Forma parte de la AHEFT y accede a más beneficios

Login

Abogado defensor penal usa EFT para ayudar a un cliente inocente durante el interrogatorio

Hola a todo el mundo,

"Esta cosa funciona en los sitios más curiosos". Así dice el abogado Ted Robinson después de usar EFT con efectividad con su cliente inocente. De hecho, apenas hay una tarea humana donde EFT no sea útil y esperemos que este caso te ayudará a desarrollar otros usos imaginables.
Por Ted Robinson

Apreciado Gary,

Como sabes, he sido abogado defensor penal durante más de tres décadas y empecé a usar EFT en mi práctica de la abogacía hace unos nueve años. Al principio, era difícil porque era demasiado extraño para ser aceptado por muchos clientes, pero posteriormente me sentí más cómodo al usarlo en mi práctica y me vino muy a mano en una cantidad de ocasiones.

Una vez tuve un cliente que de hecho había recibido entrenamiento básico de mí en EFT para empezar a usarlo en su práctica de masaje. Sin embargo, poco después, fue arrestado por abuso sexual a una mujer joven mientras le daba masaje. Al menos, esta era la acusación. Nunca me sonó bien. Él mantenía que era absolutamente inocente así que fuimos a juicio.

Así como iba avanzando el juicio, finalmente le puse en el estrado de los testigos para testificar su inocencia y tal como terminó, el juez hizo una parada para comer. Ahora, como defensor, esta es la peor cosa que puede suceder porque le da al Fiscal del Distrito una oportunidad para preparar un interrogatorio. Normalmente, no son muy buenos con los interrogatorios porque no tienen demasiada experiencia, pero con un receso entero para comer, sabía que el fiscal podía preparase mucho y yo estaba preocupado por mi cliente.

Mi cliente y yo fuimos a comer y después de prepararle completamente, me sentía muy inseguro de su capacidad para mantenerse calmado bajo el fuego. Empecé a hablar sobre EFT con su amigo, quien estaba con nosotros (en ese momento, no deseaba meterme a ofrecerle hacer EFT para la preparación del testigo) y me pidió si podía ver una demostración.

Así que ahí estaba mi oportunidad. Cogí a mi cliente y se lo demostré con él. Cuando regresamos al juzgado, estaba tan relajado que casi estaba dormido, pero cuando empezó el interrogatorio, estaba calmado y pasó a través de él impecablemente. No hizo daño que fuera inocente, por supuesto.

El jurado regresó en menos de veinte minutos con la absolución y los dos nos pusimos muy contentos. Esta cosa funciona en los sitios más sorprendentes.

Con profundo respeto,
Ted Robinson

Traducido por Juan Carlos Vega Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif




Compartir