Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

La utilización de EFT para Distrofia Muscular


El Maestro de EFT Dr. Tam Llewellyn-Edwards del Reino Unido nos relata la utilización con éxito de EFT para temas tanto emocionales como físicos relacionados con la distrofia muscular.
Por Dr. Tam Llewellyn-Edwards, Maestro de EFT

En este caso el diagnosis estaba claro - sin duda el paciente padecía de distrofia muscular (Distrofia Muscular Facioscaulohomeral para ser exactos) así que yo sabía exactamente con qué trataba - ¿o de verdad lo sabía? Nunca es buena idea aceptar el diagnosis dado por el paciente ya que el problema a menudo no es la enfermedad sino un tema que surge a raíz de ella (por ejemplo algún aspecto de vivir con la enfermedad).

El paciente era un hombre - llamémosle Cecil (no es su nombre verdadero) - de 40 y pocos años y recientemente se le había diagnosticado por medio de una serie de pruebas, incluyendo un EMG (una prueba que mide la actividad eléctrica de los músculos). Sin embargo, él conocía el diagnosis desde hacía algún tiempo ya que había visto cómo la enfermedad se desarrollaba tanto en su padre como en su hermano mayor, y él mismo había sido consciente de los síntomas desde hacía algún tiempo.

Cuando Cecil llegó a mi consulta estaba visiblemente disgustado y se disculpó por el estado en que se encontraba pero no quiso hablar del tema. Me hubiera gustado hacer _tapping_ inmediatamente sobre la causa, fuera la que fuese, pero pensé que hacerlo dañaría un tanto la relación con él, así que pensé que lo mejor sería dejarlo para más tarde.

Pensaba que estaría trabajando sobre los síntomas físicos o sobre sentimientos de culpabilidad por tener la enfermedad (la cual es heredada genéticamente en una pauta autosomal dominante). Sin embargo, lo único sobre lo que quería hablar era el mal servicio que recibió cuando atendió su hospital para ser diagnosticado. Así que hablamos sobre ello. Parece que el médico especialista simplemente le dijo que tenía distrofia muscular - lo cual ya sabía - y que no había ningún tratamiento para ello. Entonces el médico le dio un número de folletos y se marchó.

Claramente éste era un caso para EFT. Realizamos algunas rondas utilizando a veces el procedimiento '9-pasos' y cubrimos todos los aspectos de ira, miedo y el sentimiento general de abandono provenientes del diagnosis y la manera en que fue comunicada. Acabamos utilizando la "Técnica de la Película":http://www.eftmx.com/newsletter/tutorcthreesp.html cubriendo la entrevista de Cecil con su médico en su totalidad. Al final de esa sesión habíamos totalmente cambiado el marco de la situación y nos reíamos del médico quien probablemente sabía menos sobre la enfermedad que su paciente y estaba avergonzado por no poder ofrecer ninguna solución, ni ayuda para el problema.

El paciente estaba feliz y el trabajo concluido - ¿o lo estaba?

Me acordé del estado en que se encontraba cuando llegó, así que era el momento para sacarlo a relucir de nuevo. - ¿Cuál era el problema antes?, le pregunté. - _"¡Oh! Era el dependiente de la gasolinera que pensaba que yo era un idiota"_, me contestó sonriendo.

Esta forma de distrofia muscular afecta a los músculos de la cara y a Cecil le costaba pronunciar algunas palabras, especialmente aquellos que contenían sibilantes. Había utilizado el surtidor número 6, pero no había sido capaz de decir el número al dependiente y éste le había tratado como a un retrasado mental. Esto le recordó su entrevista con el médico. Todos los sentimientos de miedo, ira y abandono habían vuelto a crecer en su interior. Nuestra sesión había aclarado la causa fundamental de esos sentimientos y ahora podía hablar abiertamente sobre el tema, sin emoción. Esto fue una prueba excelente para demostrar que la sesión realmente había aclarado el problema raíz por completo.

Sin embargo, Cecil seguía sin poder decir 'seis'. Así que trabajamos en ello. Utilicé la frase de preparación _"Aunque no puedo decir 'seis', soy muy normal y puedo aceptarme total y completamente de todas maneras."_ Entonces continué haciendo _tapping_ de forma aleatoria alrededor de sus puntos diciendo frases como - _"No puedo decir 'seis',"_

-_No me importa si puedo o no decir 'seis'. -Simplemente haré lo que pueda y diré 'seis'_.

Por supuesto que Cecil no podía decir 'seis' en realidad pero se acercó cuanto pudo y nos reímos mucho. Sin embargo, según hacíamos _tapping_ se hizo cada vez más comprensible su pronunciación de 'seis', y de hecho estaba gritando _"seis, seis, seis"_ conmigo cuando de repente se dio cuenta que podía pronunciarlo con claridad. Otras palabras con las que tenía alguna dificultad eran su nombre - 'Cecil' y 'Christmas' (Navidad). En muy poco tiempo le tuve gritando, _"Cecil will be sixty six at Christmas"_ (texto original. Significa; Cecil cumplirá los sesenta y seis en Navidad, aunque se trata de sonidos en inglés que le eran difíciles y no del significado). ¡No era una frase verdadera pero muy bien enunciada!

Estaba claro que la tensión nerviosa de 'saber' que tropezaría con palabras que contenían sibilantes hizo que fuera peor su pronunciación y EFT fue la herramienta ideal para calmar esa tensión. Se fue a casa sintiéndose feliz, junto con el atajo de Bajo el Ojo - Clavícula - Bajo el Brazo, para utilizar si veía que aumentaba de nuevo la tensión, pero se contentaba simplemente con inventarse frases tontas cargadas de sibilantes por el mero hecho de demostrar que lo podía decir.

Un caso muy agradable y que eleva el espíritu.

Dr. Tam Llewellyn-Edwards

Traducido por Vera Malbaski Grau