Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

La EFT capta al niño interior para aliviar la indigestión (dispepsia)

Este artículo de Alan Morison del Reino Unido apunta al valor de “volver a ser un niño otra vez” mientras transcurre el proceso curativo. Durante una sesión de EFT auto-aplicada, se puso en contacto con su niño interior y el resultado fue la curación en varios frentes, incluyendo el alivio de una indigestión de hacía tiempo.


Por Alan Morison

Hola Gary

Como muchos, conozco el concepto del niño interior pero no le había prestado demasiada atención ya que no parecía demasiado importante, de hecho no me parecía importante en absoluto y se quedó en sólo eso: un concepto… hasta hace unos pocos días cuando las cosas cambiaron drásticamente.

Con el paso de los años, he tenido una relación intermitente con mi tracto digestivo, nada que los doctores pudieran detectar pero siempre acechando con periodos de dispepsia que va y viene. Intentaba relacionarlo con el estrés de mi trabajo de enseñanza pero nada me venía a la cabeza. Incluso cuando empecé a hacer EFT hace algún tiempo, no se me presentaba nada sobre lo que hacer tapping. Cuando me jubilé anticipadamente, pensé que las cosas mejorarían pero no fue el caso, así que claramente no estaba ligado al estrés – o eso pensaba.

Mi dispepsia se incrementó lentamente a pesar de ya no estar en contacto con las tensiones, frustraciones y con frecuencia agresiones del ambiente escolar y me encontré a mí mismo agarrando con más frecuencia las tabletas anti-acidez pensando finalmente hace unos cuantos días que debe haber algo más profundo que una simple indigestión. Ahora había probado hacer tapping para el problema hace algún tiempo pero, aunque obtuve algún alivio, nunca sentí realmente que había llegado al fondo de la cuestión y así siguió hasta que finalmente decidí hacer un poco de tapping definitivo.

Examinando mis sentimientos, representó una sorpresa encontrar que yo tenía un asomo de renuencia a aceptar responsabilidades. Con el paso de los años, he aceptado alegremente cualesquiera responsabilidades que me salían al paso sin ningún problema, así que encontré un poco raro que estos sentimientos estaban saliendo con un nivel de intensidad de seis. “Está bien”, pensé, “hagamos tapping sobre ello de todas formas y simplemente pongamos manos a la obra”. Me iba reencuadrando sobre la marcha, incluyendo las cosas que había apartado o evitado hacer inmediatamente, terminando con algunas elecciones acerca de ser positivo sobre aceptar responsabilidades.

El nivel de intensidad cayó a uno pero extrañamente, todavía sentía una cierta pesadez encima de mí. Me pude ver brevemente en un espejo y pensé: “todavía no estás sonriendo, ¿qué pasa?”. Con esta, apareció como un fogonazo una imagen mía con seis o siete, tal vez ocho años, jugando en un cajón de arena totalmente absorto a todo lo demás y tan feliz como se puede estar sin nada de lo que preocuparse en el mundo. ¡Qué gloriosa sensación! Bajó a través de mí y me elevó completamente de la pesadez que estaba sintiendo. Fue tan maravilloso volver a ser ese niño durante unos momentos, completamente despreocupado, sin responsabilidades y me hizo darme cuenta de que era ese sentimiento el que estaba notando faltar. Y sonreí de oreja a oreja a mí mismo en el espejo mientras se elevaba.

Muchos adultos pueden hacer payasadas y pueden relajarse siendo divertidos y tontos y yo puedo hacerlo con el mejor de ellos, pero todavía de vez en cuando podemos ponernos un poco pesados y olvidar el niño o la niña pequeños en nuestro interior que nos están esperando ahí con las manos extendidas implorándonos sólo que vayamos y juguemos. Si usted no ha estado en contacto con su niño interior durante un largo espacio de tiempo o en absoluto, no se sorprenda si encuentra a una pequeña persona con su espalda vuelta hacia usted porque usted le ha ignorado a él o ella durante tanto tiempo. Un poco de suave persuasión juntamente con unas sentidas disculpas servirán y él o ella pronto saltarán a sus brazos para un abrazo recuperador.

Y si las cosas se vuelven un poco pesadas otra vez, tómese su tiempo, incluso durante unos pocos segundos en medio de la reunión del consejo, para sentarse con su niño interior y volver a sentir cómo era jugar absorto en el cajón de arena con su Barbie favorita o en cualquier otra escena que le recuerde sus despreocupados días de la niñez. Si hay alguno de ustedes que debido a las circunstancias, tristemente nunca ha experimentado esos días despreocupados, su niño interior le guiará amorosamente hacia una escena escogida de su imaginación en la que usted puede recobrar lo que usted pensó que nunca sería capaz de tener. Este es nuestro santuario interior en el que podemos descansar totalmente libres y ser amados sin límite o condición.

¿Y qué hay sobre mi dispepsia? Sentí una relajación completa en el área de mi estómago cuando enlacé otra vez con mi niño interior y la opresión que sentía desapareció. Generalmente, mi sistema ha necesitado un par de días para arreglarse él mismo otra vez, pero la indigestión se ha ido y ahora me siento bien. También el cansancio que había experimentado se ha ido al volver mi energía.

Si desea redescubrir su niño interior, disfrute del viaje y que lo pase bien.

Sinceramente,
Alan Morison

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif