Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

Un sufridor de la gota nos baila un “jig” sin dolor


Frecuentemente vemos los dolores del artritis remitirse con la EFT (pero no siempre), pero, hasta la fecha, no había sabido de ningunas experiencias especificas con la gota. Afortunadamente, un caso interesante de la gota (curación aparenta) fue la experiencia de Tam y Mair Llewellyn-Edwards del Reino Unido durante un taller de EFT en Irlanda.

Aquí tienen los detalles.
Por Tam y Mair Llewellyn-Edwards

Este es un caso que tuvimos durante un taller de las enseñanzas y demostraciones de EFT. El caso parecía difícil al principio pero la persistencia tuvo rendimiento.

Nosotros enseñamos EFT a terapeutas de otras disciplinas para que ellos tengan el conocimiento y la usen como herramienta extra. Durante el taller, nosotros damos muchas demostraciones donde los miembros de la audiencia tienen oportunidad de ser voluntarios. La primera demostración es temprano en el curso y necesitamos que esta demostración sea exitosa para establecer el tono del resto del taller.

Para poder garantizar el éxito, nosotros siempre demostramos usando un gran número de voluntarios – por lo general 10 – para establecer la ley de promedios a nuestro favor. Pedimos voluntarios con obvios problemas físicos, ya que estos son más fáciles de tratar en la demostración con sus condiciones dificultosas en frente de una audiencia grande. Principalmente aliviamos dolores de cabeza, de espalda y otros problemas semejantes, y generalmente tenemos un éxito de 80%, lo cual nos ayuda muchísimo al principio del curso.

En un taller que dimos recientemente, uno de los voluntarios, le llamaremos Sean, estaba obviamente en gran dolor e incomodidad y nos dijo que sufría de la gota en su pie derecho y su nivel de intensidad (SUDS: un accesoriamente subjetivo del dolor actual) se encontraba en el máximo de 10 en la escala de 0 a 10. Tratamos de empezar con los casos más fáciles y donde el SUDS del dolor se reporta en 10, porque esto es fácil y no hay problema para que el cliente se enfoque en su problema. Sin embargo, en el caso de la gota se espera a veces daños a los tejidos y no tenemos la opción de resultados rápidos.

Comenzamos la sesión con los voluntarios viendo hacia enfrente y los participantes haciendo tapping con ellos. Ronda por ronda sus dolores fueron significantemente reducidos hasta que sólo quedó Sean quien todavía seguía reportando un SUDS de 10. Comencé una sesión individual con él y usé una variedad de Frases Preparatorias fuertes de la siguiente forma:

“Aunque tengo este terrible dolor de la gota, y no se quiere desaparecer, y todo esto es mi culpa de todos modos, YO ESTARE BIEN”

Su SUDS persistentemente se mantuvo en un 10 y por fin bajo a un 9 (quizás Sean estaba siendo amable con su reacción a mis esfuerzos en frente de la audiencia). Afortunadamente, el taller era de dos días, así que pude dejar el asunto para ser tratado el día siguiente como ejemplo de un caso “difícil”. Se le dio ejercicio para hacer esa noche, que consistía de ser perseverante con el uso de EFT para reducir el dolor.

El siguiente día llegó e inquietantemente Sean faltaba en el grupo. Entonces, ya cuando íbamos a comenzar la sesión, ¡él entró corriendo por el pasillo! El dolor se había desaparecido y él pudo correr del estacionamiento al edificio y correr las escaleras de dos pisos a la sala del teatro donde se encontraba la sesión. Dijo que tenía algo que reportar al grupo y entró bailando hacía la plataforma donde nos bailo un “jig” irlandés improvisado (¡estábamos en Irlanda!) y declaró que estaba libre de dolor. La perseverancia había triunfado una vez más. Un correo electrónico un mes después confirmó que no había tenido más problemas y que la gota se había curado completamente.

¿Había EFT sanado el daño a los tejidos de un día para otro? Yo lo dudo. Claramente el dolor había desvanecido, y es posible que los cristales de ácido úrico hubieran sido reabsorbidos por el cuerpo, pero está difícil creer que cualquier tejido dañado se hubiera regenerado en tan corto tiempo. El punto es que el dolor había desaparecido, el cliente estaba más feliz y el problema fue eliminado lo cual permitió que el daño a los tejidos se reparara por si mismo sin que Sean sintiera ninguna incomodidad.

Tam y Mair Llewellyn-Edwards

Traducido por MMc

InEnglish.gif

Compartir