Completamente. Puedo sentir mis manos. Puedo sentir mis dedos.” Y ahora Sabine literalmente despegó. Sabía que había puesto los altavoces del teléfono pero ahora podía oírla caminar por ahí: “Estoy caminando por mi apartamento. Y siento un poco de debilidad en mis rodillas, ¡pero eso es porque esto me vuela la cabeza! Estoy tocando cosas con mis dedos. Y mi cuello esta libre. Y los brazos no me duelen. ¡¡Esto es tan maravilloso!! Sabine estaba en el cielo. Y la última cosa que hicimos antes de finalizar la sesión fue fijar la hora para una segunda sesión telefónica de EFT.

Nuestra 2ª sesión fue 15 días más tarde:

Como nuestra 1ª sesión había resultado tener tanto éxito, Sabine me concedió su generoso permiso para grabar y usar nuestras sesiones. Quiere que todo el mundo conozca EFT y alegremente contribuye con su historia. Al comienzo de nuestra 2ª sesión telefónica comprobé cómo había estado Sabine.

“Dos veces tuve dolor y hormigueo en mis axilas y ambas veces hice EFT sobre ello. La primera vez necesité 2 rondas, la 2ª vez solo me llevó 1 ronda. Y entonces desapareció. No he tenido más dolor en mis axilas desde entonces. La rigidez de mi cuello desapareció también. Y tengo todavía plena sensibilidad en mis manos y dedos. No corté mis largas uñas pero ahora las conservo porque simplemente AMO mis largas uñas.” (Sólo para recordarte: No habíamos hecho tapping en la insensibilidad de sus manos y dedos. Este síntoma permaneció sin volver a aparecer no habiéndolo tratado directamente jamás). La debilidad en sus piernas volvía a menudo, y era algo que también estaba molestando muchísimo a Sabine. Pero ahora era aún más consciente de cómo este síntoma estaba relacionado con sus emociones: “Un día había recibido una carta de la Asistencia Social. Eso siempre significa malas noticias, e inmediatamente sentí como mis rodillas se debilitaban. Pero vi la conexión. Hice tapping instantáneamente, y la debilidad desapareció.”

Hablando en general describió su estado emocional como fuerte y poderoso, tanto que había “regresado su antiguo y poderoso yo”. Suena bien, pero también dijo: “Soy muy positiva. No me permito tener pensamientos negativos. En vez de eso me digo que voy a estar bien, que estoy sana. Incluso dejé de fumar ayer. Simplemente me digo “estoy libre de Nicotina”... Tan “positivo” como esto podría sonar, en mi opinión de no-experta Sabine hizo lo que la mayoría de nosotros ha intentado también: Hablar y pensar sobre sí misma en una nueva realidad A PESAR de cómo se siente de verdad. Esto no va a funcionar y retomé eso más tarde.

Por ahora le pregunté a Sabine: “Ok, ¿qué tal hoy? “¿Hay algún otro síntoma físico en el que quieras trabajar?” “No” respondió, “físicamente estoy totalmente bien...” Y de una manera muy positiva continuó: “es sólo que ayer estuve en el hospital otra vez. Me hicieron un escáner cerebral. Y este escáner cerebral muestra que mi EM está un estado más avanzado del que los médicos habían estimado en un principio. Todo mi cerebro está afectado por la EM. El especialista que me enseño el escáner cerebral me dijo que con la forma que muestra mi cerebro debería estar sentada en una silla de ruedas o peor. No tiene ninguna explicación por la que todavía esté caminando, porque según su experiencia con ese estado cerebral, no PUEDO andar mas. Eso no es posible. Eso no es normal. Y eso es por lo que dice que DEBO empeorar, No tiene explicación por la que todavía no estoy en una silla de ruedas y me considera un milagro medico...”.

La pregunté, “¿Cómo te sientes mientras me cuentas esto?” “No muy bien” replicó, “o bastante confusa: por un lado me siento tan afortunada por no estar sentada todavía en una silla de ruedas. Por otro lado siento inmediatamente la debilidad en mis piernas...” —“¿Qué hay en la debilidad?” replicó: “Estoy tan asustada de que puede que una mañana me levante y no pueda mover mi cuerpo mas...”

