Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

EFT en el trabajo

Patricia de Avila nos escribe sobre los efectos de EFT en el trabajo. Describe el caso de una reflexóloga que no podía atender a sus clientes con la consiguiente pérdida de ingreso y angustia por cómo enfrentar sus gastos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .


Por Patricia de Ávila

Las aplicaciones del tapping en el plano laboral son incontables, y vamos descubriendo sus beneficios en todo tipo de casos, ya que cuando un empleado se enferma, o no encuentra su lugar en la empresa, o se lleva mal con su tarea:

* No siempre la persona que necesita superar una dificultad que determina que se enferme y falte a trabajar, está dispuesta a pedir ayuda.
* No siempre hay un feedback entre el funcionario y las personas encargadas de los recursos humanos.

Eso es un impedimento importante y merece un aparte, porque entran en juego muchísimos aspectos. Voy a enfocarme en lo que pude observar en relación a la respuesta genérica. No estamos hablando de elementos de juicio acerca de la relación trabajo/salario, o políticas laborales, sino de situaciones que pasan en distintos contextos, pero aparecen estadísticamente: depresión, enfermedades que terminan en juntas médicas pero nunca se sabe cómo el empleado llegó a eso, accidentes recurrentes, dificultades laborales que redundan en cambios permanentes de tareas... ¿les parece conocido alguno de estos casos?

* A veces alguna de las situaciones mencionadas provoca malestar entre los compañeros más cercanos, y se pierde el objetivo, por tanto, pierde la empresa, y pierden cada uno de los integrantes del equipo.
* La falta de motivación es uno de los motivos mas frecuentes para quienes toman un empleo por necesidad económica y la tarea está lejos de gustarle o hacerle sentir realizado...

En fin, éste es un tema que observé desde adentro, y no tengo la mínima autoridad para evaluarlo desde un lugar de RRHH. Voy a comentarles acerca de dos puntos específicos que viví de cerca, y seguramente ilustrarán mejor la eficacia de esta maravillosa herramienta:

Enfermedades Crónicas

La valoración clínica de cada caso naturalmente no me corresponde, pero cuando un problema de salud lleva a un empleado a faltar en un tiempo significativo, la alerta que está dando opera a varios niveles y la distorsión se crea en la empresa y en la familia, ya por la entrada menor de ingresos, ya porque hay que atenderlo o gastar en medicamentos, puede ocasionar verdaderos estragos.

Los casos que seleccioné para este segmento incluyen situaciones de empleados, de profesionales independientes, y un interesante abordaje del jefe de personal de una empresa:

En Una Tarea Independiente

La falta de confianza y autoestima nos perjudica en muchos planos cuando dependemos de nuestros clientes, ya que nadie nos asegura un mínimo ingreso si enfermamos.
Claro... el enfermarnos ya está mostrando la alerta de que nuestro "sistema inmunológico emocional" cedió ante un elemento, que en general nos cuesta determinar. De otro modo evitaríamos enfermar.

El boicot, la zona de confort, las creencias acerca de pasar determinado nivel... sí pueden ser las causas, pero desde EFT sabemos que el desequilibrio que desemboca en la emoción negativa que lleva a esas causas de malestar, es un desequilibrio eléctrico. Por tanto, reparando el cortocircuito las desactivamos, lo que no sabemos nunca es hasta dónde lleguen los beneficios, ya que cada uno es distinto al otro. Es mas, la misma persona en diferentes momentos de su vida reacciona de distintas maneras.

Escuchar, atender las señales corporales, nos trae un resultado que parece magia, pero las respuestas siempre están en cada uno, como en este caso, en el que una colega reflexóloga, sufrió un repentino cuadro de contractura muscular, que la inhabilitaba a atender a sus clientes, y yo no contaba con información de la situación general que ella estaba viviendo, para comprender la causa del malestar .

En la primera ronda, le pregunté qué le interesaba abordar primero, y a pesar de estar con dolor primero prefirió hablar de lo que más la preocupaba.

Seguir el corazón es de sabios, y no pasó media hora para que yo comprendiera que esa fue una excelente ronda....

A pesar de que no se por qué me enfermé justo ahora, me acepto como soy.
A pesar de que no se cómo voy a pagar las cuentas este mes, me acepto profunda y completamente.
A pesar de que voy a fallarle a mis clientes, me acepto como soy.


Hicimos la secuencia, empezando con estas frases, y luego

Me siento doblemente mal
No puedo responderle a mis clientes, peor me siento
No podré enfrentar las cuentas
No puedo ver las facturas, me siento impotente
Me siento peor cada día
¿Porqué me pasa esto a mí?
(acá se puso a llorar, y utilicé los siguientes puntos para trabajar sobre ese síntoma puntual)

... me siento tan mal
... estoy tan angustiada


Luego de respirar hondo, y aún llorando, me dijo que se sentía sola y culpable de lo que le pasaba y de no tener control sobre la situación.
Sin saberlo, me estaba dando pistas de las verdaderas razones que la "escondían" de sus clientes;

* No se reconocía el valor que realmente veían los demás en ella.
* No lograba abrirse a la abundancia del Universo, por tanto esquivaba sin querer las oportunidades de suavizarle el esfuerzo.
* No se sentía merecedora de éxito con el desarrollo de su tarea.
* Tenía otros problemas relacionados con el control, que en su vida personal por ejemplo, la habían llevado a estar sola.

Nos centramos en bajar la intensidad de la angustia en una ronda, y luego abordar el sentimiento de culpa para despegar esa sensación del síntoma que manifestaba, y al que no podía encontrarle una raíz biológica... cuál no sería su sorpresa cuando al terminar se acomodó en la silla y ¡me dijo que no tenía dolor!

A los dos días trabajamos nuevamente, ya que su situación la ponía en la urgencia de trabajar, pero el estado de ánimo había cambiado sustancialmente.

Yo le pedí que anotara cada día por lo menos cinco motivos por los cuales dar las gracias, y la lista había crecido cada día.

Había estado haciendo tapping esos días, y la sensación de estar sola la incomodaba, sentía que debía hacerse cargo de todo. Arremetimos con esa frase preparatoria...

A pesar de sentirme sola frente al mundo.
...a pesar de tener que resolver todo yo sola.
...a pesar de que nadie se da cuenta de que estoy aquí...
pero al terminar la ronda usé sus mismas frases para armar aformaciones.


¿Cómo es que atraigo compañías que me ayuden? ¿Cómo es que me permito recibir todo lo bueno que hay para mí? ¿Por qué estoy presente para tanta gente?...

Al terminar, tomó la lista de agradecimientos y me pidió para hacer una ronda con lo que había escrito como hicimos con las aformaciones, porque eso la hacía sentir muy bien, y fue muy emocionante acompañarla en esos momentos tan íntimos, tan profundos.

Cuando manifestó que se sentía más liviana, que había soltado el peso que sentía los días anteriores, me dijo que sabía que iba a resolver de alguna forma, los compromisos. Y no mencionó que tenía que salir corriendo a hacerlo. Simplemente se conectó con esa emoción.

Ya no gastaba energías en el cómo, porque lo daba por hecho... y como el cerebro no distingue lo que pensamos de lo que pasa afuera, ¡los resultados no se hicieron esperar!

Patricia de Avila Arnaud

Patricia es reflexóloga, practicante de EFT, Reiki Master, y cursa el Master en PNL. Complementa el uso de EFT con consignas de PNL en su trabajo con niños con dificultades de aprendizaje y socialización, pacientes terminales y sus familias. También lo ha incorporado a sus tratamientos con reiki, con visibles resultados en la reducción de la ansiedad, y el abordaje de los miedos que surgen en esa etapa. Puedes contactar con Patricia en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.