Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

Espondilitis Anquilosante y entumecimiento causados por la Diabetes.

Rebecca Marina conduce una sesión telefónica y provee resultados sorprendentes para los síntomas de dos enfermedades graves. Favor de notar sus abordamientos creativos e intuitivos… y este consejo: “Como tú sabes Gary, con una enfermedad grave, uno debe insistir en reaplicar y abordar diferentes aspectos conforme vayan surgiendo. Es maravilloso obtener resultados tan maravillosos en una sesión de una hora, pero hay que hacerlo regularmente.”
Por Rebecca Marina

Querido Gary,

Una señora de Inglaterra a quien estimo, Amy, vio mi trabajo con glóbulos vivos, que aparece en nuestro sitio, y agendó una cita para ver si yo podía ayudarle con su entumecimiento en los dedos del pie causado por la diabetes. Todo lo llevamos a cabo por vía telefónica.

Le pregunté qué otras afecciones tenía, y ella me contó que padecía también espondilitis anquilosante. Se trata de una condición inflamatoria en la columna y las articulaciones que provoca rigidez y una muy mala postura. A menudo es difícil mantenerse erguido cuando se tiene este padecimiento.

A continuación guié a Amy en una meditación para descubrir qué otras sensaciones podrían tener relación con su diabetes y su espondilitis anquilosante. Ella me informó que sentía mucha rigidez en el cuello y que algunos dedos de su otro pie también los tenía agarrotados.

Yo casi siempre inicio cualquier sesión en la que se presentan múltiples padecimientos físicos, con la "Respiración Constreñida" ejercicio que tienes disponible en tus videos Pasos para Convertirse en Terapeuta Extraordinario. Con éste se consigue que los pulmones se abran para llevar la sangre y el oxígeno a donde se les necesita. La capacidad respiratoria de Amy apenas llegaba al nivel 6 cuando comenzamos.

Siempre utilizo una preparación modificada, "Aún cuando tengo esta Respiración Constreñida." Entonces introduzco la elección positiva (véase el procedimiento de elecciones del Dr. Carrington), tal como "Aún cuando tengo esta Respiración Constreñida, elijo permitir que mis pulmones se expandan; elijo permitirme respirar profunda y completamente."

Después de 2 rondas, la respiración de Amy había mejorado, casi hasta el 10. ¡Ella se sentía de veras feliz por esto!

Ahora yo quería trabajar con su espondilitis anquilosante antes de abordar el entumecimiento de sus dedos. Si consigues liberar tu columna y sentirte mejor, todo lo demás mejorará también. Así que le pedí a Amy que evaluara la intensidad de su malestar causado por la espondilitis.

"En una escala del 1 al 10, en la que 10 significa que puedes estar completamente erguida y 5 representa un punto intermedio, ¿qué tan erguida puedes estar?"

Se produjo un momento de silencio en la línea, mientras Amy se incorporaba para verificar su estado.

"Oh, como un 5, no puedo estar muy erguida, para nada."

Le pedí a Amy que simplemente "adivinara" a qué emoción podría relacionarse el que su espalda estuviese encorvada y ella tenía lista la respuesta. (Es muy sabio de tu parte pedirle a la gente que simplemente "adivine", Gary, ya que la intuición se basa en adivinar.)

Amy dijo que su espalda se sentía como si hubiese tenido que hacer, durante toda su vida, cosas que no le gustaban.

"Hacer cosas que no quiero pero que tengo que hacer."

Entonces comenzamos con esa frase en nuestra preparación,
Aún cuando mi espalda ha tenido que hacer cosas que no quería, me amo y me acepto.

Luego,
Aunque mi espalda ha tenido que hacer cosas que no quería, la perdono por estar débil y por agotarse.
Me perdono a mí misma por todo lo que haya tenido que ver en esto, y sé que estás haciendo lo mejor que puedes.

A continuación,
Aún cuando no puedo erguirme, les pido a la sangre y al oxígeno que fluyan amorosamente hacia mi espalda, y le pido a mi espalda que libere su tensión y se relaje.
Pido a mi espalda que acepte el amor de mi sangre y oxígeno.
La sangre y el oxígeno fluyen hacia mi espalda.
Fluyen amorosamente hasta mi espalda.
Correspondo a su amor.
Correspondo a su aprecio.

Entonces le pedí a Amy que revisara su espalda y ella se levantó para hacerlo. Estaba en un 7 u 8. Hicimos otra ronda enviando amor, sangre y oxígeno a su espalda y ella se incorporó de nuevo y me informó que estaba erguida en un nivel de 9. Sencillamente fue impresionante escuchar el asombro de su voz.

Aún cuando no habíamos tratado la diabetes en absoluto, le pedí a Amy que examinara la rigidez en sus dedos. De nuevo ella estaba muy emocionada, "¡Oh, puedo sentirlos desde dentro, todavía están un poco entumecidos pero está regresando la sensación!"

Así que dirigimos nuestra atención al entumecimiento de sus dedos. Sentí que se me guiaba a transmitir amor, sangre y oxígeno a todas las venas de sus piernas y a pedirles, a las propias venas, que se hicieran más elásticas. Les dimos las gracias por el excelente trabajo que habían estado realizando.

Le pedí a Amy que se imaginara ser "los dedos de sus pies" y me dijera qué tipo de emoción sentía al ser "sus dedos." Amy dijo que, como dedo, a ella le preocupaba que la estuviesen pisando todo el tiempo. Entonces utilizamos preparaciones tales como,

Aún cuando me preocupa tanto que me estén pisando, me amo y me acepto, me perdono de todo lo que haya tenido que ver en esto y perdono a cualquier otro que también haya contribuido a esto.

Me sentí inspirada a pedirle a Amy que se enfocara en liberarse del miedo a que le pisaran, mientras parpadeaba y movía sus ojos en todas direcciones. Amy dijo que estaba sintiendo un gran alivio al hacer esto. Entonces empleamos el mismo tipo de preparaciones para llevar la circulación a los pies.

Aunque todavía queda algo de entumecimiento en los dedos de mis pies, les pido a mi sangre y al oxígeno que fluyan amorosamente hacia mis dedos.

Al finalizar estas rondas, Amy comentó que ya no tenía aquel entumecimiento ni la sensación de una "cinta de hule" alrededor de sus dedos. No se había normalizado totalmente, pero la diferencia era enorme. Entonces le dejé una "tarea" a Amy.

1. Acaríciate amorosamente cada vez que tengas oportunidad, tu cuerpo está hambriento de amor y tú tienes el poder de ser amorosa contigo misma.

2. Practica el ejercicio de "Respiración Constreñida" todos los días, y luego envía, amorosamente, esa sangre y ese oxígeno hacia los dedos de tus pies y hacia tu espalda.

Como sabes, Gary, ante una enfermedad seria, uno debe aplicar refuerzos y tratar los diferentes aspectos conforme van surgiendo. Es maravilloso lograr resultados tan extraordinarios en una sesión de una hora, pero es necesario practicar con regularidad.

Fue una delicia trabajar con Amy y ella aceptó encantada que yo compartiera su historia.

Pruébalo para todo y no tengas miedo de seguir tu instinto.

Con amor, Rebecca

Traducido por Francisco Murillo Domínguez

InEnglish.gif