E hicimos tapping:

Punto de karate; “Aunque estoy tan asustada de que quizá una mañana me despierte y no pueda mover mas mi cuerpo, me amo y me acepto intensa y profundamente. Aunque tengo tanto miedo de que un día me despierte y no sea capaz de mover mas mis piernas para el resto de mis días, me amo y me acepto intensa y profundamente, incluso con este miedo extremo...” Mientras hacía tapping y repetía las frases comenzó a llorar y empezó a mostrar cuan extremadamente asustada y atemorizada estaba de verdad. Pero se quedó conmigo y continuó haciendo tapping.

No la había preguntado por algún nivel de intensidad antes de la 1ª ronda, pero ahora bajó hasta un 8. Hicimos una ronda sobre “Aunque todavía estoy asustada... Este miedo restante... Estoy todavía asustada... No es extraño que tenga miedo… Este miedo que me queda...”

Sin ninguna parada continué con otra ronda mas.
“Aunque estoy tan desesperada -¡qué si no puedo hacer nada en contra de estar paralizada! –Me amo y me acepto intensa y profundamente de cualquier manera. Aunque estoy tan desesperada porque quizá un día estaré paralizada y no habrá nada que impida que esto suceda... Aunque estoy tan desesperada me amo y me acepto profundamente. Me doy permiso para sentirme tan desesperada. Me permito sentirme tan desesperada como estoy. Por una vez me doy permiso porque es realmente demasiado. Realmente necesito ayuda. Estoy tan desesperada. No puedo manejar todo esto sola”. Sabine estaba llorando y su profunda desesperación salió. Me intuición me dijo lo que decirle a Sabine sin pedirle que lo repitiera. Como yo dirigía sus emociones, todo lo que hizo fue continuar haciendo tapping para ayudarla a que su sistema energético fluyera y con eso procesar los intensos sentimientos que fueron liberados.

Después de dos rondas seguidas Sabine mencionó mientras todavía estaba entre lágrimas que la debilidad de sus piernas casi había desaparecido. Mientras señalaba cuan rápida y de buena gana su cuerpo responde liberando sus síntomas, comenzó a llorar lágrimas de alegría y gratitud. Y se dio cuenta de cómo realmente su “pensamiento positivo” sólo añadió más presión antes que ayudarla a sentirse algo mejor.

La pedí que comprobara su nivel de desesperación otra vez. “No tiene sentido mencionarlo. Quizá un 2...” Hicimos otra ronda intuitiva: “Aunque todavía tengo algo de desesperación y todavía estoy asustada por la perspectiva de que un día pueda estar paralizada, me amo y me acepto intensa y profundamente. Aunque todavía estoy un poco desesperada, me permito sentir lo que de verdad siento... Esta desesperación restante... Me permito sentir esta desesperación restante. Y mientras justamente me sentía tan desesperada, también me di cuenta de que mi cuerpo es mi amigo de verdad. No me desea ningún daño. Mi cuerpo es verdaderamente mi amigo. Y me doy cuenta en este preciso momento cómo me responde de buena gana. Realmente no tengo que temer mas a mi cuerpo. Si siento lo que de verdad siento, mi cuerpo puede liberar sus síntomas. Eso sucedió justamente ahora. Y si pudo suceder ahora puede suceder otra vez. Mi cuerpo es mi amigo. Puedo confiar en mi cuerpo. Eso lo sé ahora.”

Sabine estaba toda tranquila y disfrutó de la ronda inmensamente.

Después de esta larga ronda Sabine compartió que también había tenido visiones sobre su relación. Hasta el momento su única manera de recibir amor y afecto fue siempre ser fuerte y poderosa. Pero había terminado con eso. ¡En su opinión había gastado suficiente poder y fuerza para una vida entera! Ahora estaba deseando una relación de dar y recibir, de un compañero que esté allí también para ella. (¡No solamente cuando ella necesite ayuda!)

Mientras compartía sus verdaderas necesidades le pedí que comprobara la debilidad de sus piernas otra vez. Observó una debilidad restante con un nivel de un 2, y además observó con incredulidad que era reacia a liberar la debilidad del todo. (¡¡Reverso psicológico en las rocas!!)

Le pregunté: “¿Cuál sería el inconveniente de no tener mas, debilidad en las piernas? ¿De no tener mas, cualquier tipo de síntomas de EM? ¿Qué clase de ‘excusas’ tendrías que dejar marchar si estuvieras sana y fuerte otra vez?” Y entonces tuvo ramalazos de visiones. Bang, bang, bang. “Wow, esto me devuelve a mi niñez. Siempre me he visto como una víctima. Nunca me conocí de alguna otra manera... Tendría que apartarme del victimismo. No sería capaz de jugar a ser pequeña más. No sería capaz de usar más toda clase de excusas. Esto es realmente grande...”

Hablando sobre su vida como víctima, todavía surgió un asunto muy evidente: Actualmente Sabine no tiene dinero y está viviendo de la asistencia social (junto con su hija de 10 años). Sabine mencionó varias veces durante nuestras sesiones que “ellos” (las autoridades) están “intentando acosarla”, ya que no tienen que subvencionarla financieramente mas. Temiendo por su existencia financiera, su actual estrategia era probar (¡) con la ayuda de un abogado recién encontrado que está invalida de por vida (debido a su progresiva EM que es sabido no tiene cura) y con esa prueba legitima no tener nunca que temer por su soporte financiero para siempre.

Le señalé a Sabine que - tarde o temprano - tendrá que tomar una decisión: En mi opinión, éste es un conflicto que no puede perseguir simultáneamente en ambas direcciones. No puede aplicar EFT con éxito en sus síntomas de EM MIENTRAS que al mismo tiempo necesita los síntomas para permanecer (o incluso aumentar) para probar que necesita ser asistida financieramente por el estado. Con multitud de visiones sobre este asunto acabamos nuestra 2ª sesión telefónica.

En nuestra 3ª y última conversación telefónica una semana más tarde, únicamente hablamos. Una vez mas le señalé a Sabine lo crucial que sería para ella que continuara haciendo tapping en su auto-sabotaje y en su reverso psicológico. Es consciente del hecho de que todavía no está realmente dispuesta a dejar ir su identidad de víctima. Una parte de ella aún quiere conservar la EM para asegurarse que no será “sentenciada” a ser fuerte y poderosa para el resto de sus días. Pero cambiar esto para bien llevará más tiempo y mucho más tapping.

2 semanas después de nuestra última conversación telefónica Sabine me dio un último y breve resumen de sus síntomas y de lo que EFT hizo por ella respondiendo a las siguientes preguntas. Esto es lo que escribió:

1) ¿Desde cuando tienes lo siguiente?
- Hormigueo doloroso en sus axilas: 1 año.
- Tortícolis con dolor: 3 años.
- Debilidad en tus piernas: 1 año.
- Insensibilidad en tus manos y dedos: 23 años.
- (Nota de Cacina: ¡¡esto me dejó fuera de combate!! ¡No había sabido que había sido tanto tiempo!)

2) ¿Intentaste tratar (alguno de) tus síntomas antes de EFT, si así fue, ¿cómo?
No, no intenté nada.

3) ¿Tienes algún síntoma físico restante? Si es así, ¿cuál?:
Ligero hormigueo en mis brazos y una leve debilidad en mis piernas.

4) ¿Cómo era tu estado emocional antes del tratamiento con EFT?
El mismo que ahora. No observo ningún cambio en mi estado emocional. Excepto que tuve un miedo tremendo, el cual eliminé contigo. Y desapareció completamente desde entonces.

(“Ningún cambio. Salvo no mas miedo”:))
Una vez mas, Gary, el cambio es tan profundo que no se da cuenta de ello incluso mientras está escribiendo sobre el mismo.

Bien, a pesar de cuanto intenté condensar realmente las piedras preciosas y los cambios cognitivos de la historia de Sabine... —éste resulto un email mucho más largo de lo que pretendía. Pero espero de verdad que anime a muchos a leerlo para aplicar EFT en cualquier problema —grande o pequeño, físico, mental, emocional o espiritual. Con EFT, el cielo es el límite.

Amor,
Cacina Spaeth

Traducido por Fernando Cantón de la Lama

InEnglish.gif

Compartir